Latinoamérica y la Iniciativa OBOR Eduardo G. Leguizamón Astudillo, Abogado argentino, LLM, Heidelberg Universität y Universidad de Chile, Investigador en Derecho Internacional Público y Relaciones Internacionales, Centro Heidelberg para América Latina en Santiago de Chile, dependiente de la Heidelberg Universität en Alemania.

In Estudios, Política exteriorby Xulio Ríos

A partir del año 2013, la RPChina intenta llevar a cabo su proyecto de comercio e integración denominado Nueva Ruta de la Seda del Siglo XXI, o Iniciativa OBOR (One Belt, One Road). El proyecto OBOR, bien puede recrear una visión Sinocéntrica del orden internacional por parte de China. La región de América latina y el Caribe (ALC), también puede llegar a participar de este Proyecto, mediante la política de Asociación Estratégica con China y las diversas obras de infraestructura que esta proyecta construir, entre otras, el Corredor Bioceánico, conectando el Pacífico con el Atlántico.

  1. INTRODUCCIÓN

Desde el año 2013, la RPChina persigue su proyecto llamado Iniciativa OBOR (One Belt, One Road), con el cual China pretende alcanzar varias finalidades. Entre dicho fines, se puede mencionar, el fortalecer su economía extendiendo el comercio a través de una red de comunicaciones, con la cual vastas regiones se verían expuestas a una fuerte presencia e influencia china, no sólo en lo comercial, sino incluso a nivel político y estratégico.

América Latina y el Caribe no está exenta de formar parte de esta red que China pretende construir, pues la región de ALC constituye una de las principales fuentes de materias primas que China necesita para sostener su economía. Por su parte, la región de ALC (América Latina y el Caribe) también puede sacar provecho de esta Iniciativa china, no sólo para sostener un crecimiento económico, sino para poder diversificar su economía y no ser sólo fuente de materia prima.

En el presente trabajo, se analizará la política exterior de la RPChina, así como el interés chino en mantener una presencia en el Asia Pacífico, y ALC, pudiendo extender su proyecto OBOR  más regiones.

  1. OBOR Y TIANXIA

El documento que sintetiza la Iniciativa One Belt, One Road (OBOR), se denomina Visión y Acciones en conjunto, tendientes a la construcción del Cinturón Económico de la Seda y de la Ruta Marítima de la Seda del Siglo XXI (Vision and Actions on Jointly Building Silk Road Economic Belt and 21st Century Maritime Silk Road). Dicho documento fue redactado por la Comisión de Reforma y Desarrollo Nacional China, en conjunto con el Ministerio de Relaciones Exteriores y el Ministerio de Comercio. El documento fue ratificado por el Consejo de Estado Chino en mayo 2015[1].

El documento sintetiza la Iniciativa OBOR, que tiende a promover la cooperación comercial entre Asia, Europa y África, a través de una red de vías terrestres, marítimas y ferroviarias, agrupadas en una serie de corredores o franjas de desarrollo e intercambio comercial.

Si bien la sede central para la coordinación del funcionamiento de este sistema de redes que componen la Iniciativa OBOR se encuentra en Beijing, el proyecto en sí es presentado como un marco para el desarrollo global, y no como un proyecto que  persiga exclusivamente la hegemonía china a nivel regional o global.

La política exterior china se encuentra íntimamente relacionada con sus intereses  domésticos. La Iniciativa OBOR posee una estructura piramidal en su organización, que la hace ser un proyecto en el que, la toma de decisiones se hace de manera sumamente centralizado, y en el que se interconectan las necesidades tanto nacionales, regionales, y globales con las necesidades domésticas de la RPChina.

De este modo, la Iniciativa OBOR es ante todo un proyecto que se focaliza en el crecimiento y desarrollo económico, desarrollando una infraestructura de transporte eficiente, que comprende una serie de redes, que conectan a la economía china con distintos proveedores de materias primas y mercados, tanto a nivel regional como global.

La Iniciativa OBOR le brinda diversos beneficios a China. Por un lado, y dada la crisis financiera en EE.UU y Europa, la Iniciativa OBOR sirve a China como uno de los mecanismos capaces de estimular la economía china, manteniendo una estabilidad tanto económica como política de su sistema, al permitirle diversificar sus mercados.

Por otro lado, y a nivel doméstico, la Iniciativa OBOR busca modernizar tanto la infraestructura como la economía de las remotas provincias occidentales chinas, tan distantes de los principales polos de desarrollo de la RPChina. De este modo, y por medio del proyecto OBOR, los grandes centros industriales chinos quedan conectados a la región occidental china y de allí a Asia Central y al mundo en general.

La Iniciativa OBOR constituye así una respuesta a una dependencia y vulnerabilidad que China percibe respecto al mundo exterior. Indirectamente el proyecto OBOR provoca una reevaluación de su propio rol frente al mundo. De allí, que con el proyecto OBOR se haya reavivado el debate acerca de la concepción china del mundo basada en el Sinocentrismo, conocida en China como Tianxia (Todo bajo el Cielo), así como la concepción imperial del sistema de Estados o Reinos tributarios, con los que la China Imperial ordenaba sus relaciones exteriores[2].

A su vez, el sistema de redes de cooperación comercial y financiera interconectadas, que generará el proyecto OBOR, obligará en algún momento a que, la RPChina se comprometa con la seguridad regional, extendiendo el mandato de sus fuerzas armadas, para proteger así las líneas comerciales de distintos tipos de ataques que estas pudieran sufrir. Esto puede provocar tensiones a nivel regional con otros Estados, que sientan que sus intereses pueden verse amenazados por esta acción china.

La Iniciativa OBOR conducirá a que la RPChina defina nuevamente su rol en el mundo, así como defina la concepción que posee del orden mundial. La política exterior china sigue los denominados Cinco Principios de Coexistencia Pacífica[3], por los que la RPChian no persigue alcanzar hegemonía ni poseer un rol de liderazgo en la escena internacional. Estos Principios de Coexistencia Pacífica, se contraponen con el debate a nivel internacional acerca de la renovada confianza en sí misma por parte de China y su visión Sinocéntrica del orden mundial.

De acuerdo a algunos académicos, tres serían los factores que precipitaron el ascenso chino hacia el status de potencia global. En primer lugar se encuentra el fin de la Guerra Fría en 1989, lo que ante la visión china, generó un orden mundial multipolar, en el que la RPChina constituye uno de los principales centros de poder. El segundo acontecimiento que se puede mencionar, es el ataque al WTC (World Trade Center) del 11 de septiembre 2001, lo que provocó en el mundo un esfuerzo mancomunado para combatir el terrorismo, acercando a la RPChina a los EE.UU. para cooperar en dicho esfuerzo. Finalmente, se puede mencionar la crisis financiera del 2007/2008, con la que se puso de manifiesto que el poder financiero se había trasladado desde Occidente hacia Oriente en su conjunto, hecho que le brindó a la RPChina mayor confianza y seguridad en sí misma en la escena internacional.

