China y EEUU tienen en común más de lo que se piensa sobre Siria

In Noticias, Política exterior by PSTBS12378sxedeOPCH

Con máximos diplomáticos chinos y estadounidenses manteniendo profundos intercambios sobre sus puntos de vista en relación con la crisis siria en Washington, merece la pena subrayar que los dos países tienen en común más de lo que se piensa sobre la búsqueda de una solución al problema de Siria.


Aunque las dos naciones, en palabras del secretario de Estado de EEUU John Kerry, tienen “serios desacuerdos” sobre el asunto del uso de armas químicas en Siria, China ha mostrado su entendimiento sobre las preocupaciones de EEUU de retirar las armas químicas y restaurar la paz y el orden en el país asolado por el conflicto.

Dando la bienvenida al acuerdo marco entre Rusia y EEUU que pretende librar a Siria de armas químicas, China espera que el proceso de verificar y destruir el arsenal químico sirio comience pronto. El ministro de Relaciones Exteriores chino, Wang Yi, prometió que el país asiático tendrá “un rol positivo y constructivo” en lo relacionado con este asunto.

Por otra parte, EEUU, como bien han apuntado los analistas chinos, necesita considerar de manera adecuada las preocupaciones de China.

Aunque el grupo de investigación de la ONU ha confirmado el ataque con armas químicas en Siria del pasado 21 de agosto, los culpables del ataque no han sido identificados hasta el momento.

En contraste con la afirmación por parte de Washington y de sus aliados de que fueron las tropas del gobierno sirio las que lanzaron el ataque químico, el ministro de Asuntos Exteriores ruso, Sergei Lavrov, ha anunciado que Rusa posee suficientes pruebas que apuntan al uso de armas químicas por parte de la oposición siria.

Si un ataque militar de EEUU reequilibra la balanza a favor de los combatientes de la oposición, algunos de los cuales cuentan supuestamente con cuestionables vínculos con extremistas o incluso con miembros de Al Qaeda, el arsenal químico de Siria podría acabar en las manos equivocadas.

En ese caso, ni Siria, ni por extensión Oriente Medio, verán nunca días de paz. Esto desde luego no coincide con los intereses nacionales de EEUU, e incluso socavará, por otra parte, la credibilidad del país norteamericano.

China y EEUU, ambos miembros permanentes del Consejo de Seguridad de la ONU, tienen mucho en común sobre el tema de Siria.

Los dos están persiguiendo el objetivo de destruir el arsenal químico de Siria y están trabajando para conseguir una solución política que acabe con el conflicto y restaure la paz que tanto desea el pueblo sirio.

Poniendo a un lado sus diferencias y teniendo en cuenta las preocupaciones del otro, China y EEUU serán capaces de conseguir mucho más durante la 68ª sesión de la Asamblea General de la ONU.

Realizando esfuerzos conjuntos podría encontrarse un atajo hacia la esperada solución política de Siria.