Visita de Kerry buen augurio para lazos China-EEUU en el Año del Caballo

In Noticias, Política exterior by PSTBS12378sxedeOPCH

WASHINGTON, 13 feb (Xinhua) -- Siendo el primer funcionario de alto rango de EEUU en visitar Beijing justo después de la celebración del Año Nuevo Lunar chino, el secretario de Estado de EEUU, John Kerry, recibirá seguramente una cálida bienvenida cuando llegue al país asiático el viernes.


En un momento tan festivo, existen grandes esperanzas entre muchos chinos de que la visita de dos días de duración traiga buenos augurios para los lazos sino-estadounidenses, una de las relaciones bilaterales más importantes del mundo. 

Se espera que las conversaciones entre Kerry y los líderes chinos se centren en cómo mejorar la tarea sin precedentes de construir un nuevo tipo de relación entre grandes potencias caracterizada por la cooperación pragmática, más que la competencia estratégica hostil. Este es el consenso alcanzado por los presidentes Xi Jinping y Barack Obama en la Cumbre de Annenberg celebrada el pasado mes de junio. 

Las dos partes han trabajado durante los últimos meses para implementar dicho consenso, según lo demuestran los diálogos y consultas de alto nivel mantenidos en este tiempo, así como el aumento de intercambios interpersonales y la mejora de los lazos militares. 

Estableciendo el tono para la visita de Kerry, el Departamento de Estado ha anunciado que éste reafirmará el compromiso de EEUU con la construcción de una “relación positiva, integral y de cooperación con China”. Ambas partes también discutirán la cooperación en algunos temas de interés común, incluyendo la situación en la Península Coreana, el cambio climático y la energía limpia. 

En el año que queda por delante, Xi y Obama tendrán muchas oportunidades para reunirse en varios eventos, como el Foro de Cooperación Económica Asia-Pacífico en Beijing y la cumbre del G20 en Australia. 

También se espera que los dos países celebren el 6º Diálogo Estratégico y Económico, así como la 5ª Consulta de Alto Nivel sobre Intercambios Interpersonales, junto con visitas recíprocas entre altos oficiales militares. 

Por lo tanto, una tarea importante para Kerry durante su visita será hacer preparativos y organizar la agenda para los diversos eventos bilaterales mencionados. 

Por supuesto, en Beijing, se espera que el máximo diplomático estadounidense escuche severas advertencias con el objetivo de apaciguar a un Japón cada vez más provocador y belicoso, que se escora peligrosamente hacia la remilitarización bajo el primer ministro Shinzo Abe. 

Actuando como un niño mimado, el líder japonés ha venido desafiando los límites, tratando de liberarse de la constitución pacifista de posguerra para rearmar al país, con el propósito convertir la nación de nuevo en una amenaza militar para las naciones vecinas. 

El peligroso juego de Abe se lleva a cabo con el pretexto de contrarrestar la llamada “amenaza de China” y fortalecer la alianza entre Japón-Estados Unidos, que resuena entre algunos políticos de Washington, que incluso parecen estar dispuestos a darle carta blanca.

Sin embargo, cualquier norteamericano amante de la paz y estratega con visión de futuro debe saber que una vez el genio del militarismo nipón sea liberado de la botella, Estados Unidos también sufrirá. Fin