China, América Latina y la balanza de poder global

In Estudios, Política exterior by PSTBS12378sxedeOPCH

China ha venido promoviendo activamente un orden económico internacional cónsono con sus intereses. Paso a paso, pero con impresionante consistencia de propósito, dicho país está dando forma a una globalización paralela susceptible de debilitar fuertemente al orden económico dominado por Occidente. De manera simultánea a lo anterior comienza a vislumbrarse el surgimiento de un ordenamiento geopolítico de proyección global, a contracorriente de los Estados Unidos. La confluencia China-Rusia resulta la fuerza motriz de este proceso y, al igual que en el caso anterior, la razón de fondo se vincula a la arrogancia occidental en relación a las sensibilidades y aspiraciones de estos dos países. Esta dualidad político-económica es susceptible de generar una importante fuerza de arrastre en el mundo en desarrollo, dada la gran influencia ejercida por China sobre una parte significativa de éste. En este contexto, la postura que pudiese llegar a asumir los países de América Latina y el Caribe, región históricamente considerada por Estados Unidos como su “patio trasero”, resultaría particularmente significativa.