EEUU debe abandonar la fantasía de la contención

In Noticias, Política exterior by PSTBS12378sxedeOPCH

BEIJING, 1 jun (Xinhua) -- El secretario de Defensa de Estados Unidos, Chuck Hagel, planteó en Singapur este sábado el importante tema de la estabilidad regional en el foro del Diálogo de Shangri-La, pero su propuesta para una confrontación colectiva contra China no resulta una solución adecuada.


países por su propia codicia, fue contada con detalles exagerados por el secretario estadounidense de Defensa un día después que su aliado Japón cantara “una preciosa oda a la paz”.

Con la mentalidad de suma cero y el gran temor de perder su credibilidad y liderazgo entre sus aliados, Estados Unidos actúa como si la contención de China fuese la única manera efectiva de proteger sus intereses y mantener la estabilidad regional.

Sin embargo, la fortalecida alianza militar contra China no contribuye a la estabilidad regional que aboga Estados Unidos, sino que constituye una acción provocadora y hostil que incrementa la tensión regional.

La estabilidad en la región Asia-Pacífico podrá lograrse únicamente cuando Estados Unidos y China unan sus esfuerzos para construir una estructura de seguridad acorde con los intereses del otro y que respete sus derechos legales.

Ya es hora de que Estados Unidos abandone su fantasía de la contención, trate a China de igual a igual y justamente, y comience a trabajar constructivamente en pos de una verdadera estabilidad en Asia-Pacífico.

China, que ha disfrutado del rápido desarrollo gracias al entorno regional pacífico, del cual también Estados Unidos se beneficia, ha contribuido a cambio al crecimiento económico y el desarrollo social de los países vecinos.

Una China próspera y amante de la paz ha demostrado ser un factor estabilizador importante y una fuerza motriz para el crecimiento regional durante los últimos años.

Estados Unidos debe trabajar con China para superar sus diferencias y dificultades para alcanzar el consenso y centrarse en los beneficios mutuos, ya que es la única opción responsable y sensata si Washington busca verdaderamente la prosperidad a largo plazo para su pueblo y los pueblos del mundo.