La cooperación entre el “dragón” y el “elefante” es la opción más racional

In Noticias, Política exterior by PSTBS12378sxedeOPCH

A seguido del despegue de China y la India, la comparación del desarrollo de ambos países ha devenido referente continuo en años recientes. Algunos medios informativos occidentales han inflado la supuesta competición entre el dragón y el elefante, así como entre el dragón y los “tigres,” y han creado la “perspectiva” de futuros conflictos entre China y la India.


Por ejemplo, una famosa revista británica publicó recientemente un artículo de portada con un atractivo título que afirmaba que China y la India son rivales en Asia en muchos aspectos, y que ambas se sienten atemorizadas por estar rodeadas y aisladas por la otra.

Es evidente que en términos de desarrollo de China y de relaciones chino-indias, algunos occidentales y sus medios de prensa viven apegados al pensamiento al uso. Tienden a exagerar excesivamente las diferencias entre los dos países en cuanto a ideología y valores, se adhieren al concepto geopolítico obsoleto de que dos potencias vecinas están condenadas a ser rivales, y que incluso son propensas a sacar ventajas de terceros en esa rivalidad. Tales visiónes no sólo son anticuadas, sino que también marchan contrarias a la historia y a la realidad del desarrollo de las relaciones chino-indias.

 

Las relaciones entre China y la India, los dos mayores países de Asia, han continuado progresando en el nuevo siglo. En junio de 2003, los líderes de los dos países firmaron la “Declaración de Principios para las Relaciones y la Cooperación Integral entre China y la India,” la cual marca una nueva etapa para el desarrollo versátil de las relaciones bilaterales.

 

En 2005, China y la India declararon en conjunto una sociedad estratégica para la paz y la prosperidad. Hoy, los dos países disponen de varios tipos de canales de comunicación bilateral, tales como diálogos, defensa y consultas estratégicas de seguridad, las reuniones de representantes especiales para el tema fronterizo y sostienen intercambios fluidos en varias áreas y a diversos niveles.

 

Para decirlo de manera objetiva, las relaciones chino-indias han experimentado algunos altibajos y aún quedan temas pendientes. Sin embargo, ambos lados están trabajando juntos para eliminar estos obstáculos. A juzgar por la tendencia de desarrollo del mundo, el desarrollo y la cooperación pacíficos son la corriente principal hoy. Las relaciones chino-indias no pueden salirse de la corriente principal, y ninguno de los dos lados está dispuesto a desviarse de ella.

 

Los líderes de los dos países y algunas personas con visión de futuro comprenden que China y la India son grandes países en vías de desarrollo con intereses comunes. El requisito previo para desarrollar las relaciones chino-indias descansa en no verse mutuamente como amenaza, partiendo de la base de los “cinco principios de la coexistencia pacífica.”

 

El desarrollo sano de las relaciones es beneficioso para ambos lados, así como para Asia y el resto del mundo. Estos intereses comunes son la clave para solucionar diferencias y conflictos entre los dos países y para promover las relaciones bilaterales. Es normal que haya competición entre ambos en el mercado global, pero la competición no significa confrontación. China y la India tienen sus propias ventajas y desventajas, así que pueden aprender una de la otra, demostrando sus propias ventajas especiales.

 

Asia y el mundo tienen bastante espacio para que ambas crezcan.

 

El desarrollo de los dos países se corresponde con sus intereses comunes y también es una opción racional para ambas partes. (Pueblo en Línea)

 

09/10/2010