El diálogo económico y estratégico China-EEUU, una coalición en medio de humo de pólvora

In Noticias, Política exteriorby PSTBS12378sxedeOPCH

El comercio será uno de los temas de importancia que abordarán en la segunda ronda del diálogo económico y estratégico entre China y Estados Unidos programado para celebrarse en Beijing del 24 al 25 de mayo, según comientan expertos. EEUU ha venido realizando cada vez más investigaciones antidumping sobre los productos chinos además de tomar numerosas medidas de auxilio comercial dirigidas contra China, lo que ha atraído la atención de diversas partes. Algunos funcionarios y estudiosos estadounidenses creen que aunque el diálogo China-EEUU ya tiene un olor a pólvora, la cooperación debe ser la tendencia principal.


Wang Qishan, representante especial del presidente chino Hu Jintao y vice primer ministro, y Dai Bingguo, Consejero de Estado, y Hillary Clinton, representante especial del presidente Barack Obama y secretario de Estado, y Timothy Geithner, secretario de Tesoro, copresidirán el diálogo. La parte china ha declarado que ambos lados intercambiarán opiniones de manera amplia y profunda sobre los problemas de carácter estratégico, prolongado y general concernientes al desarrollo de las relaciones bilaterales. No pocos expertos estadounidenses consideran que la tasa de cambio de la moneda china y el comercio bilateral son temas importantes que abordarán.


El comercio bilateral es un desafío para las relaciones entre ambos países, afirmó Ron Kirk, representante al diálogo económico y estratégico China-EEUU, en un foro de “Semana de Comercio Mundial” organizado por US Chanber of Commerce en Washintong. “Nos enfrentamos a desafíos. Este fin de semana viajaremos a Beijing para asistir al diálogo económico y estratégico. En la delegación de EEUU están incluídos 11 miembros del gabinete. Tendremos una oportunidad para dialogar con la parte china sobre los más importantes temas de las relaciones bilaterales y sobre los desafíos. También se trata de una plataforma para que el secretario de Comercio Gary Faye Locke y yo hagamos consultas sobre los problemas más concretos”, dijo el funcionario.



El problema más importante a que se refiere Ron Kirk es el comercio entre ambos países. Recientemente, algunos estadounidenses han venido armando un gran alboroto alrededor del problema. La Oficina del Representante Comercial de EEUU hizo público el 30 de abril el informe de investigación especial no.301 de 2010 sobre la protección del derecho intelectual en 77 países socios comerciales. El informe incluye 11 países entre otros China y Rusia en la nómina de los países bajo vigilancia especial. Además EEUU ha tomado numerosas medidas de auxilio comercial dirigidas contra los productos de China. A partir de febrero de 2010, un grupo de parlalmentarios y economistas estadounidenses han intentado provocar una nueva ronda de disputas en el comercio bilateral. Un investigador del Fondo Carnegie para la Paz Internacional ha pronosticado que aumentarán las fricciones comerciales entre ambas partes. “Creo que se intensificarán las fricciones comerciales en el ámbito global y la situación empeorará antes de que los principales miembros del sistema comercial internacional lleguen a un concenso de resolución a largo plazo”, afirmó.

Según otros anslistas, la cooperación sigue siendo la tendencia principal, que ha sido corroborada a través de los numerosos contactos que han entablado los dignatarios de ambos países. Al visitar Beijing a principios de mayo, el consejero del departamento de Comercio de EEUU, Kirk, expresó su deseo de fortalecer la cooperación con China para promover la recuperación económica global. Antes de su visita a China para participar en la segunda ronda del diálogo, el secretario de Comercio Gary Faye Locke dijo que la investigación sobre los productos chinos no es la tencencia principal en el comercio bilateral. “Hemos intercambiado opiniones con funcionarios chinos sobre el problema y les hemos explicado que no es el gobierno estadounidense el que ha presentado los casos de investigación comercial. Esta no es la política del gobierno estadounidense. Ha sido presentada por algunas compañías del país y no está dirigida solamente contra los productos chinos. Los similares pleitos influyen otros países tales como México, Francia, Gran Bretaña, Canadá o Japón. La secretaría de Comercio debe hacer investigaciones sobre los casos que han presentado. Lo que quiero reiterar es que menos del 3 por ciento de las mercancías chinas ha sido afectado por las fricciones”, dijo.


La revista International Bank and Finance ha explicado las dos causas de los déficits comerciales de EEUU. Primero, muchos países cuentan con superávits comerciales y hay que buscar las causas de los enormes déficits de EEUU en símismo. Segundo, si los numerosos depósitos de ahorro en Asia han causado los fabulosos déficits, “porqué no logran hacerlo en otros países? Por eso, la punta de lanza no debe dirigirse a una determinada zona o país, dijo Albert Keidel, experto del Consejo del Atlántico y ex funcionario del departamento de Finanza de EEUU. El atribuir los déficits de EEUU a China no es lógico ni sensato, agregó.



Según Albert Keidel, EEUU es el segundo socio comercial de China y viceversa. Ninguno de los dos sale ganando de la disputa comercial, que podría conducir a un receso económico a escala mundial. Los funcionarios de ambos países han dado indicios positivos antes de la seguda ronda del diálogo. Hay que evitar las fricciones en busca de ganancias beneficiosas para ambos lados con el fin de promover el el desarrollo del comercio bilateral. (Pueblo en Línea)

20/05/2010