Una Rusia estable y próspera bajo el liderazgo de Putin es positivo para China

In Noticias, Política exterior by PSTBS12378sxedeOPCH

BEIJING, 7 may (Xinhua) -- El presidente electo de Rusia, Vladimir Putin, regresa este lunes al Kremlin para iniciar su tercer mandato al frente del país.


BEIJING, 7 may (Xinhua) — El presidente electo de Rusia, Vladimir Putin, regresa este lunes al Kremlin para iniciar su tercer mandato al frente del país.


Pese a que algunos en Occidente intentan menospreciar el éxito de Putin en las elecciones de marzo pasado, su victoria refleja ampliamente la voluntad de la mayoría de los rusos.



Con una gran popularidad por su firme imagen incorruptible, Putin llegó al poder en 2000 cuando el país aún atravesaba por un crítico periodo de transición.



Fue reelegido cuatro años más tarde gracias al estable crecimiento económico y la mejora del nivel de vida nacional que logró durante su primer mandato.



Pese a las protestas durante las elecciones de 2012, la mayoría de los rusos han llegado al consenso de que “el país necesita a Putin”.



China, como vecino y socio estratégico integral, tiene un enorme interés en ver a una Rusia estable, fuerte y próspera bajo la nueva dirección de Putin.



Desde una perspectiva regional, las dos naciones, miembros de la Organización de Cooperación de Shanghai, han promovido conjuntamente la estabilidad y la integración regionales.



A nivel global, China y Rusia han mantenido una efectiva coordinación respecto a los importantes temas internacionales, desde los esfuerzos para poner fin a la crisis de Siria hasta las negociaciones para reiniciar el diálogo sobre el tema nuclear iraní.



Mucho más importante, los dos países comparten la meta común de un mundo multipolar en que ninguna hegemonía pueda dar órdenes a toda la comunidad internacional.



También han defendido conjuntamente la reforma del sistema monetario internacional y la mejora de la gobernanza económica mundial.



Putin ha demostrado al mundo que valora las relaciones estratégicas Rusia-China y que impulsará la política actual del Kremlin respecto a China para garantizar la profundización de la cooperación y la asociación estratégicas entre ambas naciones.



No obstante, Putin, quien lleva sobre sus hombros las esperanzas de una nación que ansía una reforma social, tiene un difícil camino por delante.



Resulta gigantesco el trabajo del nuevo gobierno ruso en momentos que el país intenta diversificar su economía, estimular la innovación y acabar con la viciosa tendencia de la baja natalidad.



Pero no se trata de desafíos que no puedan superarse. Con una economía poderosa y un sector tecnológico competitivo, Rusia tiene grandes posibilidades de materializar sus metas de desarrollo nacional bajo la dirección de Putin.




Es hora de que el pueblo ruso respalde a su nuevo gobierno, y los dos cuentan con los mejores deseos de sus amigos chinos.