Destacan analistas desafío de AL ante China tras visita de presidente Xi Jinping

In Noticias, Política exterior by PSTBS12378sxedeOPCH

SANTIAGO, 2 ago (Xinhua) -- Los países latinoamericanos tienen el desafío de construir un discurso común frente al diálogo al que les ha invitado China, señalaron expertos de Chile, Argentina, Dinamarca y China.


SANTIAGO, 2 ago (Xinhua) — Los países latinoamericanos tienen el desafío de construir un discurso común frente al diálogo al que les ha invitado China, señalaron expertos de Chile, Argentina, Dinamarca y China.

En las Jornadas Internacionales, de la Academia Diplomática de Chile, se analizó el viernes pasado el reciente viaje del presidente chino, Xi Jinping a Brasil, Argentina, Venezuela y Cuba y sus posibles repercusiones.

Este evento fue convocado por el Instituto de Estudios Avanzados (IDEA) de la Universidad de Santiago y el Centro de Estudios Latinoamericanos sobre China (CELC), de la Universidad Andrés Bello.

“Tras la visita del presidente Xi Jinping a la región es evidente que América Latina y el Caribe deben identificar, desde su diversidad, aquellos grandes temas que formarán parte del diálogo común con China”, afirmó Fernando Reyes Matta, ex embajador chileno en China y director del CELC.

En su opinión, “las relaciones bilaterales, que ha sido muy fructíferas para ambas partes, ya no es suficiente, es necesario tener una agenda más amplia, más imaginativa y con visión de futuro”.

Agregó que “China nos ha planteado seis áreas de acción común: energía y recursos, infraestructuras, agricultura, manufacturas, innovación científica, tecnologías de la información. Detrás de ellas hay decisiones que se vinculan directamente al discurso político que la región en su conjunto debe tener con China”.

Las Jornadas Internacionales se extendieron durante dos días, enfocadas especialmente sobre la importancia de los BRICS y sus decisiones de crear un banco propio de desarrollo, como también las transformaciones políticas y culturales que ese evento trae al ordenamiento internacional del siglo XXI.

El segundo día de debate, con profesores y alumnos tanto de ambas universidades como de la Academia Diplomática, se profundizó específicamente el papel de China en relación con el futuro de América Latina como conjunto.

Se destacó que, dentro del orden económico dominante, sustentado en el mercado y el capital, surgían formas de desarrollo que se comprometían directamente con lograr más bienestar para su gente y mejor calidad de vida.

En particular, se dijo que los BRICS (Brasil, Rusia, India, China y Sudáfrica) eran expresión de un “segundo Mundo”, donde podía verse un capitalismo alternativo con un fuerte papel conductor del Estado.

“Los BRICS son aún una promesa más que una realidad en acción. Pero no cabe duda que tienen la fuerza de la propuesta nueva y concreta en medio de un mundo que aún no logra establecer el predominio de la multipolaridad”, dijo el profesor César Ross, académico responsable de los estudios sobre Asia y Africa de IDEA.

Por su parte, el profesor Li Xing, de nacionalidad china, director del Center on Development and International Relations de la Aalborg University, de Dinamarca, señaló que el surgimiento extraordinario de China en los últimos años concuerda con una era global de “hegemonía interdependiente”.

Subrayó que América Latina debía construir su propio perfil e identidad en un tiempo donde se está generando un reordenamiento de los intereses y las relaciones internacionales.

Al clausurar la jornada académica, el director de la Academia Diplomática, embajador Juan Somavía, remarcó que “vivíamos un tiempo de incertidumbres y carencia de liderazgos, pero que ello llamaba a plantear ideas nuevas, matrices distintas de desarrollo”.

En tal sentido, aseguró que las proyecciones del diálogo de América Latina con China y los BRICS pueden ser muy fructíferas, no obstante que se avance paso a paso.

Sostuvo que la Academia Diplomática, en su nueva etapa bajo el actual gobierno, se abre a trabajar con todos los sectores académicos del país y del mundo, buscando dar aportes nuevos a las relaciones de América Latina y Chile con los poderes reales que determinarán el devenir del siglo XXI. F