Occidente, que envidia a China por sus buenas relaciones con África, presta atención al Foro de Cooperación China-África

In Noticias, Política exteriorby PSTBS12378sxedeOPCH

China, sin usar ni un solo soldado, “ha irrumpido” en los antiguos países coloniales de África conquistados por potencias occidentales mediante cañoneras, lo que ha dejado sorprendida a la sociedad de la corriente principal de Occidente, y algunas personas se sienten muy incómodas frente a esto.


Cuando la noticia de que el primer ministro chino viajará a Egipto para asistir a una reunión del Foro de Cooperación China-África fue confirmada el primero de noviembre por el canciller chino Yang Jiechi, los medios de comunicación occidentales parecieron sentir un no sé que. Días atrás, esos medios de comunicación han agarrado un nuevo “problema” de China declarando que ella ha firmado, con el gobierno militar de Guinea llegado al Poder tras un golpe de Estado, un “contrato minero por un monto sin precedentes en la historia africana”, pero la Cancillería china respondió que la compañía que suscribió el contrato está registrada en Hong Kong y que no tiene nada que ver con Beijing. África se ha convertido en un escenario de polémica entre China y Occidente sobre la moral diplomática; los medios de comunicación occidentales hacen todo lo posible para describir a China como un monstruo que “busca ávida recursos por todas partes” y echarle la etiqueta de “neocolonialismo”. No obstante, la opinión pública africana aplaude generalmente a China. “África está tan cerca de Europa y América que el predominio en ese continente es una de las principales fuentes de la superioridad de Occidente en la época moderna; en cambio, China está muy lejos de África, pero de un golpe logra relaciones muy buenas con ella y, además, África utiliza a China para ejercer presión sobre Occidente, lo que es realmente un confundimiento para el último,” dijo un experto chino a este reportero.


El Foro de Cooperación China-África en 2006 hizo estremecer fuertemente a Occidente. Desde entonces, el debate en torno a Darfur llegó a ser un tema de grandes especulaciones de Occidente. Según informó AP el día 2, la IV Reunión Ministerial del Foro de Cooperación China-África se realizará los días 8 y 9 en Egipto y el primer ministro del Consejo de Estado de China, Wen Jiabao, asistirá al acto inaugural de la reunión. El título de la información de AP fue: “China construirá su estrategia africana en el Foro China-África en Egipto”. Según explicó un funcionario chino en una rueda de prensa ofrecida el día 2 por la Cancillería china, el Foro de Cooperación China-África se realiza conforme al mecanismo ministerial; el de 2006 fue una excepción, pues llegó a ser una cumbre, es decir, la Cumbre de Beijing del Foro de Cooperación China-África. La reunión de este año es la cuarta, una reunión ordinaria.

Las personas occidentales comunes y corrientes conocen más a África que la gente del pueblo en China, porque allí se presentaron grandes cantidades de aventuras, episodios de creación de empresas y anécdotas sentimentales de los occidentales. Pero hoy día, la influencia de China ha surgido en África, de modo que a no pocos occidentales se les ha producido el sentido de crisis por las grandes vicisitudes. Reuter´s escribió el día 2: “China y países africanos firman casi cada mes algunos nuevos acuerdos energéticos o mineros, los cuales dejan atónitos a los países occidentales, pero lo que cosecha China en África no son sólo materias primas y materiales. África ha ofrecido a China dos cosas muy importantes: la primera reside en crearle la oportunidad para granjearse el respeto global; la segunda, en que se trata de un amigo que no les hace el papel de criticón.”









Las informaciones de Associated Press y la British Broadcasting Company, pareciendo haber acordado de antemano, tuvieron conclusiones similares. AP dijo: “La política de Beijing es que al prestar ayuda, no agrega ninguna condición de reforma política y económica, lo que siempre ha sido objeto de crítica de parte de Occidente, quien dice que la ayuda china fomenta la corrupción, ineficiencia y mala administración política.” Por su parte, BBC apuntó: “La ayuda china a África no exige que los países receptores de la ayuda realicen reformas políticas y económicas; este proceder también fue criticado y considerado que fomenta la corrupción y la incapacidad y baja eficiencia de la administración gubernamental en el escenario político de África.”









