Libro blanco rechaza el “poder residual” en Hong Kong

In Autonomías, Noticias by PSTBS12378sxedeOPCH

BEIJING, 10 jun (Xinhua) -- El alto grado de autonomía de la Región Administrativa Especial de Hong Kong está sujeto a la autorización de la dirección central, afirmó un libro blanco emitido hoy martes, rechazando así el llamado "poder residual".


BEIJING, 10 jun (Xinhua) — El alto grado de autonomía de la Región Administrativa Especial de Hong Kong está sujeto a la autorización de la dirección central, afirmó un libro blanco emitido hoy martes, rechazando así el llamado “poder residual”.

El gobierno central de China ejerce una completa jurisdicción sobre todas sus regiones administrativas especiales, incluida Hong Kong. El alto grado de autonomía que tiene Hong Kong proviene únicamente de la autorización del gobierno central, destacó el documento titulado “La práctica de la política de ‘Un país, dos sistemas’ en la Región Administrativa Especial de Hong Kong”, publicado por la Oficina de Información del Consejo de Estado. 

“El alto grado de autonomía de Hong Kong no es una autonomía completa, ni tampoco un poder descentralizado. Es el poder de manejar los asuntos locales como autoriza la dirección central”, explicó el documento. 

Lo más importante en la defensa del principio de “un país” es sostener los intereses de China en materia de soberanía, seguridad y desarrollo, y respetar el sistema fundamental del país y otros sistemas y principios, enfatizó el libro blanco. 

El término “dos sistemas” supone que, en el marco de “un país”, su parte principal practica el socialismo, mientras que Hong Kong y otras regiones administrativas especiales practican el capitalismo. 

“El sistema socialista de la parte continental constituye el requisito previo y la garantía para que Hong Kong practique el capitalismo y mantenga su estabilidad y prosperidad”, señaló el documento. 

El libro blanco advirtió de que algunos individuos están confusos o desviados en la comprensión de la política y la Ley Básica. 

“Muchas opiniones erróneas que están extendidas actualmente en Hong Kong acerca de la economía, la sociedad y el desarrollo de la estructura política se deben a ello”, aseguró el libro. 

El principio de “un país” tiene que combinarse con el respeto a la diferencia de “dos sistemas”, manteniendo el poder del gobierno central mientras que se garantiza el alto grado de autonomía de Hong Kong, y la parte continental debe jugar su papel como firme defensor de Hong Kong aumentando la competitividad de la región, señaló el libro blanco.

“En ninguna circunstancia debemos hacer una cosa y descuidar la otra”, afirmó el documento. Fin