China redacta borrador de ley para controlar entrada y contratación ilegales de extranjeros

In Legislación, Noticias by PSTBS12378sxedeOPCH

BEIJING, 27 dic (Xinhua) -- China tiene como objetivo controlar la entrada, permanencia y contratación ilegales de extranjeros, pues ello se ha ocnvertido en un "gran problema" en la segunda mayor economía del mundo.


El Consejo de Estado, o gabinete de China, presentó el lunes un proyecto de ley sobre la administración de entrada y salida ante el Comité Permanente de la Asamblea Popular Nacional (APN), el máximo órgano legislativo del país, para que dicho proyecto sea sometido a su primera lectura.

La ley sobre la administración de entrada y salida en vigor fue creada hace 26 años, cuando China estaba lejos de ser “el taller del mundo” por lo que menciona someramente la contratación de extranjeros en el país.

Un extranjero debe obtener un permiso de trabajo y un certificado de residencia que lo autoricen a trabajar en el país antes de ser contratado, de acuerdo con el proyecto de ley.

Los extranjeros que trabajen ilegalmente en China serán acreedores a una multa que va desde los 5.000 yuanes (792 dólares) hasta los 20.000 yunes, y podrá ser detenido por un periodo de cinco a 15 días por violaciones graves.

Asimismo, aquellos que ofrezcan servicios de colocación laboral de forma ilegal a los extranjeros, o que empleen extranjeros en contravención con la ley, también serán multados.

“Debemos redoblar los esfuerzos para regularizar la situación de los extranjeros que están trabajando en China, mejorar la emisión de visas y fortalecer la administración de registro de vivienda de los extranjeros”, dijo Yang Huanning, viceministro de Seguridad Pública de China.

China es un país con una gran población, por lo que le gustaría atraer a profesionales de alto nivel y limitar la entrada de trabajadores de bajo perfil, agregó Yang.

En caso de que un extranjero tenga una visa que le permita una estancia máxima de 180 días en el país, no será necesario que aplique para un certificado de residencia, pero si el visado para permanecer en China es superior a los 180 días y se indica que se requiere tramitar un certificado de residencia, se deberá tramitar dicho certificado dentro de un periodo de 30 días, contados a partir de la entrada al país.

El periodo de validez de un certificado de residencia será desde 180 días hasta cinco años, según el proyecto legislativo, el cual también estipula que durante su estancia en China los extranjeros deben llevar consigo documentos de identidad y someterse a una inspecicón policial.

El proyecto también establece que un extranjero puede aplicar para un certificado de residencia permanente ante la policía si éste contribuye de forma importante al desarrollo económico y social de China, o si cumple con los requisitos al respecto.

A los extranjeros que soliciten permanecer en el país como refugiados se les otorgará un permiso de estancia temporal mientras se realiza la investigación correspondiente, y se les extenderán documentos que lo identifiquen como refugiado para vivir en China una vez que su solicitud sea aprobada, según el proyecto de ley.

En el proyecto se incluye un artículo que regula la obtención de información biológica para ser utilizada en el control fronterizo, el precepto en comento otorga el derecho a la policía y al Ministerio del Exterior de emitir las regulaciones sobre la obtención y el almacenamiento de la información biológica, como las huellas digitales de los viajeros que entren o salgan de China.

La obtención de información biológica ayudará a identificar a los viajeros, a mejorar la eficiencia del control fronterizo y a proteger la seguridad del Estado, dijo Yang.

El número de personas que entran y salen del país ha registrado un incremento del diez por ciento anual desde 1990, y en 2010 esa cifra alcanzó 382 millones, de los cuales 52 millones son extranjeros.