De los acontecimientos mencionados anteriormente, el Fin de la Guerra Fría, generó un orden mundial multipolar para la visón china. Sin embargo, para la visión Euro-Atlántica, el Fin de la Guerra Fría generó un mundo unipolar, siendo los EE.UU. el centro del poder mundial. Por su parte, la crisis financiera del 2007/2008, y la percepción de un declive en el poder de los EE.UU., ha generado la conceptualización de lo que se ha llamado un orden mundial no polar. Ambos conceptos, la concepción del mundo unipolar como el mundo no polar, mantienen a los EE.UU. como el centro del poder político mundial, de acuerdo a la visión china. Así el modelo del mundo unipolar, coloca a los EE.UU. en la preeminencia del poder y la política mundial. Por otro lado, el modelo del mundo no polar, introduce una nueva pluralidad de actores no estatales, que efectivamente sirven de contrapeso ante cualquier nuevo centro de poder que pudiera surgir. Este modelo del mundo no polar, conserva a los EE.UU. como el abanderado de la política mundial, aunque ya no lo considera en su rol de superpotencia.

Por su parte, el concepto de la multipolaridad constituye aún uno de los principios por los que se rige la política exterior de la RPChina. Si bien el concepto de multipolaridad ha sido atribuido originalmente a Deng Xiaoping, fue oficialmente introducido como tal por Jiang Zemin ante el XIV Congreso del Partido en 1992. De acuerdo a la definición dada por el Ministerio de Relaciones Exteriores, el concepto de multipolaridad se opone los conceptos de hegemonía de política del poder. La multipolaridad tiende a alcanzar “un nuevo orden económico y político internacional justo y equitativo”, contribuyendo a “la paz y al desarrollo[4].

El concepto de orden mundial multipolar contempla cinco polos de poder, a saber, los EE.UU. Europa/UE, Rusia, China y Japón. En el año 2001 Hu Jintao asoció el concepto de multipolarización con la idea de “democratización” del sistema internacional, que otorga iguales derechos de participación a todos los actores estatales, sin tomar en cuanta si nivel de desarrollo económico o su sistema político[5].

El concepto de democratización de las relaciones internacionales fue adoptado oficialmente como parte integral de la política exterior china, en el XVI Congreso del Partido celebrado en 2002[6].

En la práctica, la RPChina parece haber reconocido que el orden mundial posterior a la Guerra Fría, se estructura con una superpotencia y varias otras grandes potencias. A su vez, en lugar de intentar reemplazar el aún predominante orden unipolar, liderado por los EE.UU., la RPChina propone la construcción de un mundo armónico (hejie shijie), que pueda superar la estructura polar del sistema internacional[7].

Frente a la crisis financiera de 2007/2008, la elite policía china ha comenzado a reinterpretar las distintas constelaciones del poder global, adaptando sus propias concepciones según las mismas. Así, en 2012 Xi Jinping acuño el término de Sueño Chino (Zhongguo meng). El concepto de Sueño Chino representa un modelo de desarrollo tanto para China como para el mundo, mostrando un paralelismo singular con los conceptos de sociedad armónica y mundo armónico[8]. El concepto de sociedad armónica hace referencia a un modo chino de buena gobernanza:

El concepto de armonía fue oficialmente presentado como uno de los principios guías de las relaciones internacionales en la Cumbre que se celebró en 2005, para conmemorar los 60 años de la ONU como organismo internacional. Este concepto de armonía reemplazó así el antiguo concepto chino de un mundo mejor, formulado por Jiang Zemin en el 50 aniversario de la ONU[9].

El concepto del Sueño Chino, combina tanto el ámbito doméstico como el ámbito global de la armonía, y se dirige simultáneamente a dos esferas, tanto a los distintos actores dentro de la sociedad china, como a los miembros de la comunidad internacional.

El concepto de Sueño Chino bien puede ser asimilado con el concepto del Sueño Americano, a pesar de existir una diferencia básica entre ambos conceptos. Mientras que ambos conceptos hacen referencia a que, cada uno puede alcanzar sus objetivos trabajando duro, el concepto de Sueño Chino no se restringe a la idea de territorio, a pesar de tener sus raíces en la misma tradición china. Así el concepto chino, bien puede aplicarse a un contexto regional asiático y eventualmente a la sociedad mundial. Esto mostraría de alguna manera que China se ha encaminado para alcanzar el status de potencia global.

La RPChina mantenía una actitud de reticencia a involucrarse en los asuntos que hacen a la gobernanza global. Sin embargo, en los últimos tiempos dicha actitud ha ido cambiando hacia una activa participación en asuntos regionales como globales. De este modo, la RPChina ha descubierto la manera de, poder alcanzar sus objetivos nacionales mediante un incremento en la cooperación internacional y una mayor integración en el comercio internacional.

Por un lado, el concepto de mundo armónico ha recibido críticas por ser percibido como una manera de querer modificar las normas y patrones internacionales mediante principios derivados de la gobernanza doméstica china. Sin embargo, por otro lado, la idea de un sueño común de riqueza y poder, resulta muy atractivo para algunas de las potencias emergentes, como pueden ser Rusia, Sudáfrica, Brasil.

El Sueño Chino consiste ante todo en recuperar el status de gran potencia mundial desde una posición central. La forma de lograrlo, es mediante medios pacíficos, evitando errores de otras potencias e imperios. Este Sueño Chino se encuentra íntimamente ligado a viejos principios derivados de la historia y filosofía chinos.

Hasta las llamadas Guerras del Opio a mediados del siglo XIX, para China, las relaciones internacionales se manejaban bajo el concepto de Tianxia, es decir, Todo bajo el Cielo, en el que China ocupaba el lugar central del mundo civilizado, y sus relaciones con el mundo exterior se llevaban a cabo siguiendo un sistema de tributo o vasallaje. Este sistema establecía un orden piramidal o jerárquico, en el que el Emperador ocupaba la cúspide. Los demás Estados o actores internacionales se ordenaban en relación a China, teniendo en cuenta su posición geográfica, así como el grado de asimilación de normas y valores chinos[10]. Estos actores internacionales se ubicaban en círculos concéntricos alrededor de China, que representaba el poder central, personificado por el Hijo del Cielo.

