China y EEUU deben mejorar confianza y cooperación mutuas para enfrentar desafíos globales

In Noticias, Política exterior by PSTBS12378sxedeOPCH

La gira por China de la secretaria norteamericana de Estado, Hillary Clinton, fijada para el viernes, es una importante visita de alto nivel desde que la administración Obama asumió el poder. En esta nueva coyuntura histórica, los dos países deben apegarse a la dirección correcta de su cooperación constructiva e impulsar más hacia adelante sus relaciones bilaterales.


El curso de la relación China-EEUU es claramente definida como una relación entre socios accionistas y constructivos. Sus vínculos bilaterales son caracterizados por el beneficio mutuo y la cooperación mutuamente fructífera, en vez de un juego sin anotaciones.

Las relaciones China-EEUU han alcanzado progresos sustanciales, con una base fortalecida para la cooperación y un lazo de interés más estrecho, ofreciendo de esa forma un punto de partida más elevado para el desarrollo futuro de las relaciones bilaterales.

“La gente que navega en el mismo bote debe ayudarse entre sí”, dijo Clinton citando un ancestral proverbio chino, en su discurso pronunciado ante la Sociedad Asiática antes de iniciar su gira por Asia. Dijo que la ancestral sabiduría china debe continuar guiando a ambos países en la actualidad.

El firme desarrollo de las relaciones China-EEUU requiere que ambas partes manejen sus relaciones desde una perspectiva estratégica y una visión a largo plazo, para que los dos países se mantengan firmes en su adherencia a su cooperación constructiva.

El sólido desarrollo de las relaciones entre China y Estados Unidos, ambos países en la región Asia-Pacífico, conviene al interés fundamental de los dos países y pueblos, conducentes a la paz, estabilidad y prosperidad en la región y en el mundo en general.

En la actualidad, el mundo está experimentando cambios fundamentales. La crisis financiera global que se extiende rápidamente exige a los dos países que adopten una visión global más amplia y un criterio que se mantenga al parejo con el correr de los tiempos en el manejo de sus relaciones bilaterales.

Desde que la administración Obama asumió el poder, los dos gobiernos han mantenido contactos estrechos sobre asuntos de interés común. El presidente Barack Obama ha señalado su compromiso para desarrollar relaciones más positivas y constructivas con China y sus deseos por una cooperación más estrecha con China sobre los asuntos globales y regionales importantes.

China y Estados Unidos deben adherirse al principio del respeto e igualdad mutuos para resolver adecuadamente sus diferencias y problemas y respeto y tomar en cuenta los intereses fundamentales de cada cual.

Los diferentes sistemas sociales, historia, antecedentes culturales y diferentes etapas de desarrollo de China y Estados Unidos han dado lugar comprensiblemente a diferencias sobre ciertos asuntos. Ambos países deben mejorar el diálogo, ampliar el consenso e impulsar adelante la cooperación.

Las dos partes deben cumplir los tres comunicados conjuntos para mantener y desarrollar más la situación general favorable de sus relaciones.

La parte estadounidense ha comprendido que una China en busca de un desarrollo pacífico, abierto y cooperativo ofrece una oportunidad y contribuye a la prosperidad de Estados Unidos y su cooperación con otros países.

En el mundo actual de interdependencia e interacción más estrechas, China se ha apegado firmemente a una política exterior independiente de paz, se ha adherido a la senda del desarrollo pacífico y ha seguido constantemente una estrategia ganadora de apertura.

Tanto China como Estados Unidos comparten una responsabilidad común por la paz y el desarrollo de la humanidad. Siempre y cuando los dos países se apeguen al curso correcto de sus relaciones, mediante la mejoría del diálogo y la confianza mutua, la cooperación creciente y el respeto al interés fundamental de cada cual, juntos podrán enfrentar toda clase de desafíos globales.