Elevado el nivel de seguridad en Lhasa, capital regional del Tíbet

In Autonomías, Noticias by PSTBS12378sxedeOPCH

Qizala, secretario del comité municipal del Partido Comunista de China en Lhasa, advirtió a los funcionarios locales que la ciudad es el foco de las prioridades en cuanto a la necesidad de mantener la estabilidad en el Tíbet, ya que con frecuencia es escogida por separatistas extranjeros o radicados en el exterior como escenario ideal para llevar a cabo actos de infiltración y sabotaje.


(SPANISH.CHINA.ORG.CN) – El máximo funcionario en Lhasa, capital de la región autónoma del Tíbet, en el suroeste de China, ha ordenado incrementar y aplicar de forma más efectiva las medidas de seguridad en la ciudad, con el fin de no ceder terreno en la “ardua lucha contra la camarilla del Dalai Lama”, informó ayer la prensa local.

Qizala, secretario del comité municipal del Partido Comunista de China en Lhasa, advirtió a los funcionarios locales que la ciudad es el foco de las prioridades en cuanto a la necesidad de mantener la estabilidad en el Tíbet, ya que con frecuencia es escogida por separatistas extranjeros o radicados en el exterior como escenario ideal para llevar a cabo actos de infiltración y sabotaje.

El alto funcionario dijo que las autoridades locales deben ser plenamente conscientes de la naturaleza “ardua, compleja y difícil” de la lucha contra la camarilla del Dalai Lama, y que siempre deberán planear por adelantado con el fin de no perder el control de la situación.

Además, ordenó ejercer un control más estricto sobre la población migrante de la ciudad, perfeccionando las políticas de alquiler de vivienda, registro de residencia y otorgamiento de permisos temporales de residencia.

Qizala también emitió una orden para todos los efectivos estacionados en los puestos de control fronterizo, quienes a partir del 1 de marzo deberán exigir documentos de identidad a todas las personas que deseen ingresar a la región.

Finalmente, el funcionario ordenó a sus subalternos unir a los monjes de la ciudad con el fin de promover la estabilidad y armonía en los monasterios de la región.

Las autoridades están reforzando la seguridad debido a los altercados que se han producido en algunas regiones habitadas por tibetanos en el oeste de la provincia de Sichuán, en el suroeste del país. Las fuerzas del orden apuntan a una estrategia orquestada desde el exterior del país por movimientos secesionistas.