Así, el concepto de Tianxia representaba mucho más que la idea de Imperio, representaba en conjunto dos ideas, la de Estado-Imperio como la idea del Mundo Civilizado[11]. Para China, el concepto de Tianxia, es un concepto de soft-power, que no involucra la idea de expansión militar o control directo de territorios conquistados. El concepto de Tianxia implicaba el reconocimiento implícito o explícito de la autoridad del Emperador chino por parte de los actores internacionales, como requisito previo para cualquier tipo de intercambio que estos desearan con el Imperio del Centro. De esta manera, China no cobraba tributo a sus vasallos, sino que entablaba relaciones comerciales simbólicas, las que se han denominado tributo. Así, China se representaba así misma como una potencia pacífica y benevolente tanto a nivel regional como global.

Desde la crisis financiera de 2007/2008, académicos chinos han comenzado a reevaluar el concepto de Tianxia en contraposición con el Sistema de Estado-Nación de Westphalia. Inmediatamente se ponen de relieve las distintas presunciones desde donde parten ambos conceptos. Mientras que para el Sistema de Westphalia, el orden internacional es anárquico, en el que los Estados-Naciones compiten entre sí, y las guerras y conflictos son el resultado de una ausencia de un código ético de conducta, el sistema de Tianxia se presenta como un orden jerárquico y como tal estable, apto para aplicarse a la realidad del siglo XXI como un modelo de gobernanza global.

En la práctica diplomática, sin embargo, la RPChina no aplica el concepto de Tianxia, pero sí hace referencia a la idea de un “mundo armónico”, introducida por Hu Jintao en 2005[12]. El concepto de “mundo armónico” parte de la existencia y permanencia de Estados-Naciones soberanos e independientes, que constituyen los principales actores en las relaciones internacionales. Este concepto, en lugar de crear o idear una autoridad supranacional y mundial, a la que los Estados-Naciones transfieran su soberanía, insiste en la permanencia de los Estados-Naciones soberanos e independientes, que permitan una convivencia internacional pacífica entre diversas tradiciones y civilizaciones.

De este modo, se puede observar que el concepto de Westphalia de Estado-Nación soberano ha tenido un efecto perdurable en la conciencia china y en su posicionamiento a nivel internacional, en especial en relación con Occidente. Sin embargo, la autopercepción china de Estado Civilizador, pone de manifiesto su legado imperial. De acuerdo al intelectual Zhang Weiwei, un Estado civilizador, a diferencia de un Estado-Nación, no se fundamenta en la expansión militar, tampoco copia modelos de otros Estados o Imperios, sino que se guía por principios que le son propios y distintivos, derivados de su tradición cultural y patrones históricos[13].

Por otro lado, también es necesario tener presente el concepto elaborado por Deng Xiaoping de Modelo Chino[14], el que consiste en un modelo pragmático y flexible de desarrollo, que integra principios de economía de mercado, en el marco de una economía planificada, y que promueve un crecimiento económico acelerado. El Modelo Chino se contrapone al denominado Consenso de Washington, que promueve un desarrollo nacional en el marco de una economía de mercado, y que se lo presenta al mundo como una alternativa de desarrollo. Teniendo en cuenta estos dos modelos, se puede observar que la Iniciativa OBOR no se basa en la coerción, sino en incentivos monetarios y financieros, que eventualmente derivarán en un estímulo al Modelo Chino.

Analistas políticos chinos, suelen hacer mediciones de poder en las relaciones internacionales, siguiendo lo que denominan Comprehensive National Power (CNP). En esta escala, los EE.UU. siguen siendo la única superpotencia. Sin embargo, en los últimos tiempos, se ha comenzado a debatir acerca de un posible recambio de poder a nivel internacional, algo que se lo conoce como “la nueva tendencia de la época”, o en la terminología marxista china, como “mirando las leyes de desarrollo objetivo de la historia”.

Este posible recambio de poder a nivel internacional, es motivo de preocupación para académicos como para los analistas políticos chinos. Pues, el eventual declive de poder de los EE.UU. puede provocar caos en el orden internacional, si otra potencia no toma su lugar. Analistas chinos prefieren que el orden internacional sea multipolar, y no unipolar o bipolar, pues en estos dos últimos casos, esos modelos son fuente de inestabilidad y conflictos.

Paralelamente, la RPChina ha comenzado a prestar mayor atención a sus vecinos, lo que confirmaría el compromiso de China a los Cinco Principios de Coexistencia Pacífica, que guían sus relaciones exteriores.

La red global y regional de inversión coordinado y financiado por la Iniciativa OBOR, se basa en la oferta atractiva de financiamiento para infraestructura, a todos los Estados que deseen ser parte del sistema chino. El proyecto OBOR, así planteado, presenta similitudes con el concepto de Tianxia. Sin embargo, se evita relacionar al proyecto OBOR con la idea de jerarquización, que posee el concepto Tianxia, y que constituía un elemento esencial del orden internacional Sinocéntrico.

Así, la Iniciativa OBOR es presentada por China como un proyecto en interés de los pueblos, en interés de la Humanidad, haciéndose referencia a un destino compartido por la comunidad, como los comunicados oficiales chinos han comenzado a llamar.

A su vez, China es consciente que necesita ir mejorando su imagen a nivel internacional, y en ese sentido, su política exterior involucrará políticas a favor de ciertos grupos de poder en distintos países, así como apoyar a las economías emergentes y en desarrollo.

El denominado New Silk Road, constituye el principal proyecto chino en materia de política internacional, el cual ha sido presentado por Xi Jinping en su gira por Indochina y Asia Central en el año 2013.

Mediante la Iniciativa OBOR, la RPChina pretende ejercer una mayor influencia internacional perdurable, con gran énfasis en sus vecinos. Este objetico, deberá alcanzarse manteniendo simultáneamente la visión china del orden internacional, comprendido como una influencia no confrontacional, propio de la visión Sinocentrista, en el cual, China se ve a sí misma como una potencia benévola, y cuya acción es en beneficio de la humanidad.

Por su parte, y de acuerdo a la visión Sinocentrista, China no pretende conformar un bloque regional propio, sino más bien trata de imponer su propia visión Sinocentrista de la Globalización. Con el proyecto OBOR, China trata de imponer su visión Sinocentrista de la Globalización, no sólo a sus vecinos más próximos, sino incluso a regiones tan distantes como son Asia, Europa y África, en particular.

Así, la RPChina, trata de conjugar su propia visión Sinocentrista del orden internacional, que conlleva una preferencia por acuerdos internacionales con Estados débiles y pequeños, con la visión Occidental del orden internacional, que se caracteriza por la cooperación multilateral,  como es el caso de  los Bancos de Desarrollo, o los organismos internacionales. Si bien la RPChina se ha ido involucrando más en los asuntos internacionales, en especial los que afectan su región, la dirigencia china aún se muestra bastante escéptica para asumir una mayor presencia política a nivel internacional, asumiendo la respectiva responsabilidad, que implicaría.

