Institutos Confucio prestarán más atención a la satisfacción de necesidades prácticas de sus alumnos

In Noticias, Política exterior by PSTBS12378sxedeOPCH

La VII Conferencia Mundial de Institutos Confucio se inauguró este domingo en Beijing, la capital de China. Más de 2000 representantes de 108 países y regiones asisten al evento que girará en torno a la "promoción de los Institutos Confucio en las universidades y comunidades". Liu Yandong, consejera de Estado y presidenta del Consejo de la Sede del Instituto Confucio, manifestó en el discurso de inauguración que los Institutos Confucio deben combinar la enseñanza del idioma con el desarrollo de la futura profesión de los estudiantes.


Al mencionar al Instituto Confucio, es fácil recordar las historias sobre los viajes de Confucio a diferentes estados hace 2000 años. Hoy día, estos centros tienen presencia en todo el mundo y se han convertido en embajadores del idioma y la cultura chinos. Desde que se estableció el primer Instituto Confucio, en 2004, en Corea del Sur, se han creado más de 400 Institutos Confucio y más de 500 Salones Confucio en todo el mundo. Con el propósito de intercambiar experiencias y fortalecer la colaboración y la comunicación, la conferencia anual de Institutos Confucio ofrece una plataforma para todos los centros de enseñanza de su tipo a nivel mundial.

Liu Yandong tomó como ejemplo la historia de Anteo, hijo de la tierra en la mitología griega. Dijo que los Institutos deben basarse en las condiciones locales y satisfacer las necesidades de aprendizaje de cada pueblo. Manifestó que frente a las distintas características y necesidades de los estudiantes, los Institutos Confucio deben tener un desarrollo específico.

“Hacemos esfuerzos para convertir a la mayoría de los Institutos Confucio en centros para la enseñanza del chino, centros formadores de maestros y para la certificación del examen chino. También necesitamos alentar el establecimiento de institutos que se caractericen por la enseñanzas de negocios, medicina tradicional china, artes marciales, así como gastronomía y turismo. ”

Liu manifestó que la sede de Institutos Confucio empezará 7 proyectos clave el próximo año, entre los que se incluye la instalación de la especialidad de chino para la formación de maestros de este idioma a través de la cooperación con algunos colegios y universidades, y la creación de un sistema que ofrecerá oportunidades de practicar en el extranjero a los maestros de chino. Además, se trabaja para implementar un proyecto docente único a nivel internacional para la enseñanza del idioma chino, lo que fortalecerá la construcción de la red de Institutos Confucio, y se organizarán más competiciones como Puente del chino.

La tendencia principal del desarrollo de los Institutos Confucio es incrementar aún más la calidad de la educación a través de la construcción y la administración conjunta. Este año más de 300 Institutos Confucio planificaron proyectos con estas características. Los institutos de la Escuela de Economía y Ciencias Políticas de Londres y la Universidad de Michigan prestan atención a los negocios, mientras tanto, los de la Universidad del Canal de Suez y la Universidad de Nairobi combinan la enseñanza del chino con la formación profesional y se dedican a capacitar personas para trabajar en las empresas locales.

Reconocidos especialistas, encabezados por John Dewey y Hu Shi, crearon el Instituto de China en América, una organización no lucrativa, cuyo propósito es fortalecer el entendimiento del pueblo estadounidense sobre China. El Instituto Confucio de dicha organización es uno de los primeros en EE. UU. Sara Judge McCalpin, presidenta del Instituto de China en América, se refirió a los resultados del Instituto Confucio:

“Cierta vez cuando hice un viaje a China con algunos educadores norteamericanos, recibí una llamada de mi hijo, un alumno de secundaria en aquel entonces. No pudo esperar para decirme que, en la clase, su maestro de chino le enseñó un poema: Delante de la cama la luna brilla. Encima de la escarcha está la duda. Miro arriba y hay luna llena. Miro abajo y añoro mi tierra natal. El maestro también dijo que cada año millones de estudiantes recitan este poema en China. Eso sorprendió mucho a mi hijo, porque se dio cuenta de que estaba compartiendo la misma experiencia que los niños chinos. Desde entonces, se forjó una imagen en mi cabeza: a través de Institutos Confucio, construimos un puente de entendimientos entre los idiomas y culturas de todo el mundo. ”

Se necesitan más esfuerzos como los de Sara Judge McCalpin y sus colegas para continuar extendiendo este puente de compresión. Esta edición de la Conferencia de los Institutos Confucio discutirá contenidos como la planificación del desarrollo, la evolución de la calidad en la enseñanza de estos centros y la construcción de su modelo. Los asistentes al evento creen que esta oportunidad posibilitará el más maravilloso de los viajes al mundo a través de los Institutos Confucio.