Amistad China-Africa es buen ejemplo para cooperación Sur-Sur

In Noticias, Política exterior by PSTBS12378sxedeOPCH

BEIJING, 24 mar (Xinhua) -- China y Africa, ambos actualmente en el camino del desarrollo y la prosperidad, mantienen una amistad de más de medio siglo basada en la igualdad y el beneficio recíproco.


BEIJING, 24 mar (Xinhua) — China y Africa, ambos actualmente en el camino del desarrollo y la prosperidad, mantienen una amistad de más de medio siglo basada en la igualdad y el beneficio recíproco.

Tanto en la causa por la liberación y la independencia nacionales o del desarrollo económico y la mejora de la vida del pueblo, China y Africa siempre se han apoyado incondicionalmente.

La probada amistad chino-africana se considera desde hace mucho como ejemplo de la cooperación Sur-Sur, y de seguro se desarrollará mucho más con la próxima visita al continente del presidente chino, Xi Jinping.

RELACION BASADA EN LA IGUALDAD POLITICA

La razón fundamental para que la amistad entre China y Africa haya podido desarrollarse rápida y saludablemente durante tanto tiempo es el hecho de que se basa en la igualdad política y el respeto mutuo.

Las semillas de la afinidad se sembraron a mediados del siglo XX, cuando los pueblos chinos y africano se apoyaron mutuamente en sus justas luchas contra el imperialismo y por la independencia nacional.

Joseph Edozien, presidente de la Nueva Fundación Económica de Sudáfrica, dijo recientemente a Xinhua que la cooperación histórica China-Africa ha sido una relación no explotadora y sí de igualdad construida sobre la base de los intereses mutuos.

“Desde la II Guerra Mundial hasta el final de la Guerra Fría, la relación de China con Africa sería perfectamente caracterizada como una asociación en las luchas de liberación. En esencia, se trató de una relación política basada en los intereses mutuos de descolonización y liberación nacional”, destacó Edozien.

Un ejemplo prominente de la cooperación entre ambas partes es que los países africanos brindaron un gran apoyo a China en sus esfuerzos por recuperar su estatus legal en las Naciones Unidas en 1971.

El fallecido presidente Mao Zedong expresó su aprecio a la ayuda de los amigos africanos al decir que “fueron nuestros hermanos africanos quienes nos llevaron a la ONU”.

Además, una absoluta mayoría de gobiernos africanos respetan los intereses fundamentales de China y apoyan al país asiático en temas relacionados con su soberanía e integridad territorial.

Al mismo tiempo, China ha aprovechado cada oportunidad para promover y proteger los intereses de sus amigos africanos, un hecho reconocido también por sus pueblos.

Usman Muhammad, renombrado conferencista de la Universidad de Abuja en Nigeria, declaró en una entrevista con Xinhua que China ha demostrado ser un apoyo formidable para las aspiraciones y la lucha por la autodeterminación africanas, así como el mejor amigo histórico de Africa.

“Cuando se habla de China, se habla de un fiel amigo. Un amigo que siempre está a tu lado y dispuesto a ayudar cuando se le necesita”, subrayó el estudioso, quien agregó que la amista de China tiene pruebas históricas, pues siempre estuvo al lado de Nelson Mandela, y todos los países africanos, en la lucha contra el apartheid en la segunda mitad del siglo XX.

Además, China ha ayudado con total dedicación a los países africanos a incrementar su influencia en la escena internacional mediante la invitación a Sudáfrica, principal economía del continente, a incorporarse al mecanismo del BRIC junto a Brasil, Rusia, la India y China a finales de 2010, integrando de esa manera una perspectiva africana en la importante plataforma consultiva global conocida actualmente como BRICS.

China ha propuesto también garantizar mayor voz a los países africanos en la reforma de las instituciones internacionales, incluido el Consejo de Seguridad de la ONU, con la intención de compensar la escasa representación de los países en vías de desarrollo.

LAZOS DE BENEFICIO MUTUO

La amistad entre China y los países africanos no sólo es fruto de su causa política común, sino también el resultado natural del beneficio mutuo.

Por un lado, China es el mayor fabricante mundial y un motor importante de la economía mundial, y su desarrollo necesita de enormes recursos naturales y mercados exteriores. Por otro lado, Africa cuenta con abundantes recursos naturales y grandes mercados, pero carece de capital y tecnología.