  • INICIATIVA OBOR

En Octubre de 2013, el presidente chino Xi Jinping, realizó una gira por diversos países tanto del sudeste de Asia, como de Asia Central. En dicha gira, Xi presentó el proyecto de  un moderno Cinturón Económico y una Ruta de la Seda del Siglo XXI, así como una Ruta de la Seda Marítima. Ambos conceptos se conocen como la Iniciativa One Belt and One Road (OBOR: yi lu, yi dai)[15].

La parte terrestre del proyecto OBOR, tiene como objetivo conectar por una parte China, con Asia Central, Rusia y la Europa Báltica, y por otra parte, generar a su vez vínculos entre China, el Golfo Pérsico, el Mediterráneo, el Sudeste de Asia, el Sur de Asia y el Océano Índico. La parte marítima del proyecto OBOR,  busca crear nuevas conexiones entre la costa china con Europa, a través del Mar de China y el Océano Índico en una sola ruta; así como integrar la parte meridional del Mar de China con el Pacífico Sur[16].

De este modo, el proyecto OBOR se presenta como una gran revolución en temas de infraestructura de transporte tanto a nivel terrestre, como marítimo y ferroviario, conectando China con Asia Central, Medio Oriente, Asia Meridional, África, Europa y hasta con América Latina, inclusive.

La Iniciativa OBOR, comprende ideas de integración que van desde la construcción de instalaciones para facilitar el comercio, como ser, infraestructura en transporte y energía renovable, desarrollo de la conectividad de cables ópticos y las comunicaciones (Ruta de la Seda para la informatización), promoción de la cooperación en la expansión de inversiones y comercio, cooperación aduanera, de industrias emergentes, de cadenas industriales, de desarrollo tecnológico, entre otros. De este modo, se agilizaría el transporte de personas, mercancías, hidrocarburos, así como de alta tecnología.

El documento denominado Visión y Acciones para Desarrollar Conjuntamente el Cinturón Económico, la Ruta de la Seda del Siglo XXI y la Ruta de la Seda Marítima, publicado por la Comisión Nacional de Desarrollo y Reforma de la RPChina, señala que, la Iniciativa OBOR, en su parte terrestre, busca construir un puente Euroasiático, así como desarrollar corredores económicos como son, China-Mongolia-Rusia, China-Asia Central y Occidental, y China-Península de Indochina, utilizando parques económico-industriales como plataformas de cooperación[17]. En su parte marítima, el Proyecto se orienta a crear  rutas de transporte seguro y eficiente, que conecten los puertos principales del mismo.

A la ruta terrestre original del proyecto OBOR, se le ha sumado una ruta marítima, que conecta China con África por el Océano Índico. También se le ha sumado otra ruta marítima que termina siendo transoceánica, conectando el Océano Pacífico con el Océano Atlántico, a través de América del Sur por una línea férrea, denominada Ferrocarril Bioceánico. Se conforma así el denominado Corredor Bioceánico, que conecta Brasil, Perú y probablemente Bolivia[18].

Dentro de esta visión, en América Latina, el esquema mejor preparado para interactuar con el proyecto OBOR, es la denominada Alianza del Pacífico, integrada por Chile, Perú, México y Colombia. Por su parte la RPChina, ha accedido a la Alianza del Pacífico, en calidad de miembro observador desde junio 2013[19].

El conjunto del proyecto OBOR, posee el potencial de modificar el orden económico mundial vigente, renovando el comercio, la industria, la innovación, y llegando incluso a transformar el pensamiento y  la cultura de los distintos pueblos.

Este proyecto OBOR, también tiene el potencial de elevar a China al status de nueva superpotencia, pues coloca al Imperio del Centro en una posición central en la estructura económica mundial.

  1. RELACIÓN CHINA CON EL ASIA-PACÍFICO Y ALC

En los últimos diez años la RPChina ha emitido oficialmente dos documentos políticos que indican la hoja de ruta en sus relaciones con ALC. El primero de esos documentos data del año 2008, y el segundo fue emitido en 2016, con posterioridad a la gira que el mandatario Xi Jinping realizara por Chile, Perú y Ecuador. En ambos documentos, la RPChina define su estrategia política, económica y comercial para la región[20].

En el segundo documento, se enfatiza la profundización de las relaciones China-ALC. En el mismo, se establece que se tratará de una relación basada en la sinceridad y confianza recíproca en el campo de lo político, en las ganancias mutuas en el campo económico, en la cooperación cultural y la coordinación en el campo de los asuntos internacionales[21].

El documento, también enfatiza que no está dirigido a excluir a ninguna tercera parte u otra potencia, en clara alusión a los EE.UU[22]. Sin embargo, y ante la aparente retirada de los EE.UU. del TTP (Trans-Pacific Partnership), China no ha tardado en acentuar sus alianzas con países del Pacífico, postulándose a sí misma como el principal impulsor del libre comercio en el Asia-Pacífico.

Así, este segundo documento, se muestra promoviendo el comercio de productos y bienes especializados, según sean las demandas de los países de ALC, cuyas exportaciones se basan casi de manera exclusiva en materias primas. El documento, también hace referencia al interés de China de lograr nuevos TLC en la región.

Por su parte, la RPChina se encuentra respaldando dos iniciativas comerciales para la región Asia-Pacífico. Una de ellas, es la Regional Comprehensive Economic Partnership (RCEP, Asociación Económica Regional Integral), que consiste en una zona de libre comercio que integra a las diez economías de ASEAN, junto con Australia, Corea del Sur, India, Japón, Nueva Zelandia, y China[23].

El otro proyecto es el Free Trade Area of the Asia Pacific (FTAAP), que integra a las 21 economías del Asia-Pacific Economic Cooperation (APEC) (Foro de Cooperación Asia-Pacífico) junto con EE.UU. y la RPChina[24].

En esta región de Asia-Pacífico, la RPChina pretende impulsar la inversión en el sector industrial, así como en el financiero. El sector industrial, es para incrementar  la producción y manufacturas de la región. El aspecto financiero, se refiere a préstamos especiales destinados a la construcción de infraestructura. A todo esto, habría que sumarle el aspecto de cooperación a nivel político, cultural, e incluso hasta judicial, con varios de los países de la región.

El documento de la RPChina acerca de su política hacia ALC establece que “el Gobierno Chino se esforzará por establecer y desarrollar con los países latinoamericanos y caribeños, la asociación de cooperación integral, caracterizada por la igualdad, el beneficio recíproco, y el desarrollo compartido[25].

