PM chino propone nueva modalidad de cooperación internacional durante viaje a AL

In Autonomías, Noticias by PSTBS12378sxedeOPCH

BEIJING, 31 may (Xinhua) -- Una nueva modalidad de cooperación en capacidad de producción entre China y América Latina no sólo abrirá nuevas posibilidades para la cooperación Sur-Sur, sino que también explorará una nueva ruta para reforzar la cooperación Sur-Norte.


BEIJING, 31 may (Xinhua) — Una nueva modalidad de cooperación en capacidad de producción entre China y América Latina no sólo abrirá nuevas posibilidades para la cooperación Sur-Sur, sino que también explorará una nueva ruta para reforzar la cooperación Sur-Norte.

La nueva modalidad, llamada “tres por tres”, fue propuesta por el primer ministro chino Li Keqiang durante su recién concluido viaje a cuatro países de América Latina.

“Tres por tres” significa la construcción conjunta de tres corredores para la logística, la energía eléctrica y la información, permitiendo la interacción entre sector privado, sociedad y gobierno a través de tres canales para obtener fondos: financiamiento, préstamos y seguros.

La modalidad no sólo satisface las necesidades de América Latina, sino que también inspira el desarrollo de nuevos canales para la cooperación de alto nivel entre China y los otros países en desarrollo, en especial las economías emergentes, con lo que se entra en una nueva etapa de la cooperación Sur-Sur.

La propuesta es otro hito en el desarrollo de la asociación cooperativa entre China y América Latina, después de que el presidente chino Xi Jinping propuso, durante su visita a la región en julio de 2014, una nueva fórmula “1+3+6” para promover la cooperación bilateral que se enfoca en la cooperación en comercio, inversión y financiamiento.

América Latina no sólo es una importante piedra angular para la paz y estabilidad mundiales, sino que también es una fuerza emergente para la prosperidad mundial y el crecimiento económico. La región posee un vasto potencial de desarrollo económico.

Ante la desaceleración económica mundial, la promoción de la cooperación internacional en capacidad de producción, empezando desde la construcción de infraestructura, dará un nuevo punto de crecimiento para la economía mundial y el desarrollo de todas las economías.

Además, la nueva modalidad también ofrece nuevos medios para la cooperación Norte-Sur, dado que la capacidad de producción de alta calidad trasladada de China a América Latina proviene de empresas en países desarrollados.

Mientras China y América Latina siguen profundizando sus lazos de cooperación, aquellos países desarrollados también participan de forma indirecta en la cooperación en capacidad de producción de las dos partes.

La nueva propuesta también se vincula con la iniciativa china de construir una “comunidad de destino común para toda la humanidad”, la cual se ajusta a la tendencia del desarrollo mundial y la cooperación internacional.

Bajo el prolongado efecto de la crisis financiera mundial, es importante que China coopere con las economías emergentes, incluyendo los países latinoamericanos, los cuales carecen de fondos y tienen débiles bases de tecnología, infraestructura e industrialización.

China, como la segunda mayor economía del mundo y el mayor país en desarrollo, ha trazado una serie de grandes planes para el desarrollo mundial, incluyendo las iniciativas de la Franja y la Ruta.

La Franja y la Ruta hacen referencia a la Franja Económica de la Ruta de la Seda y a la Ruta de la Seda Marítima del Siglo XXI propuestas por China en 2013 para mejorar la cooperación con los países en vasta parte de Asia, Europa y Africa.

China también ha trabajado con otras partes para diseñar nuevas modalidades de desarrollo como el Banco Asiático de Inversión en Infraestructura y el Fondo de la Ruta de la Seda.

En vista de las condiciones y temas específicos de cooperación internacional, China ha propuesto una estrategia de desarrollo de múltiples niveles para la cooperación de ganancia mutua con diferentes países, como la nueva modalidad “tres por tres” que permite aprovechar todas las ventajas de China y satisfacer las exigencias de los países latinoamericanos.

De hecho, la cooperación en capacidad de producción entre China y América Latina ya se está implementando.

Para finales de 2014, China había firmado acuerdos en América Latina por valor de más de 110.000 millones de dólares en los ámbitos de gas natural, oleoductos, generación de energía eléctrica, autopistas, puertos, vivienda, telecomunicaciones y vías férreas.