En consecuencia, China considera a Africa como un suministrador confiable de recursos y un mercado con gran potencial, mientras Africa está contenta al ver que los productos chinos satisfacen las necesidades de sus pueblos y recibir el generoso apoyo del país asiático en tecnología e inversión. Ambas partes se han beneficiado grandemente de la cooperación bilateral, un resultado de la relación de beneficio mutuo.

Africa ofrece una gran oportunidad económica para China y se beneficia de la cooperación, dijo a Xinhua en una reciente entrevista el doctor Sven Grimm, director del Centro de Estudios Chinos de la Universidad Stellenbosch en la Ciudad del Cabo, Sudáfrica.

Grimm señaló que las relaciones entre China y Africa no son unilaterales, sino mutuas. “Las materias primas africanas tienen nuevos consumidores. Los consumidores africanos tienen más opciones y artículos más baratos”, indicó.

Su opinión fue compartida por Cheng Tao, vicepresidente del Instituto de Asuntos Exteriores del Pueblo Chino, quien manifestó que en Africa abundan los recursos naturales y laborales, mientras que China tiene la ventaja de los fondos y la tecnología.

“La cooperación bilateral producirá resultados de beneficio mutuo”, aseguró.

Según estadística, el comercio entre China y Africa aumentó de 10.000 millones de dólares estadounidenses en 2000 a 166.000 millones en 2011. La inversión directa de China en Africa también se incrementó con rapidez, dado que la totalidad acumulada superó los 15.000 millones de dólares y los proyectos relacionados se extienden a 50 países del continente.

En vez de quedar satisfecho con la mera donación de sangre a Africa, China también se dedica a fortalecer el sistema de generación de sangre de Africa a través de la transferencia de avanzadas tecnologías y capacidades de manejo al continente.

“El gobierno chino presta suma importancia a la construcción de la capacidad de desarrollo en Africa, llevando a cabo el desarrollo y la cooperación en materia de recursos humanos con países africanos, enviando expertos y voluntarios jóvenes para ayudar a esas naciones a mejorar la capacidad de formar a personas preparadas”, según el Libro Blanco de la Cooperación Económica y Comercial China-Africa, publicado en diciembre de 2012.

Por ejemplo, la República del Congo inauguró en septiembre del año pasado un centro de demostración de tecnologías agrícolas financiado totalmente por China.

El ministro de Agricultura de ese país africano, Rigobert Maboundou, elogió altamente el centro, que dijo “logró tres cosas que constituyen los pilares del desarrollo agrícola: la formación, la popularización y la investigación científica”.

COOPERACION EN DIVERSAS AREAS

La cooperación China-Africa no se limita en los campos políticos y económicos, sino que cubre una amplia gama de áreas, tales como cultura, educación e intercambio de personal.

Lu Shaye, director general del Departamento de Asuntos Africanos del Ministerio de Relaciones Exteriores de China, dijo recientemente a la prensa china que la cooperación en las áreas de poder blando es indispensable para el desarrollo de la relación chino-africana.

“La esencia de promover el desarrollo de poder blando en Africa es fortalecer los intercambios en los sectores humanísticos entre China y Africa, lo que ayudará a sus pueblos a mejorar el entendimiento y reforzará la cooperación mutua”, dijo Lu.

En estos años, los intercambios culturales y de personal han prosperado con el desarrollo de la relación China-Africa. Las cifras emitidas por el Ministerio de Comercio de China muestran que un millón de chinos viajaron a Africa y unos 500.000 africanos viajaron al país asiático en 2011.

Guan Jian, embajador chino en la República del Congo, precisó que China y el país africano han materializado importantes logros en la cooperación en economía y comercio, cultura, educación, salud y medios de comunicación, lo cual ha impulsado substancialmente el desarrollo del país africano y generado beneficios a China.

Guan también señaló que los congoleños, especialmente los jóvenes, están “sedientos” de la cultura china. El Instituto Confucio en la Universidad de Marien Ngouabi, inaugurado el año pasado, “proveerá un acceso más fácil a la cultura china”, destacó.

Mientras tanto, los logros de China ofrecen confianza a los países africanos que luchan por su propio desarrollo. Como resultado, la experiencia de China es también preciosa para el continente.

Muhammad, el experto nigeriano, comentó que los líderes y legisladores africanos necesitan visitar China más a menudo para “apreciar lo que tienen en común con China” y estudiar cómo China se hizo autosuficiente económicamente, llegando a ser incluso uno de los países más importantes del mundo en apenas décadas.

“La brecha entre las economías en vías de desarrollo y las desarrolladas es enorme. Pero una vez que tengas un modelo a seguir, te sientes seguro”, concluyó.