La RPChina ha establecido formalmente relaciones de asociación estratégica con Brasil (1993), con Venezuela (2001), con México (2003) y con Argentina (2004). Con Chile y con Perú, la RPChina ha establecido relaciones de asociación de cooperación integral, en el 2004 y 2005, respectivamente. En el año 2016, la RPChina elevó la categoría de sus relaciones con Chile a la de asociación estratégica e integral. Por su parte, varios países latinoamericanos también han elevado sus relaciones con China a la de estratégica[26].

Cada vez es más manifiesto el interés de la RPChina por ALC, al punto de considerar a sus socios latinoamericanos y caribeños, como socios estratégicos globales en lo político, en lo económico, en lo comercial, en lo social, y en lo diplomático. Por otra parte, China ve a la región de ALC, como una región con relativa estabilidad política y un crecimiento económico sostenido, aunque más como resultado del comercio, sobre todo de sus commodities, que por la industrialización misma. Sin embargo, la región ALC constituye una de las regiones donde se ubican algunas de las economías emergentes a nivel global.

La región de ALC representa para China una extensión geográfica donde abundan los recursos naturales, y donde existen excelentes bases de desarrollo socio-económico, constituyendo un gran potencial para el desarrollo y el crecimiento económico y comercial.

Por otro lado, el Principio de un sola China y su reconocimiento por parte de ALC, constituye el principio básico y fundamental, sobre la cual la RPChina establece y desarrolla sus relaciones con los Estados de ALC[27].

En los últimos quince años, la RPChina se ha convertido en el nuevo actor económico con gran influencia en la región de ALC. En ese período, el comercio China-Latinoamérica pasó de ser insignificante en 1990, a unos 10 mil millones de U$S en 1990, y de allí a unos 270 mil millones en 2012[28]. La mayor parte de este comercio se efectúa entre China y América del Sur. Este acelerado incremento del comercio entre China y ALC, y la influencia china en la región, provocan cuestionamientos y dudas acerca de las verdaderas intenciones políticas y económicas chinas en su política exterior, en especial la relacionada con la región de ALC.

Algunos analistas se alarman por el creciente nivel del comercio chino en la región, por los préstamos chinos y el nivel de inversiones en la región ALC, en términos más flexibles y menos condicionantes que los que normalmente ocurre en el caso con Occidente. Algunos analistas piensan que es el arma que China utiliza para desafiar la hegemonía de EE.UU. en la región, y hasta eventualmente sustituirla como potencia hegemónica[29].

Otros analistas, sin embargo, opinan que la demanda china de materia prima ha contribuido a un crecimiento económico en la región, reduciendo los niveles de pobreza. Algunos incluso estiman que, al involucrarse cada vez más China en la región, la conducirá a adoptar patrones de desarrollo e inversión propios de Occidente[30].

La creciente presencia china en la región ALC, ha conducido a que, algunos Estados latinoamericanos apoyen  a China a desafiar a EE.UU y a su liderazgo económico como político, en el orden mundial. Hasta el presente, la creciente presencia china en ALC, no ha afectado los intereses  de EE.UU de seguridad en la región, pero sí rivaliza su influencia pudiendo su hegemonía verse afectada en un futuro cercano[31].

Un informe del a Universidad de Boston destaca que los créditos de China a los Estados de ALC se incrementaron durante el 2015, alcanzado los U$S 29 mil millones, casi el doble del total combinado de créditos de todos los bancos multilaterales occidentales de desarrollo, incluyendo el Banco Mundial, el Banco Interamericano de Desarrollo, y el Banco de Desarrollo de América Latina[32].

En contraposición, la financiación de los bancos occidentales de desarrollo, ha ido decreciendo durante los últimos años[33].

La diferencia de la relación comercial de ALC con China, de la que mantiene con EE.UU., es que mientras China compra principalmente materias primas como son petróleo, minerales y soja, EE.UU. se interesa más por productos manufacturados, los que redituarían más a los países latinoamericanos[34].

La relación China-ALC, no sólo debe incrementarse cuantitativamente en beneficio mutuo, sino que debe incrementarse también de manera cualitativa. Esto requiere un acercamiento a nivel cultural entre ambas partes. ALC debe invertir en educación e investigación, sin las cuales, cualquier progreso a nivel económico sería efímero.

  1. HOJA DE RUTA CHINA-AMÉRICA LATINA CARIBE

 La cooperación China-ALC hacia lo que China denomina, comunidad de destino común, se enmarca dentro de dos ámbitos, uno a nivel multilateral a través del Foro de CELAC (Comunidad de Estados Latinoamericanos y Caribeños), y el otro, a nivel bilateral entre China y cada uno de los países de manera individual[35].

Según el documento emitido por Xi Jinping tras su tercer viaje a América Latina en el 2016, la cooperación China –ALC, se regirá siguiendo los siguientes principios[36]:

  • Reconocimiento y respeto al principio de una sola China.
  • Respeto a la soberanía de todos los Estados.
  • Respeto a la libre y soberana elección a la vía de desarrollo.
  • Enfatizar la equidad y la justicia, focalizando en el desarrollo social y reducción de la pobreza.
  • No condicionamientos políticos ni de otra índole para la asistencia económica o técnica.
  • Colaboración en materia medioambiental.
  • Incrementar la cooperación en materia cultural, educativa, académica, y en materia de medios de comunicación.
  • Incrementar la cooperación a nivel judicial y policial.

En el aspecto económico y comercial, el documento formula el propósito de trascender la simple complementariedad, que sirvió de impulso inicial a la cooperación hasta llegar al nivel actual de intercambio. Esto significaría, comenzar a focalizarse en productos de mayor valor agregado y alto contenido tecnológico, incluyendo la cooperación a nivel financiero, industrial, energético, en infraestructura, agrícola, espacial, oceanográfico, innovación tecnológica e industrial.

  1. CHINA Y ALC, SOCIOS ESTRATÉGICOS

Desde el punto de vista político, China y ALC pueden ser socios confiables, ya que no poseen entre ellos disputas territoriales ni marítimas, y comparten un mismo objetivo de desarrollo. La RPChina mantiene y desarrolla sus relaciones políticas con los países de ALC siguiendo las bases de los Cinco Principios de Coexistencia Pacífica, tratando a los países de la región en un pie de igualdad por encima de las ideologías políticas.

Desde el punto de vista económico y comercial, la RPChina viene profundizando la cooperación en dichas áreas con los países de ALC. Al mismo tiempo, China aumenta su inversión en áreas como las manufacturas, infraestructura, energía, minería, agricultura, así como en altas y nuevas tecnologías[37].

China se ha convertido en la principal fuente del incremento de las exportaciones de ALC, en especial aquellas relacionadas con recursos naturales, que China precisa adquirir. De esta manera, ALC representa para China una fuente importante de recursos naturales y energía, así como un potente mercado para sus propias exportaciones. Esto muestra que la cooperación tanto económica como comercial, posee un significado estratégico importante para China como para ALC.

