Envío de buque de investigación científica EEUU al Mar Meridional China, acción “más desafiante”, medio Hong Kong

In Noticias, Política exterior by PSTBS12378sxedeOPCH

Poco después del accidente del buque estadounidense “Impeccable”, otro barco de investigación científica de EEUU llegará a las aguas cercanas a China en la próxima semana. El rotativo de Hong Kong, “Nan Hua Zao Bao”, ha publicado un artículo sobre el problema. Afirma que el que un barco estadounidense realice operaciones, sin la autorización china, en la zona económica especial china, es peligroso. Esto provocaría incidentes en la actual época sensible, e incluso podría dar origen a una nueva confrontación. Los responsibles de esta operación de exploración científica estadounidense debe solicitar el permiso de China para no provocar problemas. Los siguientes son extractos de la nota:


Un barco de investigación científica llegará a las aguas cerecanas a China, lo que podría provocar una nueva confrontación en esta zona. Hace menos de un mes, algunos barcos chinos se enfrentaron a un buque de espía de la Armada de los Estados Unidos en las aguas cercanas a la Isla de Hainan de China.


Parte de la investigación del barco estadounidense se realizará en la zona económica especial china, ubicada dentro de las 200 millas marítimas de distancia de la costa china.



De acuerdo con los expertos en la ley marítima, la entrada del mencionado barco de EEUU en la zona económica china es más desafiante que las actividades ilícitas del “Impeccable” que condujeron a la confrontación entre los barcos de ambos países. El Pentágono hizo público el vídeo del incidente grabado desde el “Impeccable” para justificar sus actividades ilícitas.





El investigador del Instituto de Defensa y Estratégia de la Universidad Tecnológica Nanyang de Singapur, Sam Betman, dijo que los hechos demostrarán que la próxima actividad resultará más polémica que las acciones militares. “Me es sorprentende … ya que esto se ve más desafiante. De acuerdo con la Convención de las Naciones Unidas sobre el Derecho del Mar, las actividades de esta índole están prohibidas a menos que el país a que pertenece la zona económica especial, lo autorice. Los barcos que realizan operaciones en la zona económica especial china serán interceptados, retenidos e incuso sancionados de acuerdo con la ley”, dijo.





La Convención de la ONU establce que todo Estado tiene derecho a establecer la anchura de su mar territorial hasta un límite que no exceda de las 12 millas marinas, además de la zona económica exclusiva que no puede extenderse más allá de las 200 millas marinas contadas desde las líneas de base a partir de las cuales se mide la anchura del mar territorial. Los EEUU no ha aprobado la participación en la Convención de la ONU sobre el Derecho del Mar.





Al realizar actividades en las aguas de China sin autorización, el barco de investigación científica de EEUU será involucrado en problemas, dijo Michael Ashny, analista del Consejo de Protección de Recursos Naturales de Nueva York. “Indudablemente, la ley de China sobre la protección del medioambiente del mar es aplicable para su zona económica especial, y de acuerdo con la Convención de la ONU, China tiene el derecho de aplicar su propia ley”, agregó.





Según la Convención de la ONU, en la zona económica exclusiva, el estado ribereño tiene derechos de soberanía para los findes de exploración y explotación, conservación y administración de los recursos naturales, tanto vivos como no vivos en las aguas suprayacentes al lecho y del lecho, y el subsuelo del mar,





Los barcos de EEUU no deben provocar disturbios en el mar diplomático



Un barco de investigación científica de EEUU que navega al Mar Meridional de China y el estrecho de Taiwan da origen a disputas en la organización de protección medioambiental y encarna el peligro de provocar un conflicto diplomático entre EEUU y China



El barco de investigación Marcus G. Langseth, enviado por el Observatorio Lamont-Doherty de la Tierra adscrito a la Universidad de Comunbia, planea realizar investigaciones en las cercanías de las provincias merdionales chinas. Sin embargo, es notable que estas actividades que se realizarán sin permiso de China en su zona económica especial correrán el riesgo. Es posible que las actividades provoquen accidentes. En marzo, un barco de la Armada de EEUU y varios navíos chinos se enfrentaron en la zona económica especial china, accidente que ha provocado disputas entre Beijing y Washington.



