Países de Asia, África y AL recogen beneficios de crecimiento chino

In Noticias, Política exterior by PSTBS12378sxedeOPCH

El país asiático ha conseguido con su expansión económica “un impacto positivo en el crecimiento mundial, que con el correr del tiempo ha aumentado en magnitud y alcance”, asegura un informe del FMI. Actualmente la economía china, por su tamaño, solo va a la zaga de la estadounidense y su Producto Interno Bruto (PIB) se ha...


(SPANISH.CHINA.ORGCN) – El crecimiento económico de China ha tenido una repercusión positiva en países de Asia, África y Latinoamérica productores de materias primas o principales consumidores de productos chinos, según un informe del Fondo Monetario Internacional (FMI) divulgado por el sitio web mexicano www.informador.com.cn.

China, cuya economía creció en dos dígitos como promedio desde que puso en marcha la política de reforma y apertura, en 1978, es actualmente la segunda economía más grande del mundo, principal exportador global y un inversionista de creciente importancia, reconoce el organismo financiero en el documento “Medir la influencia china”.

Importador de cantidades significativas de materias primas y productos semiterminados del mundo entero, el país asiático ha conseguido con su expansión “un impacto positivo en el crecimiento mundial, que con el correr del tiempo ha aumentado en magnitud y alcance”, precisa el FMI.

Actualmente la economía china, por su tamaño, solo va a la zaga de la estadounidense y su Producto Interno Bruto (PIB) se ha duplicado cada siete u ocho años, destaca en su edición dominical la web de Guadalajara, capital del estado de Jalisco.

“Como consecuencia el ingreso nacional se ha multiplicado por 16, un aumento en el lapso de una sola generación que no tiene precedentes entre las grandes economías”, propiciando que “varios cientos de millones de personas hayan dejado atrás la pobreza y las condiciones de vida hayan mejorado para mucho más gente en un periodo más corto”, reconoce el informe.

La participación china en el comercio mundial se ha multiplicado casi por 10 en las tres última décadas, llegando a alrededor del nueve por ciento, mientras que el porcentaje del PIB mundial que le corresponde se ha incrementando de menos del tres por ciento al 13 por ciento, ajustado según la paridad del poder adquisitivo.

Sin embargo, asegura el FMI, China no podrá reemplazar a Estados Unidos como consumidor mundial en el futuro próximo, pues su “PIB al tipo de cambio vigente es apenas un tercio del de Estados Unidos, su PIB y su consumo privado no son más que una quinta parte” del estadounidense.

No obstante, su rápida expansión puede afectar el crecimiento de otros países de distintas maneras, advierte el reporte del Fondo, que agrega que China origina actualmente casi una décima parte de la demanda mundial de materias primas y más de una décima parte de la exportación mundial de bienes manufacturados de tecnología mediana y avanzada.

El país asiático, precisa, “se ha transformado en un gran exportador de productos electrónicos e informáticos y es el principal proveedor de productos electrónicos de consumo, como lectores de DVD y teléfonos móviles a Estados Unidos”.

La creciente integración de China al mercado mundial no sólo se limita al comercio, sino que influye en las empresas y consumidores de otros países, por lo que el flujo de capital chino a otras naciones se está incrementado de manera sostenida.

“Los efectos indirectos en el bienestar y el PIB, sin embargo, podrían ser positivos, porque los productos chinos de costos relativamente bajos, estimulan las posibilidades de consumo y producción en los países socios”, subraya el FMI.