De este modo, el volumen comercial entre la RPChina y ALC ha mostrado un incremento exponencial en los últimos veinte años. En el 2001, el volumen comercial entre ambos era de unos 14.900 millones de U$S, lo que se incrementó a 183.067 U$S millones en 2010, y llegó a 241.500 millones U$S en 2011. Así, China pasó a convertirse en el segundo socio comercial de ALC[38].

Por otro lado, la RPChina ha firmado TLC con algunos Estados de la región, como son con Chile en el 2005, con Perú en el 2009, y con Costa Rica en el 2010. Con Colombia se encuentra en etapa de negociación para la firma de un TLC[39].

En cuanto a las inversiones, se puede afirmar que entre ambas regiones, las inversiones se han incrementado con los años. En cuanto a las inversiones chinas en ALC, hay que distinguir entre las inversiones directas de las inversiones indirectas. En el período de 2003-2009, la inversión directa china en ALC fue de 24 mil millones de U$S, mientras que tan solo en el año 2010, esta inversión alcanzó los 10.538 millones de U$S, según datos estadísticos del Ministerio de Comercio Chino, mientras que para CEPAL fue de 15.251 millones en el mismo año. Siguiendo con CEPAL, China se habría convertido en el tercer inversor directo en ALC, representando el 9% de las inversiones extranjeras en ALC[40].

En cuanto a las inversiones indirectas chinas en la región de ALC, su principal forma ha consistido en préstamos de los bancos chinos, en especial del Banco Nacional de Desarrollo de China, y el Banco de Importación y Exportación de China[41].

La cooperación económica entre China y ALC también abarca la cooperación financiera, agrícola, industrial, la construcción de infraestructura, en recursos y energías, en turismo, en asistencia económica y técnica, entre otras.

En cuanto al desarrollo social, China y ALC se encuentran colaborando en áreas tales como el alivio de la pobreza, la educación, la seguridad social, la sanidad, la protección medioambiental, en el socorro a damnificados, etc.

En el ámbito cultural y deportivo, el intercambio y cooperación también se ha incrementado., lo mismo en el ámbito científico, tecnológico y educativo. La RPChina y algunos países de ALC se encuentran en tratativas tendientes a firmar acuerdos de reconocimiento de diplomas y títulos académicos de manera recíproca, así como aumentar el número de becas otorgadas. A su vez, cada vez son más las universidades chinas que llevan a cabo programas de intercambio tanto de profesores como de estudiantes con universidades de ALC[42].

En los últimos años, se ha fortalecido cada vez más la cooperación entre China y ALC en el ámbito de la gobernanza económica global, así como en la integración económica regional.

China y varios países latinoamericanos como son, Brasil, México, Argentina, Chile, Perú, Venezuela, han intensificado su cooperación en el seno de organizaciones internacionales y regionales, así como dentro del ámbito de instituciones multilaterales, como son la ONU, la OMC, el G20, BRICS, el Foro APEC, y el Foro de Cooperación Asia Oriental-América Latina. Ambas regiones también mantienen contactos estrechos en relación a la Reforma de la ONU, las negociaciones de la Ronda de Doha, la reforma del sistema financiero internacional, y el cambio climático, con el interés de promover así un orden internacional más justo, racional y equitativo[43].

A su vez, China mantiene estrechos contactos con organismos regionales tanto de ALC como de las Américas, como son el Grupo de Río, la Comunidad Andina, el Mercosur, y CEPAL. En enero 1998, el Banco Popular Chino ingresó formalmente en el Banco de Desarrollo del Caribe. En 2004, la RPChina fue admitida por la OEA como observador permanente. También en 2004, la RPChina se convirtió en observador del Parlamento Latinoamericano, y en 2008, China ingresó en el Banco Interamericano de Desarrollo. Por otro lado, la RPChina y varios Estados del Caribe han organizado en varias ocasiones el Foro de Cooperación Económica y Comercial China-Caribe[44].

Entre los desafíos que persisten, se pueden mencionar, las frecuentes medidas antidumping contra distintos artículos chinos, que varios Estados latinoamericanos suelen adoptar.

  • INICIATIVA OBOR Y GLOBALIZACIÓN

Se puede afirmar que, el modelo actual de Globalización está siendo atacado por voces que claman por cierto grado de proteccionismo. Ante esta situación, la Iniciativa OBOR bien puede servir de salvoconducto para corregir defectos del modelo actual de Globalización[45].

 Entre las mayores dificultades que se pueden mencionar del presente modelo de Globalización, se encuentran los defectos o deficiencias a nivel institucional, que a su vez hace una gobernanza poco flexible y hasta impracticable. El proyecto OBOR se presenta como más flexible y adaptable a las distintas necesidades. Es importante recalcar, que el modelo OBOR, si bien constituye un proyecto de integración e intercambio comercial, financiero, económico, político y hasta cultural, el mismo, no conlleva la creación de organismos supranacionales, que impliquen cesión de soberanía de los Estados partícipes del Proyecto, un aspecto, que hoy día resulta muy discutido en los modelos donde sí existen organismos supranacionales, que terminan resultando modelos poco flexibles a la realidad cambiante.

 

  • CHILE Y ARGENTINA, DOS CASOS DE RELACIÓN BILATERAL CHINA-ALC

A pesar de haberse registrado una disminución en el comercio e inversiones bilaterales entre China y la región de ALC[46], la RPChina continúa siendo el primero o segundo socio comercial de Brasil, Argentina, Chile, Perú, Ecuador, Bolivia, Paraguay y Uruguay.

Por otro lado, la RPChina posee TLC con Chile, Perú y Costa Rica, con la posibilidad de firmar nuevos TLC con otros países latinoamericanos, o expandir las negociaciones de la zona de libre comercio asiático a países latinoamericanos, en un futuro[47].

Respecto a Chile, durante la visita que efectuara Xi Jinping en 2016 a dicho país, China y Chile acordaron elevar sus lazos bilaterales al nivel de asociación estratégica integral.

De los Estados sudamericanos, Chile fue el primer país en reconocer a la RPChina y entablar relaciones diplomáticas con ella, el primero en firmar con China un acuerdo bilateral sobre la entrada de la RPChina a la OMC, y el primero en reconocerle a China el status de economía de mercado, y en firmar un TLC con ella, que hoy en día se encuentra en proceso de modernización[48].

Por otro lado, en el 2016 Chile recibió al primer banco de liquidez de la moneda china, el yuan o renminbi (RMB) en América Latina, estableciendo así una plataforma para actualizar la cooperación financiera entre Chile, China y el resto de América Latina. Se trata del China Construction Bank Corporation, que se instaló en Santiago de Chile, con una inversión inicial de unos U$S 180 millones[49].