El principio de China de no intervención en asuntos internos de otros países es calificado como un delito. Pero, ¿cuál es el parecer de los africanos? Un comentario del día 2 de la “Red Panáfrica”, que es muy influyente en África, dice: “Los africanos dudan cada día más de Occidente. Por ejemplo, la impresión de Estados Unidos sobre África sigue siendo ‘obscuridad, primitividad, enfermedad y corrupción’, África necesita ‘botella de leche’ y ayuda en paquete de Estados Unidos. El presidente francés Sarkozy declaró en África que la historia no tiene todavía africanos”.









El comentario dice también: “Hasta la llegada de China, África ve otro fenómeno. En lugar de enviar arrogantes y altisonantes mensajeros a las capitales de los países africanos para criticar a los dirigentes de los círculos políticos, económicos y académicos de África, China ha firmado convenios de beneficio recíproco. Ellos construyen carreteras, hospitales e instalaciones de investigación y tienden líneas de telecomunicación sin obligar a los gobiernos de los países africanos a asumir préstamos con usura. Ellos expresan respeto y comprensión a los africanos. Pero, para los países occidentales, Beijing constituye un desafío.”









Semejante voz no es poco oída en África. No hace mucho, el presidente de Ruanda ensalzó con entusiasmo la política de China para con África. Expresó: China trae a África la tecnología y fondos necesarios para sus gobiernos y empresas y hace que África llegue a ser su socio de igualdad en las relaciones internacionales. En cambio, los países occidentales sólo se dedican al saqueo incesante de los recursos de África y destruyen su medio ambiente sin ayudar a los países africanos en la materialización del desarrollo.









“El comportamiento de China en África concuerda completamente con las reglas de juego establecidas por Occidente. Aunque la poderosa vitalidad mostrada por China en África llena de indignación a Occidente, sus gobiernos no tienen palabras que decir y, en la mayoría de los casos, son algunos medios de comunicación y algunas organizaciones no gubernamentales los que hacen el papel de criticones,” dijo a este reportero un erudito chino que prefiere quedar en anonimato.







En la conferencia de prensa de la Cancillería de China, realizada el día 2, el corresponsal de “Voz de América” preguntó de nuevo sobre la situación del “proyecto de cooperación entre China y Guinea”, el funcionario chino expresó que él también se enteró a través de los medios de comunicación de la información sobre el proyecto de cooperación entre China y Guinea y que aquella empresa que firmó un contrato cuantioso con Guinea es una corporación internacional registrada en Hong Kong, cuya situación el gobierno chino desconoce. Anteriormente, AFP informó infundadamente el 15 de octubre que el gobierno militar de Guinea que está en el Poder firmó con una empresa minera china un contrato de extracción minera por valor superior a 7 mil millones de dólares, cifra récord en la historia de inversiones extranjeras en África.









Aprovechando el “contrato cuantioso de Guinea, “Le Figaro” de Francia, en un reciente editorial, mencionó con mucha paciencia numerosos materiales, diciendo que “África está fuera de sí por la furia ante el neocolonialismo chino”. Dicho editorial dice a tono de crítica que cuando Francia habla a los cuatro vientos de los derechos humanos, China que “codicia” las materias primas de África se infiltra aprovechando el punto débil de África, por lo que “Francia, cuya política con África era brillante antaño, sólo puede ver trenes ajenos corriendo por África”.









Un artículo insertado en “The Independent” de Inglaterra también dice que Beijing está construyendo en África el “imperio del siglo XXI, lejano de su territorio” e incluso critica la capacitación gratuita de chino que China proporciona a Liberia. (Pueblo en Línea)









05/11/2009