Conclusión de diálogo económico China-EEUU

In Noticias, Política exteriorby PSTBS12378sxedeOPCH

BEIJING, 5 dic (Xinhua) -- La quinta ronda del Diálogo Económico Estratégico (DEE) entre China y Estados Unidos concluyó fructíferamente hoy, sin embargo, el futuro del mecanismo aún está en el aire.


El viaje del secretario del Tesoro de Estados Unidos, Henry Paulson, aseguró 40 acuerdos con China, incluidos avances específicos en sectores críticos como finanzas, además de los casi 150 acuerdos previos en los dos años pasados, lo que representó un fuerte final para todas las conversaciones, pero dejando una interrogante sobre el futuro.   Sin importar cuál sea el futuro para este diálogo de dos años, ambas partes valoran sumamente el papel del mecanismo en la promoción de los interereses comunes de ambas partes.   La parte estadounidense dijo que al considerar las cinco rondas de conversaciones, esa cooperación con la parte china fue la base de una relación bilateral sostenible y sana, que es de vital importancia para el futuro desarrollo de ambos países y de la economía mundial.   La parte china dijo que el mecanismo es una plataforma importante para impulsar la confianza mutua estratégica y fortalecer la cooperación de beneficio mutuo, y también un hito para la construcción de relaciones chino-estadounidenses robustas y sostenidas.   Ambos acordaron que el mecanismo se ha vuelto un marco efectivo para resolver las disputas y para responder a los desafíos en el comercio e inversión bilaterales de rápido crecimiento, lo cual podría promover los intereses fundamentales de la gente de los dos países.   En un momento en que Paulson, quien inició las conversaciones, está a punto de dejar el cargo con la administración Bush, todos nosotros nos preguntamos si el mecanismo será mantenido para que delegaciones de alto nivel de los dos países se reúnan cada seis meses para discutir asuntos económicos.   Es verdad que los puntos de vista en Estados Unidos están dividios sobre la función positiva del mecanismo del DEE. Algunos críticos estadounidenses dijeron que el mecanismo no logró el gran éxito que esperaba Paulson cuando el diálogo comenzó en 2006. El presidente electo, Barack Obama, no ha dicho si continuará o no el formato actual de las discusiones.   En China existen preocupaciones de que la nueva administración conserve el mecanismo de DEE pero usarlo para ejercer más presión sobre China.  

Sin embargo, podría argumentarse que la esencia del diálogo debe conservarse para lograr que la economía más grande del mundo y la de más rápido crecimiento del mundo colaboren más para discutir los asuntos económicos. Fin