Confianza y Responsabilidad: diplomacia china ante la crisis financiera internacional

In Noticias, Política exterior by PSTBS12378sxedeOPCH

Una rueda de prensa ofrecida el sábado por el ministro chino de Relaciones Exteriores, Yang Jiechi, se convirtió en foco de atención para los periodistas locales y extranjeros que cubrían la sesión anual de la XI Asamblea Popular Nacional del país asiático. El gobierno chino ha colocado el eje de su trabajo del presente año en mantener un desarrollo estable y relativamente rápido de la economía, con miras a afrontar la crisis financiera, que se sigue extendiendo por todo el mundo y aún no ha tocado fondo. Las perspectivas de la economía china, que no es independiente del resto del mundo, mantienen a buena parte del planeta preguntándose qué influencias ejercerá la diplomacia del gigante asiático en esta coyuntura.


En el pasado año 2008, una tormenta financiera sumió en la recesión a muchas economías importantes del mundo. Aunque la economía china, que ocupa un 6 por ciento del volumen mundial, no se encontraba en el ojo de la tormenta, las perspectivas de la misma preocupan a los observadores. En ese año, el desarrollo del país asiático contribuyó un 20 por ciento del crecimiento mundial. Durante muchos años, Beijing ha colocado el desarrollo económico como prioridad de su trabajo. ¨

Pero hoy la pregunta sigue siendo cómo podrá China, en un mundo globalizado, lidiar con el desafío de la crisis por medio de su diplomacia. El primer ministro chino, Wen Jiabao, dio una respuesta positiva en este sentido en el Informe sobre la Labor de Gobierno: China, dijo, reforzará los vínculos de amistad con los diversos países, para crear un ambiente exterior favorable al desarrollo estable y relativamente acelerado de la economía nacional. Wen reiteró la voluntad de su país de aunar esfuerzos con los gobiernos y pueblos de los demás países, y enfatizó que los chinos están dispuestos a sumarse a un frente común para encarar los riesgos y desafíos y compartir las oportunidades de desarrollo.

“Vamos a continuar profundizando la cooperación pragmática con las diversas partes, a frenar con esfuerzo mancomunado la propagación de la crisis financiera internacional, a impulsar la reforma del sistema financiero internacional y combatir el proteccionismo comercial e inversionista, para promover la más pronta recuperación de la economía mundial”.

La diplomacia servirá al desarrollo de la economía nacional. Los medios informativos internacionales califican esta declaración de “diplomacia económica”. El canciller Yang Jiechi confirmó en la rueda de prensa del sábado que el trabajo de su cartera de este año constará de “un eje y dos centros de gravedad”. Y lo explicó en los siguientes términos:

“El eje de nuestra labor es servir al desarrollo estable y relativamente rápido de la economía nacional. Uno de los centros de gravedad estará ubicado en la contribución al crecimiento económico, al nivel de vida del pueblo y a la estabilidad social ante la crisis financiera mundial; el otro, se dedicará a preparar y efectuar las actividades internacionales en las que participarán los dirigentes del Estado, como por ejemplo la cumbre financiera que acogerá Londres. Con nuestra participación, intentaremos impulsar el establecimiento de un orden económico internacional más justo y razonable”.

Tanto la estrategia diplomática propuesta en el Informe de la Labor del Gobierno, como las tácticas que la cancillería ha diseñado en ese sentido, han conseguido la aprobación de los representantes de la Asamblea Popular Nacional. Como el objetivo general de la política diplomática de nuestro país ha sido, durante los treinta años de la reforma y la apertura, fomentar un ambiente exterior favorable para la construcción económica, el papel de la diplomacia es más importante que nunca en este momento en que la crisis sigue expandiéndose. Li Yihu, profesor de la Universidad de Beijing, comenta al respecto:

“Es preciso garantizar un diálogo y una cooperación constantes en torno a este tema con las principales economías del mundo. Debemos mantener conversaciones e intercambios con Estados Unidos, la Unión Europea, Japón, Rusia, Corea del Sur, y otros países y economías. Es también necesario adoptar medidas concretas de colaboración. Creo que es una tarea de suma importancia para la diplomacia china en este momento”.

Lo cierto es que China ha puesto en práctica su propuesta de frenar la expansión de la crisis por medio de la cooperación internacional. En noviembre del año pasado, el presidente Hu Jintao asistió a la cumbre del Grupo de los Veinte, sostenida en Washington. A principios del presente año, Hu Jintao, el primer ministro Wen Jiabao y el vicepresidente Xi Jinping, recorrieron varios países de Asia, Europa, África y las Américas en una misión denominada en chino “diplomacia del primer mes del calendario lunar”. A cada lugar que llegaban, los dirigentes chinos transmitían el mensaje de que Beijing está dispuesto a sostener una cooperación internacional junto a los demás países para superar la crisis financiera global. Con acciones concretas, China se ha confirmado a sí misma como promotora y ejecutora de la cooperación internacional, con el fin de hacer frente al desafío de la crisis.

