Dos tibetanos juzgados por incitar autoinmolación

In Autonomías, Noticias by PSTBS12378sxedeOPCH

Dos tibetanos fueron juzgados hoy sábado en un tribunal de la provincia suroccidental china de Sichuan por incitar a ochos personas a inmolarse, tres de las cuales murieron.


Dos tibetanos fueron juzgados hoy sábado en un tribunal de la provincia suroccidental china de Sichuan por incitar a ochos personas a inmolarse, tres de las cuales murieron.

Lorang Konchok, de 40 años, y su sobrino Lorang Tsering, de 31 años, fueron acusados de asesinato, de acuerdo con un comunicado emitido por el Tribunal Popular Intermedio de la prefectura autónoma de la etnia qiang de Aba.

La Fiscalía Popular de la Prefectura de Aba presentó una acusación pública contra los dos sospechosos el 31 de diciembre.

Los dos sospechosos fueron detenidos el 13 y 15 de agosto del año pasado, después de una serie de autoinmolaciones en Aba.

De acuerdo con el comunicado, Lorang Konchok tenía un contacto estrecho y duradero con Samtan y otras personalidades clave de un grupo coordinador de medios — una organización de “independencia del Tíbet” de la camarilla del Dalai.

Instruidos por Samtan, alega la fiscalía, Lorang Konchok recogió y mandó información sobre la autoinmolación a sus contactos del exterior después de 2009. Lorang Konchok es sospechoso de incitar la autoinmolación de los tibetanos locales, Tsedrup y Tsenam, quienes murieron el 16 y 28 de marzo, respectivamente, en 2012.

Según el comunicado, el 9 de agosto de 2012, cuando Lorang Tsering se dio cuenta de que Jokba, de 19 años, un pastor de Aba, tenía el deseo de inmolarse, Tsering mandó a Jokba a contactar con Lorang Konchok y comentó a Konchok las intenciones de Jokba.

Para fortalecer el deseo de Jokba, según los fiscales, Lorang Konchok grabó la información de Jokba, le fotografió con su celular y prometió divulgar las noticias sobre su autoinmolación en el exterior, así como transmitir las últimas palabras de Jokba a sus familiares. Jokba se inmoló y murió al día siguiente.

De acuerdo con el comunicado, los dos sospechosos habían animado a otras cinco personas a inmolarse, unos esfuerzos que fallaron debido a que desistieron o a la intervención de la policía.

Los fiscales alegaron que Lorang Konchok empezó a mandar información sobre las autoinmolaciones de tres personas que murieron a países extranjeros en 2012.