Tribunal de Beijing rechaza apelación de Liu Xiaobo

In Derechos humanos, Noticias by PSTBS12378sxedeOPCH

BEIJING, 11 feb (Xinhua) -- El Tribunal Popular Superior de Beijing rechazó hoy jueves la apelación de Liu Xiaobo y confirmó el veredicto dictado en el juicio de primera instancia.


El Tribunal Popular Intermedio No. 1 de Beijing condenó a Liu a 11 años de prisión el 25 de diciembre de 2009 por haber incitado a terceras personas a realizar actividades orientadas a la subversión del gobierno.

 

El tribunal explicó en un comunicado que ha dictado el veredicto tras la revisión de los documentos del caso, la declaración de Liu, la presentación de argumentos por parte de sus abogados defensores y la celebración del juicio de segunda instancia.

 

La familia de Liu y algunos ciudadanos estuvieron presentes cuando se dictó sentencia.

 

“La sentencia se apoya en una base legal sólida y pruebas fehacientes”, indicó el catedrático Gao Mingxuan, presidente de la Oficina de China de la Asociación Internacional de Derecho Penal y presidente de la Asociación de Investigación de Derecho Criminal de la Sociedad Legal de China.

 

Gao sostuvo que, a pesar de que la libertad de expresión constituye un derecho extremadamente importante de los ciudadanos chinos y está protegido por las leyes y la Constitución del país, los ciudadanos no pueden ejercer ese derecho sin ningún tipo de restricción.

 

De acuerdo con la Constitución de China, el ejercicio de los derechos y libertades de los ciudadanos del país no debe conculcar los intereses del Estado, la sociedad, y colectivos o los derechos y libertades legítimos de otros ciudadanos.

 

Es obligación de todos los ciudadanos chinos salvaguardar la seguridad, el honor y los intereses del país, según la ley fundamental del Estado.

 

Gao destacó que la Constitución de China se ajusta al Pacto Internacional de Derechos Civiles y Políticos, auspiciado por la ONU, que establece que el ejercicio de la libertad de expresión debe someterse a ciertas restricciones legítimas necesarias para el respeto de los derechos o la reputación de los demás, y la protección de la seguridad nacional o el orden público.

 

La mayoría de países, incluidos Alemania, Suecia, Italia y Singapur, tienen leyes de enjuiciamiento criminal para castigar a quienes insulten o difundan calumnias sobre otras personas, instiguen el odio étnico y la discriminación, y conspiren para subvertir el poder del Estado.

 

En opinión del experto, Liu había publicado numerosos artículos que transgredían los límites de la libertad de expresión.

 

Liu había divulgado rumores y calumnias contra el gobierno, además de organizar y persuadir a otras personas para que se unieran a actividades dirigidas a derrocar al actual gobierno chino, añadió Gao, quien añadió que esa conducta resultaba peligrosa para el país.

 

“El veredicto del tribunal popular se adecúa a la Ley Criminal de China, el Pacto Internacional de Derechos Civiles y Políticos, y las restricciones reconocidas internacionalmente de las normas relativas a la libertad de expresión”, concluyó Gao.