Merece destacarse que China pone énfasis en la cooperación con los países en vías de desarrollo, para ayudarles a superar la actual crisis. Como señaló el presidente Hu Jintao en noviembre pasado, en la cumbre de los Veinte, la crisis no sólo ha tenido impacto en los mercados financieros de los países industrializados, sino que también ha afectado al Tercer Mundo en diferentes grados. El mandatario chino pidió a la comunidad internacional, especialmente a los países desarrollados, adoptar medidas concretas para ayudar a los demás, sobre todo a los africanos, a superar las dificultades. Y China, prometió Hu Jintao, también adoptará acciones concretas.

“China seguirá impulsando la construcción de un sistema económico mundial que permita el desarrollo sostenible, un sistema financiero internacional basado en el orden y la tolerancia, un sistema justo y razonable de comercio internacional, así como un sistema imparcial y eficaz de desarrollo global. Al promover su propio desarrollo, China promete tomar en cuenta los intereses legítimos de sus socios, sobre todo de los países en vías de desarrollo”.

Confucio dijo: “uno debe mantener su palabra; uno debe actuar con determinación.” En su reciente visita a cuatro países africanos, Hu Jintao prometió, en calidad de jefe de Estado, que Beijing incrementará la ayuda al continente dentro de sus capacidades, reducirá o condonará las deudas que estos países deben a China, ampliará el comercio y la inversión en el continente y reforzará la cooperación China-África, sobre todo en el ámbito de la prevención de riesgos financieros.

Como se ha reiterado en muchas ocasiones, China se opone a refugiarse detrás del proteccionismo en el comercio, a fin de defenderse de la crisis financiera internacional. Esta postura la acaba de confirmar el país con una delegación de empresarios chinos, encabezados por el ministro de comercio, Chen Deming, la cual suscribió compromisos para pedidos de adquisición por un valor total de 15 mil millones de dólares en Alemania, Suiza, España y Gran Bretaña, unos días después de la gira que efectuara a finales de febrero el primer ministro Wen Jiabao por esos mismos países. El ministro Chen afirmó que la cooperación pragmática es el medio más eficaz para superar la crisis. Según el funcionario, la apertura y la colaboración son importantes en momentos críticos, mientras que el proteccionismo en el comercio no beneficiará la recuperación, sino que acelerará la recesión.

“Este viaje demuestra que el gobierno chino ha cumplido su compromiso. Nos oponemos al proteccionismo comercial. Hemos dado pasos para abrir nuestro mercado. Venimos a hacer compras en Europa y esperamos poder vencer juntos las actuales dificultades, a través del comercio mutuo e incrementado, con vistas a resucitar la economía lo antes posible. ”

Tanto las declaraciones como las acciones del gobierno chino han insuflado confianza a los ciudadanos chinos y a la comunidad internacional. El premier Wen Jiabao dijo: “en este momento difícil, el coraje y la confianza son más importantes que el oro y la moneda.” Jin Canrong, profesor del Instituto de Relaciones Internacionales de la Universidad del Pueblo de China, considera que en la cooperación económica y financiera internacional, China ha mostrado una actitud responsable y definitivamente ha transmitido confianza al mundo.

“La característica común de la participación de los líderes en esas reuniones ha consistido en llevar la confianza al público. La confianza es un bien precioso en las actuales circunstancias. China ofrece este producto precioso que ayuda a estabilizar el mercado. ” Las acciones diplomáticas de China han sido plenamente reafirmadas y apoyadas por la comunidad internacional. El embajador brasileño en China, Clodoaldo Hugueney, admitió que después del estallido de la crisis financiera global, el gobierno chino ha adoptado una actitud activa para fomentar la cooperación internacional y ha ejercido un papel muy importante en los esfuerzos por frenar la expansión de la crisis.

“Bajo la actual crisis financiera global, hay que destacar la suma importancia de esta política diplomática. Por ejemplo, como país en vía de desarrollo, Brasil desea fortalecer la cooperación con China en todos los sectores. De hecho, además de los intereses comunes en la economía y el comercio, Brasil y China mantienen la misma posición en muchos asuntos internacionales, tales como la promoción de la reforma del sistema financiero internacional, el proceso de negociaciones de la Ronda de Doha y la lucha contra el proteccionismo comercial. ”

El consejero de la Embajada de Pakistán en China, Jalil Ur R. Hashmi expresó que China no sólo es capaz de enfrentar eficazmente el impacto de la crisis financiera global, sino que también puede ser un ejemplo para otros países.

“Esperamos y estamos convencidos de que China puede desempeñar un papel decisivo en la lucha contra la crisis financiera global. Esperamos especialmente que China pueda promover aún más la reforma del sistema económico internacional. Al mismo tiempo, debido a la crisis financiera global, la pobreza se ha expandido por el mundo. Deseamos que China haga esfuerzos activos en la lucha contra la pobreza. “