Capturan a otros 11 terroristas tras ataque en Xinjiang, China

In Autonomías, Noticias by PSTBS12378sxedeOPCH

KASHGAR, Xinjiang, 29 abr (Xinhua) -- Once presuntos terroristas implicados en un atentado perpetrado el 23 de abril en la región autónoma uygur de Xinjiang, en el noroeste de China, fueron capturados, informaron hoy fuentes de la policía local.


KASHGAR, Xinjiang, 29 abr (Xinhua) — Once presuntos terroristas implicados en un atentado perpetrado el 23 de abril en la región autónoma uygur de Xinjiang, en el noroeste de China, fueron capturados, informaron hoy fuentes de la policía local.


La policía señaló que hasta el domingo, habían capturado a los 19 sospechosos en la prefectura de Kashgar de la región, de la prefectura autónoma mongola de Bayingolin y de la caital regional, Urumqi.



El anuncio fue hecho seis días después de los violentos enfrentamientos entre los terroristas y las autoridades en un poblado del distrito Bachu de Kashgar, a unos 1.200 kilómetros al suroeste de Urumqi, capital de Xinjiang.



Un total de 21 personas murieron en el ataque, de las cuales 15 eran trabajadores de una comunidad de vecinos y agentes de policía, y seis eran presuntos terroristas, según las autoridades locales. Ese mismo día, la policía detuvo a ocho sospechosos.



De acuerdo con la policía de Xinjiang, el grupo terrorista, dirigido por Qasim Muhammaty, fue fundado en septiembre de 2012.



Los miembros del grupo regularmente veían videos, que defienden el extremismo religioso y el terrorismo, y asistían a ceremonias ilegales de prédicas.



Desde principios de diciembre de 2012, se habían congregado siempre en la casa de Muhanmetemin Barat, un miembro del grupo, para recibir entrenamiento físico y practicar habilidades para asesinar que aprendieron en los videos de terrorismo, dijo la policía.



A inicios de marzo de este año, la banda fabricó aparatos explosivos y controladores remotos y luego realizó cinco explosiones de prueba.



Habían planeado “hacer algo grande” en áreas públicas densamente pobladas en Kashgar durante el verano, añadió la policía.



Los miembros del grupo fueron localizados por la policía local y trabajadores comunitarios haciendo explosivos el 23 de abril, lo que llevó al mortal enfrentamiento.



El viceministro de Seguridad Pública, Meng Honglei, dijo hoy que durante estas investigaciones desde los enfrentamientos del 23 de abril, la policía ha descubierto explosivos de fabricación casera, armas y banderas del “Turquestán Oriental”.



El ataque fue un “grave crimen terrorista” que provocó grandes pérdidas, dijo Meng, que advirtió de la naturaleza “prolongada y complicada” de la lucha antiterrorista en Xinjiang.



El viceministro también indicó que, en ocasiones, esta lucha puede ser “relativamente intensa” debido a la incesante incitación y la influencia de los terroristas secesionistas extranjeros del “Turquestán Oriental”.



Durante el ataque, los presuntos terroristas asesinaron brutalmente a agentes de aplicación de la ley y residentes inocentes sin pensar en su género o etnia. La tragedia muestra plenamente la naturaleza “antihumana y antisocial” de los atacantes, sostuvo Meng.



Las “tres fuerzas malvadas” del separatismo, el extremismo y el terrorismo, que podrían daar gravemente la prosperidad y la estabilidad de Xinjiang, son enemigos comunes de todos los grupos étnicos de la región, recalcó el viceministro.



Meng se comprometió a luchar “con mano de hierro” contra el terrorismo y aseguró que la policía utilizará todos los medios a su alcance para encontrar y castigar a los terroristas sin compasión.



También hoy, los 15 trabajadores comunitarios y agentes de policía que fallecieron durante el ataque fueron honrados por su valor y sacrificio.



Una ceremonia de reconocimiento se llevó a cabo esta maana en la que el comité regional del Partido Comunista de China (PCCh) y el gobierno entregaron reconocimientos póstumos a las 15 personas como “héroes antiterroristas regionales”, dijeron las autoridades regionales.



Diez de las víctimas pertenecían del grupo étnico uygur. Tres eran del grupo étnico han y los otros dos del grupo étnico mongol.



Siete de los 15 fallecidos recibieron además el título de “miembro sobresaliente regional del PCCh”.



El gobernador de Xinjiang, Nur Bekri, señaló durante la ceremonia que el ataque terrorista no tuvo que ver con asuntos étnicos ni religiosos, sino que fue un acto terrorista con el que se pretendía dividir la patria y socavar la unidad nacional.




“Se trata de una lucha política entre el separatismo y el antiseparatismo, y entre la protección de la unidad nacional y el daño a la unidad nacional”, dijo. “No dejaremos espacio para compromisos o concesiones”, afirmó.