A su vez, el gobierno chileno se manifestó dispuesto a unirse a la brevedad al Asian Infrastructure Investment Bank (AIIB) iniciado por China[50].

Sin embargo, el volumen de inversiones chinas en Chile es mínima, si se tiene en cuenta el volumen del comercio bilateral[51].

En otro orden, desde hace 3 años, el Centro para la Astronomía de la Academia China de Ciencias en Sudamérica (CASSACA), se instaló en Chile, en una oficina del Observatorio Astronómico Nacional (OAN), ubicado en el norte del país, desde donde se han gestionado el intercambio y la colaboración entre astrónomos chilenos y chinos[52].

En el año 2016, con la visita de Xi Jinping a Chile, se firmó un acuerdo que unirá la Academia China de Ciencias, por medio de CASSACA, con la Universidad Católica del Norte en Chile, para la construcción del primero observatorio astronómico en Chile, llegando a ser uno de los primeros observatorios chinos fuera de Asia[53].

En cuanto a China, además de un telescopio en la Antártida, sólo cuenta como socios astronómicos a algunos de los países de Asia Central[54].

Respecto a la Argentina, con quien la RPChina mantiene una relación de asociación estratégica, el gobierno de Mauricio Macri acordó darles continuidad a los acuerdos celebrados entre Argentina y China en materia de obra pública durante la administración de Cristina Fernández de Kichner[55].

Sin embargo, en otro orden, Argentina efectuó nuevas denuncias anti dumping contra China, constituyéndose así Argentina en el país que más denuncias posee contra China ante la OMC, con 53 denuncias[56].

Por su parte, el gobierno argentino afirmó que evitará reconocer a la RPChina el carácter de economía de mercado, como lo había hecho al menos de manera verbal el gobierno de Cristina Fernández de Kichner en 2004[57].

  1. CONCLUSIÓN

Se puede observar cómo el ambicioso proyecto denominado Iniciativa OBOR juega dentro de lo que se conoce como Tianxia, es decir la visión Sinocéntrica del orden internacional por parte de China. La Iniciativa OBOR intenta construir una red de transporte tanto marítimo como terrestre y ferroviario fomentando el comercio y las comunicaciones, centrado en Asia Central, pero que se extiende a Europa, Asia del Sur, al Sudesteasiático, al Medio Oriente, África Oriental, y que al seguir extendiéndose, bien puede alcanzar América del Sur, a través del corredor transoceánico y el proyectado Ferrocarril Bioceánico, que atraviesa Brasil.

Así OBOR, viene a recrear una renovada red de comunicaciones en busca de materias primas que requiere el Imperio del Medio, tal como lo hizo en su momento el Imperio Británico. Pero a diferencia del Imperio Británico, la RPChina no pretende institucionalizar este proyecto de integración. El único requerimiento que exige la RPChina es el reconocimiento del Principio de una sola China, sobre el cual basa todas sus relaciones internacionales. Este requerimiento por parte de la RPChina, reemplaza el antiguo requerimiento por la China Imperial, de reconocer la supremacía del Emperador por parte de las demás potencias.

En su extensión y ambición, la Iniciativa OBOR compite con otros proyectos de integración y comercio en la región euroasiática, siendo el principal el proyecto surcoreano denominado Iniciativa Euroasiática.

Con la Iniciativa OBOR, la RPChina trata de neutralizar la influencia de potencias como Rusia, EE.UU. y Japón, en la región de Eurasia. Órganos como al AIIB y el Silk Road Fund, han sido creados con el firme propósito de financiar la Iniciativa OBOR.

Por otro lado, y dada la creciente relación entre China y ALC, en el marco de lo que la RPChina denomina Asociación Estratégica, América Latina puede conformar el último eslabón del proyecto OBOR, logrando así integrarse con regiones tan distantes como Eurasia.

 

  1. BIBLIOGRAFÍA

CLARÍN, EE.UU. se aisla y China toma la posta en América Latina, Clarín, http://www.clarin.com/mundo/EEUU-aisla-China-America-Latina_0_1693030711.html, 3 enero 2017.

CLARÍN, Quejas de China por las medidas anti dumping de la Argentina, Clarín, http://www.ieco.clarin.com/ieco/economia/Quejas-China-medidas-antidumping-Argentina_0_BkcYDHgEx.html#cxrecs_s, 27 diciembre 2016.

EL MERCURIO, Xi Jinping en Chile: la visita que pretende consolidar las inversiones de China, El Mercurio, http://www.emol.com/noticias/Economia/2016/11/22/832276/Visita-de-Xi-Jinping-afianza-la-posicion-de-China-en-la-politica-economica-regional.html, 26 noviembre 2016.

EMBAJADA DEL ECUADOR EN CUBA, La alianza estratégica de China y los países latinoamericanos y caribeños, http://cuba.embajada.gob.ec/es/la-alianza-estrategica-de-china-y-los-paises-latinoamericanos-y-caribenos/, 27 diciembre 2016.

ESPINOZA, Cristina, China construirá su Primer Observatorio Astronómico en Chile, La Tercera, http://www.latercera.com/noticia/china-construira-primer-observatorio-astronomico-chile/, 27 noviembre 2017.

GUIÉRREZ REINEL, Gonzalo, La Ruta de la Seda del Siglo XXI, debe extenderse hasta Latinoamérica, http://spanish.peopledaily.com.cn/n3/2016/0105/c31619-8999373.html, 22 diciembre 2016.

HIGUERAS, Georgina, La Ruta de la Seda del Siglo XXI, Observatorio de Política China, http://www.politica-china.org/nova.php?id=6574&clase=17&lg=gal, 27 diciembre 2016.

KACZMARSKI, Marcin, Silk Globalisaton. China´s visión of International Order, OSW, https://www.osw.waw.pl/en/publikacje/point-view/2016-10-10/silk-globalisation-chinas-vision-international-order, 10 octubre 2016.

MACAUHUB, Governmente to boost integration of Macau platform in the One Belt, One Road Initiative, Macauhub, http://www.macauhub.com.mo/en/2017/01/11/government-to-boost-integration-of-macau-platform-in-the-one-belt-one-road-initiative/, 11 enero 2017.

NIEBIESKIKWIAT, Natasha, Davos: Reunión con los Chinos por los Conflictos Comerciales, Clarín, http://www.clarin.com/politica/davos-reunion-chinos-conflictos-comerciales_0_SyMoWFrIe.html#cxrecs_s, 12 enero 2017.

NOESSELT, Nele, One Belt, One Road: a New Roadmap for a Sinocentric World?, The Asan Forum, http://www.theasanforum.org/one-belt-one-road-a-new-roadmap-for-a-sinocentric-world/, 17 diciembre 2017.

