¿Comparten China y Estados Unidos el mismo objetivo sobre cuestión nuclear iraní?

In Noticias, Política exterior by PSTBS12378sxedeOPCH

BEIJING, 13 ABRIL (SPANISH.CHINA.ORG.CN) - La Cumbre Mundial de Seguridad de la ONU que se está celebrando desde ayer en Washington con la participación de hasta 47 países de todo el mundo, está teniendo resultados muy favorables para la estrategia estadounidense en materia nuclear, dirigida a reforzar la seguridad y reducir el armamento nuclear de todos los países. Estados Unidos también ha puesto especial énfasis en la amenaza que supone para la seguridad global la posibilidad de que organizaciones terroristas como Al Qaeda adquieran armamento nuclear, amenaza que se ha esgrimido como argumento para acelerar el proceso de desarme.


Así lo demuestra, por ejemplo, el hecho de que Ucrania, siguiendo los pasos que tanto Estados Unidos como Rusia dieron la semana pasada, haya accedido durante la misma a comprometerse a la eliminación de sus reservas de uranio altamente refinado, unos noventa kilogramos, en el plazo de dos años, lo que desde hace una década era una de las prioridades del gobierno norteamericano.

Por otro lado, la parte estadounidense, que había constatado en las últimas semanas un acercamiento de posturas con China sobre el asunto de las sanciones al programa nuclear iraní, ha visto cómo el presidente chino Hu Jintao manifestaba en una reunión privada a su homólogo Barack Obama que compartía la preocupación de Estados Unidos por la cuestión iraní, mientras que un alto funcionario chino declaraba más tarde que ambos países “comparten el mismo objetivo global sobre el tema nuclear iraní”.

Sin embargo, no todo está siendo un camino de rosas en las negociaciones, como atestigua la ausencia de dos de los actores más importantes en las mismas. Una de ellas, la del primer ministro israelí, Benjamin Netanyahu, ante el temor de que durante la Cumbre se presionara a su país para que firmara el Tratado de No Proliferación Nuclear. La otra, la del presidente de la República Islámica, Mahmud Ahmadineyad, que ha dicho de la Cumbre que es “humillante” para la Humanidad. Por otro lado, las declaraciones del presidente francés, Nicolas Sarkozy, según las cuales su país no puede renunciar a las armas nucleares hasta que el mundo “sea un lugar estable y seguro” han roto también en parte la armonía del encuentro.