China y EEUU navegan en mismo bote en medio de marea global

In Noticias, Política exterior by PSTBS12378sxedeOPCH

SHANGHAI, 15 nov (Xinhua) -- El presidente de Estados Unidos, Barack Obama, llegó esta noche a China para una visita de cuatro días al país más poblado del mundo. La visita del líder del mayor país desarrollado al mayor país en desarrollo ha generado gran interés entre los observadores porque la relación chino-estadounidense siempre ha sido una de las más importantes y complicadas del mundo.


Durante la primera etapa de su gira asiática en Japón, Obama dijo que Estados Unidos da la bienvenida a la aparición de China en el escenario mundial y que no busca contener a China. El dijo que “el surgimiento de una China fuerte y próspera puede ser una fuente de fortaleza para la comunidad de naciones”, lo que generó un clave positiva para su próxima visita a China.

Su homólogo chino, el presidente Hu Jintao, también dijo que las relaciones chino-estadounidenses tienen importancia e influencia más allá de sus relaciones bilaterales, y que una relación chino-estadounidense sana no sólo es benéfica para los intereses fundamentales de las dos naciones y pueblos, sino también conducente a la paz, estabilidad y prosperidad de la región Asia-Pacífico y del mundo entero.

China siempre ha sostenido que, como los mayores países en desarrollo y desarrollado del mundo, China y Estados Unidos comparten amplios intereses comunes sobre los asuntos vitales de paz y desarrollo y tienen grandes responsabilidades.

Durante una entrevista antes de su gira por Asia, Obama dijo que “sobre asuntos fundamentales, ya sea cambio climático, recuperación económica, no proliferación nuclear, es muy difícil ver cómo tener éxito o cómo China tiene éxito en nuestras metas respectivas sin trabajar juntos”. Sin embargo, en las declaraciones se dejó ver la dificultad de la cooperación bilateral en asuntos delicados. Por ejemplo, recientemente estallaron disputas comerciales entre los dos países, en las cuales el gobierno estadounidense impuso aranceles antidumping a las importaciones de aves de corral, neumáticos y tubos de acero de China. El país calificó a las medidas de proteccionistas.

Los dos países también tienen diferencias sobre la cuestión del cambio climático. Como los dos mayores emisores de gases productores del efecto invernadero del mundo, China y Estados Unidos han prometido compromisos, pero su estatus diferente en desarrollo económico e interpretación del principio de “responsabilidades diferenciadas” han dificultado el consenso sustancial. Sin embargo, la administración Obama ha indicado en repetidas ocasiones que las dos partes no “permitirán que ni una sola cuestión afecte a nuestra relación general más amplia”, la cual es demasiado importante como para que se extravíe.

El Centro para Estudios Estratégicos e Internacionales, un importante grupo de consultoría estadounidense, dijo en un informe que “la asociación estadounidense-china es indispensable para abordar muchos de los principales desafíos del Siglo XXI… la premisa a favor de que las relaciones estadounidense-chinas vayan más allá debe ser un compromiso compartido para trabajar juntos a fin de promover el bien mundial”.

Para compartir responsabilidades mundiales significativas, China y Estados Unidos deben considerar y manejar sus relaciones bilaterales desde una perspectiva estratégica y general. Ambas partes deben promover el diálogo, ampliar la cooperación, respetarse mutuamente, buscar bases comunes al mismo tiempo que se reservan las diferencias y se cuidan los intereses clave de cada uno. Obama alguna vez citó a un antiguo filósofo chino, Mencio, para subrayar la importancia de resolver los desacuerdos entre las dos naciones a través de conversaciones completas. “Si se usa un sendero a través de las montañas, en poco tiempo se convierte en un camino, pero si no se usa, es bloqueado por la hierba en el mismo poco tiempo”, dijo. Las dos partes comparten el deseo de poder marcar un sendero hacia el futuro, para no permitir que la “hierba” de la sospecha y de la diferencia bloqueen el camino. China también desea que la visita de Obama deje huellas frescas e impresionantes en este sendero.

Estados Unidos ha cambiado su política hacia China de aislamiento y contención a compromiso y a la relación actual de cooperación positiva y amplia. Esto representa un cambio profundo en la esfera mundial. Mientras ambos países se apeguen a la orientación correcta del desarrollo de las relaciones bilaterales, eleven la confianza mutua, amplíen la cooperación y cuiden los intereses clave de cada uno, garantizarán el desarrollo estable de las relaciones bilaterales y contribuirán más a la paz, estabilidad y prosperidad mundiales.