América Latina puede cambiar su rumbo económico acercándose a China, según expertos

In Noticias, Política exterior by PSTBS12378sxedeOPCH

CARACAS, 1 dic (Xinhua) -- El interés en estrechar el acercamiento China-América Latina y el Caribe puede cambiar determinantemente el rumbo económico de la región, y revertir su papel de mera exportadora de materias primas, afirman expertos desde Venezuela.


CARACAS, 1 dic (Xinhua) — El interés en estrechar el acercamiento China-América Latina y el Caribe puede cambiar determinantemente el rumbo económico de la región, y revertir su papel de mera exportadora de materias primas, afirman expertos desde Venezuela.

Tras la publicación del segundo Documento sobre la Política de China hacia América Latina y el Caribe, analistas coinciden en que Beijing acentúa su compromiso con un nuevo esquema de desarrollo que trasciende el ámbito comercial, financiero y económico para posicionarse en todas las áreas.

“Nadie ha hecho a Latinoamérica una propuesta como esta, se trata de sentar la base para un gran desarrollo de la región, gracias a una cooperación en la que China plantea una relación ganar-ganar que puede cambiar el rumbo del desarrollo económico para lo que queda del siglo XXI”, opina el sociólogo José Egido.

En entrevista con Xinhua, el autor del libro “El pájaro en la jaula”, que aborda la realidad económica de China, considera a América Latina y el Caribe como un territorio clave dentro del llamado a “revitalizar la economía global” efectuado por el presidente chino, Xi Jinping, en su reciente periplo por Ecuador, Perú y Chile.

“Hay un contexto de crisis de la economía mundial y lo que necesitan Latinoamérica y los países caribeños es dejar de ser solo suministradores de recursos; China ofrece, por tanto, una asociación en la que la región puede dejar de ser mera exportadora de materias primeras”, considera.

Este acercamiento se plasmará en proyectos que abarcan los ámbitos de las infraestructuras, los servicios, los transportes y el acceso a esquemas de financiación más seguros y fiables para las naciones latinoamericanas.

Con todo, Egido puntualiza, en línea con el documento de China, que la cooperación vislumbra nuevas áreas, entre las que el sociólogo resalta el ámbito militar, aduanero, de seguridad y defensa, policial y de innovación y tecnología.

“De desarrollarse estos nuevos objetivos estaríamos claramente ante un cambio de alianzas en América Latina y el Caribe, y esto estaría, además, bien respaldado por la fuerza del intercambio comercial entre ambas regiones”, sostiene el analista.

El doctor en sociología opina que los países caribeños y latinoamericanos “necesitan algo que no han tenido: socios confiables en el mundo”, independientemente de sus nexos latentes con otros centros de poder global, como en el caso de Estados Unidos.

“Es una gran oportunidad y una iniciativa muy audaz de parte de China, es muy difícil que los países de la región, incluso algunos de ellos ahora vinculados con la política exterior de Estados Unidos, puedan desoír esta oferta”, comenta.

Por su parte, el analista internacional español establecido en Venezuela Fernando Casado destaca la importancia concedida por China, en su segundo documento político sobre la región, al foro China-CELAC (Comunidad de Estados Latinoamericanos y Caribeños).

“Creo que es un foro que gracias a la presencia de China se va a reforzar, porque toda la región ve en China la posibilidad de expansión de sus propias economías y la diversificación de sus relaciones comerciales”, explica.

Para Casado, lo expresado por el Gobierno de China en este texto evidencia el traslado del centro geoeconómico y geopolítico mundial desde el Atlántico, donde antes se concentraban las relaciones entre países del norte y los nexos desiguales norte-sur, hacia Asia-Pacífico.

A su juicio, este emergente “multilateralismo” permitirá una mayor igualdad en las relaciones internacionales y un mayor equilibrio entre las distintas regiones del planeta.

“La geografía del poder va a empezar a cambiar su lógica trasladándose del norte al sur, y equilibrándose esas relaciones se va dando lugar a una mayor igualdad”, expone en declaraciones a Xinhua.

Ambos analistas resaltan el quinto objetivo del documento político, referente a la coordinación internacional en aras de alcanzar objetivos concretos como la implementación de la Agenda 2030 para el Desarrollo Sostenible, la reducción de la pobreza y la lucha contra el cambio climático.