Libro blanco califica ilegal e inválido acuerdo clandestino entre EEUU y Japón sobre Diaoyu Dao

In Noticias, Política exterior by PSTBS12378sxedeOPCH

BEIJING, 25 sep (Xinhua) -- Los acuerdos clandestinos entre Estados Unidos y Japón sobre las Diaoyu Dao (las islas Diaoyu) en la década de los 70 del siglo XX son ilegales e inválidos y violan gravemente la soberanía territorial de China, declara un libro blanco emitido hoy martes por el gobierno chino.


El documento, titulado “Diaoyu Dao, territorio inherente a China”, fue publicado por la Oficina de Información del Consejo de Estado de la República Popular China.

Las Diaoyu Dao fueron devueltas a China después de la II Guerra Mundial. Sin embargo, EEUU las incluyó arbitrariamente bajo su fideicomiso en los años 50 y “devolvió” “los derechos de administración” sobre las islas a Japón en la década de los 70, hechos que según el libro blanco “no han cambiado, ni cambiarán nunca la realidad de que las Diaoyu Dao pertenecen a China”.

El documento repasa los hechos históricos remontándose a la década de los 40 del siglo XX, recordando la abolición de todos los acuerdos entre ambas naciones cuando el gobierno chino le declaró la guerra a Japón oficialmente en diciembre de 1941.

En diciembre de 1943, la Declaración de El Cairo estableció en términos inequívocos que “todos los territorios que Japón ha robado a China, como Manchuria, Formosa (Taiwan) y las islas Pescadores, deben ser devueltos a la República de China” y que “Japón ha de ser expulsado de los terrenos que usurpó por medio de la violencia y codicia”.

En julio de 1945, la Declaración de Potsdam indicó en el artículo 8 lo siguiente: Las decisiones de la Declaración de El Cairo deben ser cumplidas y la soberanía japonesa estará restringida a las islas Honshu, Hokkaido, Kyushu, Shikoku y a otros islotes que determinamos.

El 2 de septiembre de 1945, el gobierno nipón aceptó de forma explícita la Declaración de Potsdam en su Acta de Rendición de Japón, en la que se comprometía a cumplir fielmente las obligaciones establecidas en dicha declaración.

El 29 de enero de 1946, la resolución No. 677 del Comando Supremo de las Fuerzas Aliadas definió que el territorio bajo jurisdicción japonesa se limitaba a “las cuatro islas principales (Honshu, Hokkaido, Kyushu y Shikoku) y cerca de 1.000 islotes adyacentes, incluidas las islas Tsushima y las Rykyu al norte del Paralelo 30 de latitud norte”.

El 25 de octubre de 1945 se celebró en Taipei la ceremonia de aceptación de entrega de la provincia china de Taiwan, lo que marcó la recuperación oficial de la isla por parte del gobierno chino.

El 29 de septiembre de 1972, el gobierno japonés declaró con toda la seriedad en el Comunicado Conjunto entre China y Japón que “el gobierno japonés comprende y respeta totalmente la posición del gobierno de la República Popular China (de que Taiwan es una parte inseparable del territorio de la República Popular China), y se adhiere a la posición indicada en el artículo 8 de la Declaración de Potsdam”.

“Los hechos demuestran que, coincidiendo con las decisiones de la Declaración de Cairo, la Declaración de Potsdam y el Acta de Rendición de Japón, las Diaoyu Dao, al ser islas adyacentes de Taiwan, deben ser devueltas a China junto con Taiwan”, destaca el documento.

El libro blanco asimismo echa una mirada retrospectiva a cómo EEUU incluyó ilegalmente a las Diaoyu Dao bajo su fideicomiso.

El 8 de septiembre de 1951, Japón, EEUU y otros países firmaron el Tratado de Paz con Japón, conocido como el Tratado de San Francisco, del cual se dejó fuera a China intencionadamente.

Dicho acuerdo puso a las islas Nansei al sur de 29 grados de latitud norte bajo el fideicomiso de EEUU, que fue considerado la única autoridad administrativa. El libro blanco recuerda que las islas Nansei no incluían a las Diaoyu Dao.

La Administración Civil estadounidense de las islas Ryukyu emitió la orden No. 68 (Las Provisiones del Gobierno de las Islas Ryukyu) el 29 de febrero de 1952 y la No.27 (sobre “las líneas de las fronteras geográficas de las islas Ryukyu”) el 25 de diciembre de 1953, donde extendían arbitrariamente su jurisdicción a las Diaoyu Dao de China. Las acciones de EEUU carecían de fundamentos legales, por lo que China se opone firmemente a ellas, indica el libro blanco.

El documento también revisa cómo EEUU y Japón pactaron en secreto el “poder administrativo” sobre las Diaoyu Dao.

El 17 de junio de 1971, Japón y EEUU firmaron el Acuerdo Concerniente a las islas Ryukyu y las islas Daito (Acuerdo de Devolución de Okinawa), que establecía que todos los derechos de administración sobre las islas Ryukyu y Diaoyu Dao serían “devueltos” a Japón, lo cual fue vehementemente condenado por el pueblo chino, incluidos aquellos ciudadanos residentes en ultramar, señala el documento.

El 30 de diciembre del mismo año, el Ministerio de Relaciones Exteriores de China emitió un comunicado en el que señalaba indignadamente que “es completamente ilegal que los gobiernos estadounidense y japonés incluyan a las islas chinas Diaoyu Dao en los territorios que serán devueltos a Japón en el Acuerdo de Devolución de Okinawa”,ya que dicha maniobra nunca cambiará el hecho de que la soberanía territorial sobre las islas Diaoyu Dao pertenece a la República Popular China.

Las autoridades de Taiwan también expresaron su fuerte oposición al tratado secreto entre EEUU y Japón, recuerda el documento.

Frente a la fuerte oposición del gobierno y el pueblo chinos, EEUU se vio obligado a clarificar públicamente su postura acerca de la soberanía sobre las Diaoyu Dao. En octubre de 1971, la administración estadounidense declaró que “EEUU cree que el retorno de los derechos administrativos sobre las islas a Japón, de quienes los recibieron, no perjudica en ningún modo a las reclamaciones fundamentales. Estados Unidos no puede otorgar a Japón derechos legales que no poseía antes de que se nos transfirieran, así como tampoco puede disminuir los derechos de otros demandantes al devolver lo recibido… … Estados Unidos no ha realizado ninguna reclamación de las Diaoyu Dao y considera que cualquier demanda conflictiva acerca de las islas es un asunto que debe ser resuelto entre las partes concernientes”.

En noviembre del mismo año, al presentar el Acuerdo de Devolución de Okinawa al Senado de EEUU para su aprobación, el Departamento de Estado estadounidense destacó que EEUU adoptó una posición neutral en las reivindicaciones conflictivas entre Japón y China sobre las islas, a pesar de la devolución de los derechos administrativos de las mismas a Japón.