China es un verdadero amigo para la endeudada Europa

In Noticias, Política exterior by PSTBS12378sxedeOPCH

BEIJING, 30 oct (Xinhua) -- Con la Unión Europea (UE) inmersa en su peor crisis financiera desde la creación de la eurozona, China ha transmitido inequívocamente su disposición de ampliar la cooperación de "beneficio mutuo" con el bloque.


BEIJING, 30 oct (Xinhua) — Con la Unión Europea (UE) inmersa en su peor crisis financiera desde la creación de la eurozona, China ha transmitido inequívocamente su disposición de ampliar la cooperación de “beneficio mutuo” con el bloque.

“China está dispuesta a ampliar su cooperación con la UE y expandir la colaboración en las áreas de comercio, inversión, tecnología y finanzas”, afirmó Jiang Yu, vocera del Ministerio de Relaciones Exteriores chino el jueves último en una conferencia de prensa.

Sus declaraciones tuvieron lugar poco después que los líderes europeos aprobaran un paquete de medidas dirigidas a aliviar la crisis de la deuda soberana europea. Beijing acogió positivamente este nuevo paso de la UE y espera que “conduzca a reforzar la confianza del mercado”.

La activa actitud de China fue muy bien recibida por los países europeos. Si China “decide invertir en el euro en lugar del dólar estadounidense, ¿por que rehusarse?”, se preguntó el presidente francés, Nicolas Sarkozy, el jueves.

Sin embargo, algunas personalidades occidentales no fueron capaces de entender la buena intención de China, al asegurar que la segunda mayor economía del mundo se aprovecharía de la crisis europea para su propio beneficio. Algunos llegaron a hablar incluso de proteccionismo comercial.

En realidad, una Europa estable y próspera es importante para la estabilidad y el desarrollo de China, pues sus economías están estrechamente relacionadas. La UE es el principal socio comercial de China, en tanto el país asiático es el segundo socio comercial del bloque europeo.

Tal vínculo significa que cuando Europa atraviesa por una profunda crisis, China no actuará como espectador. Por el contrario, como verdadero amigo y socio de Europa, China está dispuesta a ofrecer su ayuda y se sentirá muy feliz de ver una pronta recuperación en la economía europea.

En su más reciente muestra de solidaridad con la UE, el máximo asesor político de China, Jia Qinglin, ratificó durante una visita la semana pasada a Grecia que su país ha sido un inversor a largo plazo en la deuda soberana del mercado europeo y mantendrá su apoyo a Europa y el euro en el futuro.

El gesto de buena voluntad de Beijing es una respuesta positiva para todos aquellos que ven en China un rival amenazador para Europa. Pese a las diferencias políticas, económicas y culturales, China y Europa continúan siendo buenos amigos y socios, y pueden mantener una cooperación de beneficio mutuo.

No obstante, en medio de esta crisis sin precedentes en Europa, China no puede asumir el papel de salvador de los europeos, ni brindar una “cura” para el malestar continental.

Obviamente, dependerá de los propios países europeos resolver sus problemas financieros. Pero China está dispuesta a ayudar dentro de sus posibilidades como amigo.

El paquete de medidas de rescate aprobado el jueves incluye la condonación del 50 por ciento de la deuda griega y un significativo aumento del fondo de rescate europeo. Tales medidas estimularán la confianza a corto plazo.

Pero el acuerdo es apenas el comienzo de un largo y difícil proceso para resolver la crisis, en el que se requerirá de más esfuerzos concertados.

Mientras el problema de la deuda de la eurozona se perfila como un tema central a debatir en la venidera cumbre del Grupo de los Veinte (G20) en Cannes, Francia, China espera que la conferencia ayude a enfrentar los creciente desafíos financieros, restaurar la confianza en el mercado e impulsar el crecimiento económico mundial.

Resulta aconsejable que los líderes europeos asistentes a la cumbre tengan en cuenta las voces de las economías emergentes, cuya importante contribución a la recuperación y el crecimiento económicos internacionales merece un mejor entendimiento y un trato recíproco.