Abogan por ampliar y fortalecer la integración económica entre América Latina y China

In Noticias, Política exterior by PSTBS12378sxedeOPCH

SANTIAGO, 2 sep (Xinhua) -- China se ha convertido en un socio comercial fundamental para América Latina y el Caribe, pero se requiere profundizar conjuntamente las relaciones bilaterales para ampliar y fortalecer la integración económica entre ambas partes.


SANTIAGO, 2 sep (Xinhua) — China se ha convertido en un socio comercial fundamental para América Latina y el Caribe, pero se requiere profundizar conjuntamente las relaciones bilaterales para ampliar y fortalecer la integración económica entre ambas partes.

En ello coincidieron este martes los participantes en el “Taller sobre las relaciones entre China y América Latina”, que fue inaugurado por el secretario ejecutivo adjunto de la Comisión Económica para la región (CEPAL), Antonio Prado.

Al foro asistieron el ex presidente de Chile, Eduardo Frei, embajador en Misión Especial para el Asia-Pacífico; el director chileno de Comercio Internacional e Integración, Osvaldo Rosales; y la profesora Tao Tao Chen, directora del Centro de Estudios de Gestión China América Latina, de la Universidad Tsinghua, de Beijing y entre otros.

Prado recordó que hace tres años, el presidente chino, Xi Jinping, cuando era vicepresidente del país, visitó la CEPAL, “y le manifestamos nuestra admiración por la capacidad que había mostrado China para transformarse, en apenas tres décadas, en la segunda mayor economía del mundo y en su polo más dinámico”.

Igualmente, rememoró la visita a la CEPAL, en junio del 2012, del entonces primer ministro, Wen Jiabao, quien anunció una “propuesta sustantiva y actualizada para fortalecer la cooperación de China con América Latina y el Caribe”.

También sostuvo que “China se ha convertido en un socio comercial fundamental para nuestra región, y su importancia crece cada año” y ha desplazado a la Unión Europea como el segundo principal origen de las importaciones regionales.

Según el ejecutivo de la CEPAL, “el creciente vínculo económico y comercial con China plantea oportunidades e inquietudes, como se planteó en la reciente cumbre de los BRICS (Brasil, Rusia, India, China y Sudáfrica), celebrada en Brasil en julio pasado”.

A su juicio, para enfrentarlas “se requieren políticas públicas adecuadas, con visión de futuro”, a lo que ayudaría “el diálogo con China para conocernos mejor, despejar mitos, así como detectar y promover espacios de cooperación” y aumentar los mutuos flujos de inversión.

Asimismo, dijo que los países latinoamericanos y caribeños debieran estimular las inversiones regionales en China, buscando incorporarse a las cadenas de valor asiáticas, porque ya cuentan con un número importante de “empresas translatinas”, que pueden aportar su experiencia al gran país asiático.

Por su parte, el ex presidente Frei dijo que en su mandato (1994-2000) le correspondió desarrollar las relaciones con China y, en el 2004, acordaron negociar un tratado de libre comercio, el que finalmente entró en vigencia en 2006, y “hoy es el principal socio comercial de Chile”.

Además, resaltó que hoy la región de Asia Pacífico representa más del 50% de las exportaciones chilenas y gran parte del comercio chileno.

Aseguró que “un gran tema pendiente de América Latina es la integración”, añadiendo que “si no nos ponemos en serio a hablar de integración, no vamos a avanzar con China, sino que vamos a tener un descenso brutal”.

Destacó que si América Latina “no tiene una decisión clara de tener una asociatividad público-privada con China y la región de Asia Pacífico para competir en esos mercados, difícilmente lo podemos hacer”, subrayando la importancia de “tener una agenda de 3 ó 4 años con China” con nuevos temas de interés común.

“Si queremos competir internacionalmente debemos integrarnos y resolver la relación entre lo público y lo privado. Si no retomamos la agenda con fuerza, el gran comercio que tenemos actualmente con China y el Asia-Pacífico no crecerá”, precisó.

A su turno, la profesora Tao Tao Chen explicó la estrategia de la inversión directa de China en el mundo, indicando que “hay que vincularla con el mundo entero y no sólo con América Latina”.

Explicó que “la inversión china en el mundo representa el 5% de toda la inversión directa extranjera en el mundo. No es una gran cifra, en comparación con la cifra de inversión extranjera directa en China, pero se destacan porque las inversiones a nivel general se han reducido, lo que hace que las chinas sean más distintivas”.

Dijo que “las inversiones chinas en Asia representan menos del 10% del total, agregando muchos países de América Latina ya se han abierto a los capitales extranjeros y, por lo tanto, entre todas las inversiones que esta región pueda atraer, las inversiones chinas sólo representan menos del 1% de toda esa inversión directa”.

Rosales dijo por su parte que “ha habido muestras de China, más que evidentes de buscar una agenda común con la región, lo cual planteó Xi Jinping cuando era vicepresidente en el 2011; lo ratificó el expremier Wen Jiabao en 2012; y lo volvió plantear ahora el presidente Xi Jinping recientemente”.

Afirmó que las preguntas que hay que hacerse son: “Qué vamos a hacer nosotros?; ¿vamos a llegar a la reunión de cancilleres de China con la Comunidad de Estados Latinoamericanos y Caribeños (CELAC) sin propuestas?” Se refería a la próxima reunión ministerial del Foro China-CELAC en Beijing.

Rosales aclaró que “China viene creciendo de manera notable” y que cerca del 2016 “puede superar a Estados Unidos como la mayor economía mundial”, indicando que cuando la economía china crece a 7% ó 7,5% no se tiene una real dimensión de lo que ello significa como impacto sobre la demanda agregada mundial.

Explicó que ello “se produce en el marco del cambio estructural que está sufriendo la economía mundial, respecto a la decadencia de Occidente, lo que acentúa en el caso europeo por la crisis del 2009”.