Visita de Michelle Obama abre oportunidad única entre China y EEUU

In Noticias, Política exterior by PSTBS12378sxedeOPCH

BEIJING, 20 mar (Xinhua) -- La Primera Dama de Estados Unidos, Michelle Obama, llegó hoy a la capital de China para una visita de una semana que se enfocará en los intercambios culturales y educativos entre los dos países.


BEIJING, 20 mar (Xinhua) — La Primera Dama de Estados Unidos, Michelle Obama, llegó hoy a la capital de China para una visita de una semana que se enfocará en los intercambios culturales y educativos entre los dos países.

Dado que las primeras damas son embajadoras especiales de Estados Unidos, el viaje sobresale como un gesto de “diplomacia suave” por parte de Washington. 

Desde que el presidente Obama asumió el poder en 2009, una profundización de las relaciones con Beijing ha sido una de sus prioridades de política exterior y los lazos bilaterales se han movido en la dirección correcta. 

No obstante, globalmente significativa, la relación trans-pacífica también ha visto tensiones derivadas de algunas acciones irresponsables de Washington, entre ellas la injerencia en las disputas territoriales en el Mar del Sur de China y el encuentro el mes pasado de Obama con el Dalai Lama. 

Además, la estrategia de Obama de “pivote a Asia” ha generado nuevas incertidumbres en la región Asia-Pacífico, en particular en Asia del Este, en detrimento de la propia confiabilidad de Washington con China. 

Ante semejante escenario de fondo, el viaje de Michelle es especialmente significativo. La visita se registra en el 35 aniversario del establecimiento de relaciones diplomáticas plenas entre China y Estados Unidos. 

Enfocada según se cree en la promoción de la interacción entre las poblaciones de ambos países, la visita abre una oportunidad única de impulsar el mutuo entendimiento y promover las relaciones bilaterales en un rango aún mayor. 

Más aún, un fortalecimiento personal entre las primeras familias de China y Estados Unidos ayudará en forma natural a un mejor entendimiento y un terreno más cercano entre Beijing y Washington. 

De particular significación es la rica interacción de Michelle con los estudiantes chinos, que ayudaría a impulsar el mutuo entendimiento y amistad entre las generaciones más jóvenes de los dos países, que llevarán sobre sus hombros las relaciones bilaterales futuras. 

Cuando refirió a la prensa el viaje de Michelle, la parte estadunidense dijo que la Primera Dama quedará al margen de la política, los derechos humanos, las disputas comerciales y otras diferencias bilaterales -temas mucho mejor manejados por la diplomacia oficial. 

Ese enfoque es correcto. La singularidad del papel de las primeras damas es su toque suave y su libertad respecto a la rudeza y aún fealdad de la política dura. 

Aunque sería ingenuo prever que la visita de Michelle elimine todas las diferencias entre China y Estados Unidos, es seguro que el éxito de la visita de Michelle inyectará un nuevo vigor al desarrollo de las relaciones bilaterales. Fin