Se entregan 18 presuntos terroristas en Xinjiang

In Autonomías, Noticias by PSTBS12378sxedeOPCH

Dieciocho sospechos de perpetrar el mes pasado un ataque terrorista en el distrito de Shache, en la región autónoma ugyur de Xinjiang, se entregaron a la policía luego de que se emprendió una campaña para invitar al público a denunciarlos, informó hoy el gobierno regional.


Dieciocho sospechos de perpetrar el mes pasado un ataque terrorista en el distrito de Shache, en la región autónoma ugyur de Xinjiang, se entregaron a la policía luego de que se emprendió una campaña para invitar al público a denunciarlos, informó hoy el gobierno regional.

El ataque ocurrido el 28 de julio en el sur de Xinjiang dejó 37 civiles muertos y 13 heridos. Una banda armada con cuchillos y hachas atacó una estación de policía y oficinas del gobierno en la localidad de Elixku. Algunos atacantes se desplazaron a la localidad de Huangdi, atacando civiles y sus vehículos a su paso.

La policía abatió a 59 de los atacantes y arrestó a 215, además de confiscar carteles que decían “guerra sagrada”.

Pocos de los sospechosos que se entregaron eran terroristas intransigentes y muchos fueron engañados u obligados a unirse al ataque, dijo Abdulekeyum Abdulkhadir, funcionario de la oficina de seguridad pública de Shache.

Si son encontrados culpables, los sospechosos que se entregaron tendrán una sentencia menor, y se advirtió a los que siguen sueltos que se entreguen lo más pronto posible, agregó el funcionario.

El 1 de agosto, el gobierno de Shache pidió al público su colaboración para descubrir el paradero de los sospechosos.

“En los últimos días, he estado pensando en la gente inocente lesionada o muerta en el ataque. Sus hijos y familiares podrían sufrir el resto de su vida”, dijo Yusup Eli, uno de los sospechosos.

En las primeras horas del 28 de julio, Yusup asistía a las oraciones musulmanes cuando un grupo de gente irrumpió en la mezquita y gritó “guerra santa”. “Sin detenerme a pensar, corrí a mi casa para tomar un azadón para usarlo como arma y unirme a los disturbios”.

“Me di cuenta de que mis acciones eran crímenes serios y finalmente decidí entregarme”, confesó Yusup Eli.

“Mi mente estaba en blanco cuando seguí a los otros para atacar a gente inocente que no me había hecho nada”, dijo Osman Seyit, quien fue obligado con amenazas a unirse al ataque.

Osman huyó después del incidente y “corrí al desierto y luego me escondió en los campos de maíz. Tenía mucho miedo tras ver a la policía en las calles y luego de escuchar en la televisión que me entregara”.

“Mi madre aún no sabe de mis actos malos. Si lo supiera, se le partiría el corazón”, añadió Osman.

Osman aconsejó a las otras presonas que “hagan lo correcto y no sigan a los terroristas”. F