OBSERVATORIO DE LA POLÍTICA CHINA, China y Chile acuerdan elevar lazos hasta nivel de asociación estratégica integral, Observatorio de la Política China, http://www.politica-china.org/nova.php?id=6560&clase=8&lg=gal, 23 diciembre 2016.

OBSERVATORIO DE LA POLÍTICA CHINA, Expertos aseguran que iniciativa de la Franja y la Ruta, ayuda a promover un nuevo modo de globalización, Observatorio de la Política China, http://www.politica-china.org/nova.php?id=6624&clase=8&lg=gal, 27 diciembre 2017.

OPPENHEIMER, Andrés, Trump ante la Ofensiva de China, La Nación, http://www.lanacion.com.ar/1972424-trump-ante-la-ofensiva-de-china, 3 enero 2017.

PICCONE, Ted, The Geopolitics of China´s Rise in Latin America, Brookings, https://www.brookings.edu/research/the-geopolitics-of-chinas-rise-in-latin-america/?utm_campaign=Foreign+Policy&utm_source=hs_email&utm_medium=email&utm_content=38560050, 27 noviembre 2016.

POLÍTICA EXTERIOR, La Ruta de la Seda en el Siglo XXI, Política Exterior, http://www.politicaexterior.com/articulos/politica-exterior/la-ruta-de-la-seda-del-siglo-xxi/, 4 enero 2017.

WU, Shang-su, The Limits of China´s Silk Road to Europe, The Diplomat, http://thediplomat.com/2017/01/the-limits-of-chinas-silk-road-to-europe/, 13 enero 2017.

Citas:  

[1] NOESSELT, Nele, One Belt, One Road: a New Roadmap for a Sinocentric World?, The Asan Forum, http://www.theasanforum.org/one-belt-one-road-a-new-roadmap-for-a-sinocentric-world/, 17 diciembre 2017.

[2] Idem 1

[3] Idem 1

[4] Idem 1

[5] Idem 1

[6] Idem 1

[7] Idem 1

[8] Idem 1

[9] Idem 1

[10] Idem 1

[11] Idem 1

[12] Idem 1

[13] Idem 1

[14] Idem 1

[15] GUIÉRREZ REINEL, Gonzalo, La Ruta de la Seda del Siglo XXI, debe extenderse hasta Latinoamérica, http://spanish.peopledaily.com.cn/n3/2016/0105/c31619-8999373.html, 22 diciembre 2016.

[16] Idem 15

[17] Idem 15

[18] Idem 15

[19] Idem 15

[20] CLARÍN, EE.UU. se aisla y China toma la posta en América Latina, Clarín, http://www.clarin.com/mundo/EEUU-aisla-China-America-Latina_0_1693030711.html, 3 enero 2017.

[21] Idem 20

[22] Idem 20

[23] Idem 20

[24] Idem 20

[25] EMBAJADA DEL ECUADOR EN CUBA, La alianza estratégica de China y los países latinoamericanos y caribeños, http://cuba.embajada.gob.ec/es/la-alianza-estrategica-de-china-y-los-paises-latinoamericanos-y-caribenos/, 27 diciembre 2016.

[26] Idem 25

[27] Idem 25

[28] PICCONE, Ted, The Geopolitics of China´s Rise in Latin America, Brookings, https://www.brookings.edu/research/the-geopolitics-of-chinas-rise-in-latin-america/?utm_campaign=Foreign+Policy&utm_source=hs_email&utm_medium=email&utm_content=38560050, 27 noviembre 2016.

[29] Idem 28

[30] Idem 28

[31] Idem 28

[32] EL MERCURIO, Xi Jinping en Chile: la visita que pretende consolidar las inversiones de China, El Mercurio, http://www.emol.com/noticias/Economia/2016/11/22/832276/Visita-de-Xi-Jinping-afianza-la-posicion-de-China-en-la-politica-economica-regional.html, 26 noviembre 2016.

[33] Idem 32

[34] OPPENHEIMER, Andrés, Trump ante la Ofensiva de China, La Nación, http://www.lanacion.com.ar/1972424-trump-ante-la-ofensiva-de-china, 3 enero 2017.

[35] HIGUERAS, Georgina, La Ruta de la Seda del Siglo XXI, Observatorio de Política China, http://www.politica-china.org/nova.php?id=6574&clase=17&lg=gal, 27 diciembre 2016.

[36] Idem 35

[37] EMBAJADA DEL ECUADOR EN CUBA, La alianza estratégica de China y los países latinoamericanos y caribeños, http://cuba.embajada.gob.ec/es/la-alianza-estrategica-de-china-y-los-paises-latinoamericanos-y-caribenos/, 27 diciembre 2016.

[38] Idem 37

[39] Idem 37

[40] Idem 37

[41] Idem 37

[42] Idem 37

[43] Idem 37

[44] Idem 37

[45] OBSERVATORIO DE LA POLÍTICA CHINA, Expertos aseguran que iniciativa de la Franja y la Ruta, ayuda a promover un nuevo modo de globalización, Observatorio de la Política China, http://www.politica-china.org/nova.php?id=6624&clase=8&lg=gal, 27 diciembre 2017.

[46] Idem 34

[47] Idem 34

[48] OBSERVATORIO DE LA POLÍTICA CHINA, China y Chile acuerdan elevar lazos hasta nivel de asociación estratégica integral, Observatorio de la Política China, http://www.politica-china.org/nova.php?id=6560&clase=8&lg=gal, 23 diciembre 2016.

[49] Idem 48

[50] Idem 48

[51] EL MERCURIO, Xi Jinping en Chile: la visita que pretende consolidar las inversiones de China, El Mercurio, http://www.emol.com/noticias/Economia/2016/11/22/832276/Visita-de-Xi-Jinping-afianza-la-posicion-de-China-en-la-politica-economica-regional.html, 26 noviembre 2016.

[52] ESPINOZA, Cristina, China construirá su Primer Observatorio Astronómico en Chile, La Tercera, http://www.latercera.com/noticia/china-construira-primer-observatorio-astronomico-chile/, 27 noviembre 2017.

[53] Idem 52

[54] Idem 52

[55] NIEBIESKIKWIAT, Natasha, Davos: Reunión con los Chinos por los Conflictos Comerciales, Clarín, http://www.clarin.com/politica/davos-reunion-chinos-conflictos-comerciales_0_SyMoWFrIe.html#cxrecs_s, 12 enero 2017.

[56] Idem 55

[57] CLARÍN, Quejas de China por las medidas anti dumping de la Argentina, Clarín, http://www.ieco.clarin.com/ieco/economia/Quejas-China-medidas-antidumping-Argentina_0_BkcYDHgEx.html#cxrecs_s, 27 diciembre 2016.