Reformas y desarrollo continuos de China impulsarán recuperación económica global

In Noticias, Política exterior by PSTBS12378sxedeOPCH

China entrará en un año crucial en 2015 para la profundización integral de sus reformas que van a generar una oportunidad importante para el desarrollo económico de otros países, señalaron expertos extranjeros.


China entrará en un año crucial en 2015 para la profundización integral de sus reformas que van a generar una oportunidad importante para el desarrollo económico de otros países, señalaron expertos extranjeros.

Durante la Conferencia Central de Trabajo Económico 2014 que concluyó hoy, los líderes chinos definieron políticas y prioridades económicas mayores para el año que viene con base en una “nueva normalidad” económica.

China no sólo se enfocará en impulsar la calidad y la eficiencia del crecimiento económico el año próximo, sino que también se adherirá al tema de buscar progreso al mismo tiempo que mantiene la estabilidad.

De acuerdo con cálculos del Fondo Monetario Internacional (FMI), China ha sobrepasado al mundo con su contribución a la economía global, que representaba 27,8 por ciento en 2014.

Además, se espera que el crecimiento económico de China impulsado por su reforma estructural contribuya con entre 30 y 40 por ciento de la meta del Grupo de los 20 de un crecimiento adicional de 2 por ciento en los próximos cinco años.

Durante la reunión, los líderes chinos acordaron que China debe profundizar las reformas subrayadas por un concepto impulsado por la innovación.

Desde el establecimiento de la Zona de Libre Comercio (ZLC) de Shanghai, un lugar de pruebas abierto en septiembre de 2013 para que China explore modalidades nuevas en reformas y apertura, las inversiones extranjeras han aumentado cada mes y se han establecido casi 1.800 empresas de inversión extranjera en la zona.

El año próximo, la ZLC de Shanghai continuará impulsando la innovación institucional, ampliará la apertura financiera, fortalecerá la regulación financiera y ampliará otras áreas de reforma.

William Adams, un importante economista internacional del Grupo de Servicios Financieros PNC, dijo que China realizó este año reformas notables en el área de finanzas.

El 17 de noviembre, China lanzó de manera oficial la histórica Shanghai-Hong Kong Stock Connect, que tiene el objetivo de ligar a las bolsas de valores de Hong Kong y de Shanghai.

Fue un paso importante para que el país volviera a las cuentas de capital libremente convertibles, lo que ayudará a la economía china a incorporarse mejor al mercado global.

Si el esquema se amplía más en 2015, China establecerá gradualmente un mercado de capital incorporado más orientado al mercado.

Por otro lado, el gobierno chino aprobó cinco bancos privados este año, con el objetivo de romper el monopolio y apuntalar el capital privado.

El 22 de noviembre, el Banco Popular de China, banco central del país, elevó el límite superior de la banda de flotación de las tasas de depósitos a 1,2 veces la marca de referencia de las actuales 1,1 veces. Con ello sentó una base para una mayor liberalización de las tasas de interés.

Huang Yuchuan, un importante investigador de Carnegie Endowment for International Peace, un grupo estadounidense, dijo que algunas políticas nuevas implementadas por China para el año próximo ayudarán al país a eliminar los factores negativos en el consumo familiar.

“Los más importante es liberalizar las políticas de residencia hukou, lo que estimulará el consumo y también fomentará más inversión en infraestructura social. Esto aumentará la demanda y apoyo para una tasa de crecimiento más elevada”, comentó el investigador.

 

Al crear un milagro en términos de crecimiento económico, China, la segunda mayor economía mundial, al mismo tiempo pagó un enorme precio en el aspecto de medio ambiente.

Este año, el gobierno chino ha eliminado la capacidad excesiva en la producción de cemento, de hierro y de acero.

Cerca de la mitad de los 80 proyectos de inversión para capital privado, anunciados por la Comisión Nacional de Desarrollo y Reforma (CNDR), son proyectos relacionados con energía limpia.

La modernización y optimización industrial de China desencadenarán una enorme demanda de mercado, lo cual no solamente impulsará su propio desarrollo económico alentado por la demanda interna, sino también la recuperación de la economía mundial, dicen expertos.

El presidente de China, Xi Jinping, indició en la reunión de directores generales del Foro de Cooperación Económica de Asia-Pacífico (APEC) realizada en noviembre, que China espera importar 10 billones de dólares USA en productos de todo el mundo, a la vez que la inversión China al exterior ascenderá a 1,25 billones de dólares USA en la próxima década.

El significativo volumen del mercado chino y su inversión al exterior significan que China se ha convertido en una poderosa impulsora de la economía mundial.

Mientras que China se ha dedicado persistentemente a construir una red de comercio regional cohesionada y una conectividad regional completa, busca continuamente un mayor desarrollo regional de la “Ruta de la Seda Marítima del Siglo XXI” y del “Cinturón Económico de la Ruta de la Seda”.

China también tiene en mente facilitar una economía mundial abierta, principalmente a través de plataformas como las ya mencionadas plataformas de cooperación económica regional, el Banco Asiático de Inversión en Infraestructura, el Banco de Desarrollo del BRICS, el Fondo de la Ruta de la Seda y el Corredor de Transporte de Alta Velocidad Euroasiático.

Debido a que China se está transformando de una “fábrica mundial” en un importante mercado e inversionista global, su continuo incremento de la inversión al exterior ha beneficiado a los países destino del capital chino respecto a la modernización del sector industrial y de la capacidad independiente de desarrollo.

Además, el dinero y las tecnologías no es lo único que los inversionistas chinos pueden ofrecer. También pueden ayudar a impulsar los ingresos fiscales y la generación de empleos.

De 2005 a 2013, China ha invertido alrededor de 11.700 millones de dólares en construcciones de infraestructura británica. Y se calcula que las inversiones como ésta ascenderán a 105.000 millones de dólares para el año 2025.

China y la India firmaron un plan a cinco años sobre cooperación en economía y comercio, en el que China hará un esfuerzo para invertir 20.000 millones de dólares en el sector industrial y en el desarrollo de infraestructura en la India.

Equipo y tecnologías chinas para transporte ferroviario se aplicarán en Brasil, ya que Río de Janeiro –la ciudad sede de los Juegos Olímpicos de Verano 2016 — tendrá en su sistema de tren ligero muchos trenes y vías férreas hechos en China.

Además, China ha firmado 12 acuerdos de libre comercio, que reducen las barreras comerciales de 20 países y distritos para los negocios chinos. China también finalizó acuerdos de libre comercio con la República de Corea y Australia.

Zhuo Shaojie, subdirector del Centro de Estudios Chinos de la Universidad de Melbourne, dijo: “China está trabajando arduamente para facilitar la estabilización económica en Asia y el Pacífico, así como en el mundo, y ha participado activamente en la gobernanza global y en la construcción de una economía mundial abierta”.

La economía global puede beneficiarse significativamente de los esfuerzos hechos por China, añadió Zhuo.