China y Europa disfrutan de nueva “luna de miel”

In Noticias, Política exterior by PSTBS12378sxedeOPCH

BEIJING, 29 oct (Xinhua) -- Otra "luna de miel" entre China y Europa parece estar justo a la vuelta de la esquina gracias a los frecuentes intercambios diplomáticos de alto nivel y a un nuevo impulso de la cooperación bilateral.


BEIJING, 29 oct (Xinhua) — Otra “luna de miel” entre China y Europa parece estar justo a la vuelta de la esquina gracias a los frecuentes intercambios diplomáticos de alto nivel y a un nuevo impulso de la cooperación bilateral.

La semana pasada, Reino Unido dio una bienvenida solemne al presidente chino Xi Jinping, el primer jefe de Estado chino en visitar el país en una década.

Durante lo que fue calificado como una “súper visita de Estado”, Xi fue testigo de la firma de acuerdos por un valor de alrededor de 40.000 millones de libras (61.500 millones de dólares).

Apenas días después de que Xi concluyera su visita a Reino Unido, el rey de Holanda, Guillermo Alejandro, hizo una visita de Estado a China, seguida por la llegada de la canciller de Alemania, Angela Merkel, quien comenzó hoy su octava visita a China desde que asumió su primer período en el cargo en 2005. Por otra parte, se espera que el presidente de Francia, Francois Hollande, lleve a cabo una visita de Estado a China a principios de noviembre.

China se ha convertido en una palabra clave en la reciente diplomacia europea, y se ha logrado un consenso sobre la expansión de la cooperación pragmática con China entre numerosos políticos pragmáticos allá, lo que ha reavivado la esperanza de otra “luna de miel” entre las dos partes.

China y Europa disfrutaron de años de relaciones amistosas desde el inicio del milenio. Sin embargo, las relaciones se enfriaron ligeramente a mediados de la década de los 2000.

En los años recientes, Alemania ha encabezado a la Unión Europea en el fortalecimiento de la cooperación con China, mientras que Reino Unido también decidió ajustar su estrategia hacia el país con la intención de anunciar una “época dorada” para la asociación entre China y Reino Unido.

A principios de este año, Reino Unido se adelantó a otros países occidentales para sumarse al Banco Asiático de Inversión en Infraestructura (BAII), una acción que indica que Londres ha hecho de China una de sus nuevas prioridades diplomáticas.

Durante la visita de Xi, China y Reino Unido redefinieron sus relaciones bilaterales como una “asociación estratégica integral global para el siglo XXI” dando inicio a una era dorada en sus relaciones, caracterizadas por la cooperación duradera, incluyente y de ganar-ganar.

La cooperación es la piedra angular de la nueva “luna de miel” entre China y Europa, así como la clave para el futuro desarrollo de las relaciones y la cooperación bilaterales.

En Alemania, la construcción de una “comunidad de intereses compartidos” con China ya se ha convertido en un consenso en el país. Varios mecanismos de diálogo entre los dos países operan a toda marcha, mientras que la cooperación comercial y económica bilateral continúa prosperando.

Además, Merkel ha identificado la estrategia alemana “Industria 4,0” como una prioridad para la creciente cooperación entre China y Alemania.

Francia siguió los pasos de Alemania para explorar nuevas formas de impulsar la cooperación general con China.

El primer ministro francés, Manuel Valls, al frente de una amplia delegación empresarial hizo una visita oficial a China a principios de 2015, para expandir nuevas áreas de cooperación en sectores como el turismo y el procesamiento de alimentos.

La nueva “luna de miel” entre China y Europa refleja el cambiante panorama global, y ofrece un nuevo modelo del nuevo tipo de relaciones internacionales caracterizadas por la cooperación y los resultados de ganar-ganar.

En un momento en el que la situación internacional sufre importantes transformaciones y ajustes, la forma de tratar con China, se ha convertido en una urgente pregunta que responder para los países occidentales. La nueva “luna de miel” entre China y Europa puede ser considerada como la respuesta perfecta a esa pregunta.