China analiza conmemorar fechas referentes al conflicto con Japón

In Noticias, Política exterior by PSTBS12378sxedeOPCH

EIJING, 25 feb (Xinhua) -- China está analizando establecer dos días conmemorativos referentes al conflicto con Japón para orar porque jamás prevalezca de nuevo el mal como lo hizo el militarismo para millones de víctimas inocentes en las décadas de los 30 y 40.


Se ha propuesto al 3 de septiembre como la fecha para conmemorar la victoria de China en la guerra contra la invasión japonesa y el 13 de diciembre como el día nacional conmemorativo de los más de 300.000 chinos asesinados por los agresores japoneses durante la Masacre de Nanjing de 1937. Las propuestas están incluidas en dos proyectos de decisión entregadas para su revisión en la sesión bimestral que sostiene el Comité Permanente de la Asamblea Popular Nacional.

 Aquellos que pregonan el llamado “surgimiento del nacionalismo chino” parecen hallar nueva evidencia para sus temores. Pero, de nuevo, están equivocados.

 Basado sólidamente en hechos históricos, el establecimiento de estas dos ocasiones no tiene nada que ver con tomar venganza o alentar la ira nacional, sino sonar la alarma contra el militarismo japonés, manteniendo la victoria de la luz humana sobre la oscuridad y salvaguardando la justicia internacional.

 A nivel nacional, los dos días recordarán a la gente, en especial a los jóvenes, que debemos mantener la historia firmemente en la mente, jamás olvidar el pasado, apreciar la paz y crear un mejor futuro.

 Las estadísticas frías hablan por sí mismas. Los invasores japoneses que enfrentaron a las fuerzas chinas capturaron Nanjing, entonces capital de China, a fines de 1937 y comenzaron una masacre a partir del 13 de diciembre. Más de 300.000 chinos perdieron sus vidas durante 40 días cuando sus casas fueron incendiadas, los comercios saqueados, las mujeres violadas y los restos abandonados.

 Las atrocidades cometidas por las tropas japonesas, como lo confirmó el Tribunal Militar Internacional para el Lejano Oriente, no se hundirán en el oscuro hoyo de la historia.

 Cuarenta años de ardua lucha de los chinos dieron como resultado la rendición incondicional del gobierno japonés en 1945. Esta fue la primera victoria completa de China sobre las continuas invasiones extranjeras en la historia moderna. La guerra contra la agresión japonesa también fue una parte esencial de la guerra mundial contra los fascistas.

 Como una nación amante de la paz, China conmemora la muerte de inocentes no para inspirar el odio nacional, sino para expresar su postura de combate contra la agresión y para salvaguardar la dignidad humana y la paz mundial.

 China celebra su victoria no para ostentar su fortaleza, sino para asegurar a los descendientes de los muertos que están protegidos de las atrocidades y que la justicia nunca será derribada.