Tres prejuicios de Occidente sobre el tipo de cambio del Yuan RMB

In Noticias, Política exteriorby PSTBS12378sxedeOPCH

Pese a que en el último informe que entregó el Ministerio de Hacienda de EE UU al Parlamento no se definió a China como “país que manipula las tipos de cambio”, las críticas occidentales que censuran el valor excesivamente bajo del Yuan RMB no han desaparecido.


El 26 de octubre, las empresas acereras de EE UU exigieron a Ronald Kirk, negociador comercial internacional, y a Gary Faye Locke, ministro de Comercio de su Estado, que promovieran el aumento del valor del RMB en la próxima negociación comercial entre EE UU y China. En una carta dirigida a los gabinetes del estado, el Instituto Americano del Hierro y el Acero (AISI, siglas en inglés) expresó que “la intervención del Gobierno Chino condujo a un tipo de cambio evidentemente bajo del RMB con respecto al dólar, lo cual podría amenazar la débil recuperación económica de EE UU y dar lugar a una situación de competencia desleal en el comercio internacional”.

En algunos países occidentales, tanto las opiniones oficiales como a pie de calle han señalado al tipo del cambio del RMB como culpable del desequilibrio de la balanza comercial entre China y EEUU, de la lenta recuperación de la economía global, e incluso hacen de ello el motivo principal que condujo la crisis financiera.

Sin embargo, si se hace un análisis esmerado sobre la teoría de que “China manipula las tasas de cambio”, se pueden descubrir muchos errores.

El déficit comercial de EEUU con China no fue provocado por el bajo valor del RMB

En una entrevista, Zhao Qingming, investigador superior del Banco de Construcción de China, expresó que según la teoría fundamental de la ciencia macroeconómica, el motivo radical que causa el déficit o el superávit comercial de un país consiste en el desequilibrio entre su reserva interna y su inversión. Cuando la reserva supera la inversión, surge la exportación neta; por el contrario, cuando la inversión se encuentra por encima de la reserva, se da la importación neta. No se puede decir que las tasas de cambio no ejercen ninguna influencia sobre superávit comercial, pero ésta es muy limitada.

Además, se debe subrayar que el déficit comercial por parte de los países occidentales es el resultado natural de la actual modalidad económica mundial. Algunos expertos chinos indican que la división del trabajo comercial fue, en realidad, consecuencia de la globalización económica, y que la aparición de países de tipo exportador es el resultado de la distribución eficiente de los recursos mundiales.

Tal como escribe el periódico francés Nouvelles d’Europe, el aumento fácil del valor del RMB pudiera deformar la regular trayectoria del desarrollo económico de China, pero no aliviar el déficit comercial de los países occidentales, puesto que las otras potencias manufactureras podrán rellenar en cualquier momento el vacío que deja China.

Según un artículo publicado por el periódico británico Financial Times, “¿acaso la reducción de las exportaciones chinas podría solucionar el problema del sobreconsumo de los estadounidenses? En realidad, si China rebaja la cifra de sus exportaciones a EEUU, los productos baratos disponibles en el mercado norteamericano experimentarían una considerable reducción, lo que pudiera empeorar el sobreconsumo”

El motivo principal de la crisis financiera no tiene nada que ver con el valor bajo del RMB

En realidad, otro error ampliamente divulgado es la “teoría sobre el reequilibrio” creada por las potencias de Occidente. Esta falsa idea indica que los países con mayor superávit comercial, encabezados por China, constituyen el motivo radical que condujo a la presente crisis financiera mundial, por lo que piden el aumento del valor del RMB con el propósito de “solucionar el desequilibrio económico global”.

Entre los nueve temas principales de la Cumbre del G-20 en Pittsburgh, destaca el “marco del desarrollo sostenible y equilibrado”. A través de éste, EEUU procuró obligar a China a reducir en gran medida sus ganancias comerciales y presionar para que el país asiático aumentara el valor del RMB, con el fin de que China asumiera más responsabilidad en la lucha contra la crisis financiera.

Conforme a un análisis, es irrazonable echar la culpa de la crisis financiera a los nuevos países de la economía mercantil. En realidad, los círculos académicos han llegado a un consenso respecto a los motivos radicales que causaron la crisis financiera, que incluyen la teoría sobre los ciclos económicos, la excesiva innovación de los productos financieros de EEUU, etc.

El crecimiento rápido del valor del RMB es favorable, no perjudicial para China ni para el mundo

Algunos países occidentales suelen decir que el crecimiento del valor del RMB es favorable para promover la recuperación de la economía mundial. Según el periódico estadounidense The Wall Street Journal, Gary Faye Locke, ministro de Comercio de EEUU, expresó ante la Cámara Americana de Comercio en China (AmCham-China) y el Consejo Empresarial EEUU-China (USCBC, por sus siglas en inglés), que si China permite una alta elasticidad de las tasas de cambio del RMB y que se abra aún más su mercado interno a la importación y la inversión directa extranjera, la recuperación de la economía mundial será más rápida.

Sin embargo, el hecho es que el aumento rápido de las tasas de cambio del RMB pudiera deformar la regular trayectoria del desarrollo económico de China, sin aliviar el déficit comercial de los países occidentales. Y una vez la economía China se vea perjudicada, las empresas occidentales correspondientes sufrirán enormes pérdidas, por lo que el incremento del valor del RMB abogado por Occidente no dará beneficio a nadie, ni siquiera a ellos mismos.

Si no se controla el incremento del valor del RMB, el capital internacional entrará en China por múltiples vías. En un momento así, las reservas de divisas de China aumentarían, lo que podría promover en mayor medida el incremento del valor del RMB.

Según los últimos datos publicados por el Banco de China, el capital que entró en China en el pasado mes de septiembre experimentó un evidente aumento en comparación con el mes anteriora. Zhang Ming, investigador del Instituto de Investigación de la Economía y Política Mundiales de la Academia de Ciencias Sociales de China, escribió en un artículo que el dinero caliente (capital líquido que se conserva durante mucho tiempo sin efectuar una inversión o compra) entrará sucesivamente en China en la segunda mitad de 2009 y la primera mitad de 2010, un riesgo al que se debe dar mucha importancia.