Considera asesor de Rousseff que 2011 fue “muy positivo” para relación Brasil-China

In Noticias, Política exterior by PSTBS12378sxedeOPCH

BRASILIA, 14 (Xinhua) -- El año 2011 fue "muy positivo" en las relaciones entre Brasil y China, con un fuerte incremento del comercio bilateral y coincidencias políticas importantes en los asuntos internacionales, consideró este miércoles Marco Aurelio García, asesor especial de la presidenta brasileña Dilma Rousseff.


García afirmó, en conferencia de prensa con corresponsales extranjeros, que la relación pasa por “un buen período”, que incluyó la visita en abril de Rousseff a China, poco más de tres meses después de asumir el cargo.

“Sobre las relaciones con China yo diría que este fue un año muy positivo. En el comercio tenemos una expansión muy grande, no sé los números finales pero sin duda deben ser un nuevo récord. Y una cosa que nos alegra mucho es el comercio (bilateral) superavitario para Brasil”, señaló.

García, quien fuera también asesor para asuntos internacionales del expresidente Luiz Inácio Lula da Silva entre 2003 y 2010, relativizó la afirmación que muchas veces se hace en su país de que el comercio exterior con China -el mayor socio comercial de Brasil- está muy concentrado en productos primarios.

“Es verdad, pero hasta cierto punto, porque no podemos considerar a la agricultura brasileña como productos primarios. No es como en el pasado una agricultura que es resultado de sol, agua, tierra y mano de obra barata. Es resultado de inversiones en ciencia y tecnología muy grandes, por lo que son productos agrícolas con valor agregado”, consideró.

De cualquier manera, dijo, Brasil quiere enfatizar en su pauta exportadora los productos de naturaleza industrial.

“Ese fue un tema que la presidenta Dilma y el presidente Hu discutieron en el viaje de hicimos a China este año (en abril), y hubo acuerdo”, recordó.

“Saludamos también la disposición de inversiones chinas aquí sobre todo de aquellas que se sitúan en el área industrial y que traen cuestiones relativas a innovación. No queremos simplemente la instalación de fábricas aquí que no traigan la posibilidad de cooperación tecnológica”, dijo.

Sobre la posibilidad de aportes de los países emergentes para dar apoyo a una solución de la crisis financiera en Europa, dijo que, a su entender, la posición brasileña tiene una cierta coincidencia con la posición china.

“Estamos dispuestos a hacer contribuciones vía el Fondo Monetario Internacional (FMI), pero creemos que esas contribuciones deben reflejarse en un cambio en la composición de la gobernanza del FMI. Los votos actualmente en el FMI, como en muchas otras organizaciones internacionales, no refleja la actual correlación de fuerzas en el ámbito internacional”, subrayó.

Por otra parte, resaltó el acuerdo existente entre los dos países para ampliar la coordinación entre los BRICS -Brasil, Rusia, India, China y Sudáfrica- e darle más organicidad al grupo.

“En la reunión de los cinco presidentes en Cannes (en noviembre), el presidente Hu Jintao propuso que los BRICS pudiesen tener más organicidad, e intercambiar más opiniones sobre temas tanto económicos como políticos internacionales, con lo cual estamos totalmente de acuerdo”, afirmó.

Destacó también que los BRICS están ampliando su área de competencia, al buscar coordinar posiciones sobre algunos de los asuntos más problemáticos del escenario internacional.

“En el ámbito político, por ejemplo, hubo una cosa que pasó un poco desapercibida, viceministros de los BRICS se reunieron hace dos o tres semanas en Moscú para acordar en nombre de sus países una posición sobre Oriente Medio”, apuntó.