Los responsables de esta investigación científica deben pedir permiso de China para evitar posibles problemas.



La investigación está destinada a dibujar un mapa topográfico submarino y estudiar el proceso de cambios geológicos causados por el terremoto y mareremoto. La mayoría del trabajo se realizará en las costas de las filipinas. Es posible que el barco entre en la zona económica especial de China. Es notable que estas actividades no tienen el permiso de China, a pesar de que han sido autorizadas por los gobiernos japonés y filipino.



La posición de Beijing sobre su zona económica especial mostrada en el accidente del “Impeccable” debe hacer a los científicos estadounideses premeditar las posibles consecuencias de sus actividades. Beijing ha acusado a EEUU de violar la ley internacional y la ley china en sus actividad ilícitas en dicha zona. Por eso, si Beijing no ha concedido el permiso al navío Marcus G. Langseth, esto se debe a que China sospecha sus actividades. Según la Convención de la ONU sobre el Derecho del Mar, hay que solicitar el permiso de los países pertimentes para las investigaciones marítimas civiles en la zona económica especial.



¿Cuanto tiempo durará la distención en el mar?



El rotativo chino “China Daily” ha afirmado que “ha terminado el enfrentamiento de EEUU y China en el mar”. Quizá esta declaración proveniente de Beijing podría dejar a los países de la región dar un suspiro, sin embargo, los analistas que siguen de cerca la situación en este mar todavía están preocupados de que este no es sino un fenómeno momentaneo. El Mar Meridional de China sigue siendo una zona complicada y preocupante.



Hace dos semanas, en las aguas a 120 kilómetros de distancia de la Isla de Hainan de China, ocurrió el enfrentamiento entre un barco de espionaje de la Armada de EEUU y cinco naviós civiles chinos, considerado como un accidente extraño. Cuando los barcos pesqueros chinos se acercaban al Impaccable, los marineros del buque estadounidense usaron la manguera para atacar a los tripulantes de los barcos chinos, que quedaron vestidos solo de traje interior cuando se acercaban al navío de EEUU.



En medio de las acusaciones de Beijing, el Pentágono envió un destructor a la zona del accidente para que el Impaccable continuara su actividad de espionaje, siguiendo la pista de submarinos con el radar sumergido en el mar y reuniendo informaciones que necesitan las flotas de submarinos estadounidenses.



Quizá la tensa situación ha pasado, pero el acontecimiento ha revelado el peligroso y prolongado problema de disputa en esta zona marítima. China ha establecido una base en la zona meridional de la Isla de Hainan para desarrollar sus submarinos. Por su parte, EEUU está decidido a mantener su posición como la potencia militar número uno en esta región.



Los barcos pesqueros chinos intentaban emitir la siguiente señal de advertencia a los intrusos estadounidenses: las zonas marítimas cercanas a la Isla de Hainan de China no es el golfo de México por donde los EEUU “puede entrar y salir a su antojo”, dijo un general retirado chino.



Según comentan los expertos, de acuerdo con la Convención de las Naciones Unidas sobre el Derecho del Mar, las zonas marítimas cercanas a la Isla de Hainan son iguales que las del golfo de México, y los buques de la Armada de China pueden navegar en las aguas de la zona económica de EEUU tal como lo ha hecho la Armada estadounidense en el Mar Meridional de China durante las últimas décadas. Sin embargo, EEUU debe estar consciente de que la emergencia del ejército chino significa que todas las actuvidades estadounidenses en las zonas marítimas cercanas a China están bajo una vigilancia cada vez más intensa. (Pueblo en Línea)





26/03/2009