Visita de presidente Xi dará nuevo impulso a relaciones chino-latinoamericanas

In Noticias, Política exterior by PSTBS12378sxedeOPCH

En vista del rápido desarrollo de las relaciones de China con los países de América Latina y el Caribe en la última década, el inminente viaje a la región del presidente chino, Xi Jinping, que incluirá visitas a Trinidad y Tobago, Costa Rica y México del 31 de mayo al 6 de junio, servirá para impulsar aún más las relaciones chino-latinoamericanas.


En vista del rápido desarrollo de las relaciones de China con los países de América Latina y el Caribe en la última década, el inminente viaje a la región del presidente chino, Xi Jinping, que incluirá visitas a Trinidad y Tobago, Costa Rica y México del 31 de mayo al 6 de junio, servirá para impulsar aún más las relaciones chino-latinoamericanas.

En los pasados 10 años, las relaciones chino-latinoamericanas se han convertido en centro de atención de muchos medios de comunicación y expertos debido, en gran medida, al robusto desempeño de la economía china, los acontecimientos políticos, económicos y financieros a nivel global, y al crecimiento y la madurez de China y las economías emergentes latinoamericanas como México y Brasil, así como a la cooperación cada vez más estrecha entre ambas partes.

Para entender las relaciones chino-latinoamericanas en el nuevo siglo es necesario considerar el documento “Política de China hacia América Latina y el Caribe”, publicado el 5 de noviembre de 2008 por el gobierno chino.

El texto, primero de su tipo en la historia del país asiático, identifica los objetivos políticos de China para la región, subraya la amistad entre los pueblos chino y latinoamericano, y estipula explícitamente que “ambas partes se encuentran en una etapa de desarrollo similar, enfrentan la misma tarea de desarrollo y comparten la aspiración de elevar el entendimiento y la cooperación mutuos”.

Sin lugar a dudas, este documento constituye una base sólida para la cooperación integral entre China y los países latinoamericanos y caribeños en los ámbitos político, económico y comercial, científico y tecnológico, así como educativo.

China y las naciones de la región tienen posiciones idénticas o similares sobre asuntos relacionados con la globalización económica, el mantenimiento de la estabilidad internacional, el nuevo orden económico y financiero mundial y la lucha contra el terrorismo.

En pleno siglo XXI, las visitas frecuentes de alto nivel han brindado a los líderes de ambas partes la oportunidad de intercambiar opiniones sobre los temas mundiales de interés común, de apoyarse y de coordinarse mutuamente en asuntos internacionales.

La creciente confianza política entre China y los países latinoamericanos y caribeños ha fomentado la cooperación bilateral en las áreas económica, comercial, científica, tecnológica, cultural y educativa, entre otras. Esto ha abierto un nuevo horizonte para el desarrollo integral, de múltiples niveles y amplio de las relaciones bilaterales.

En el rubro económico y comercial, el volumen del comercio chino-latinoamericano ha registrado un crecimiento acelerado. Ambas partes requirieron seis años para incrementar su comercio de 40.000 millones a 100.000 millones de dólares estadounidenses y sólo necesitaron cuatro años para duplicar la cifra a 200.000 millones de dólares.

Además, el comercio bilateral alcanzó un récord histórico de 261.200 millones de dólares en 2012.

El rápido desarrollo del comercio chino-latinoamericano también ha impulsado la expansión económica de ambas partes. Algunos economistas consideran que la región latinoamericana se ha protegido de las embestidas de las crisis económica y financiera mundiales gracias a las enormes exportaciones latinoamericanas hacia China en los últimos años.

Ante el desarrollo vigoroso del comercio entre China y las naciones latinoamericanas y caribeñas, las autoridades de ambas partes han incluido en sus agendas el fomento de las inversiones mutuas.

Incrementar las inversiones en América Latina y el Caribe se corresponde con la estrategia de “desarrollo hacia afuera” de las empresas chinas y, al mismo tiempo, satisface las necesidades de desarrollo económico y social de los países latinoamericanos y caribeños, que esperan mayores inversiones chinas.

En la actualidad, las inversiones no financieras de China en América Latina y el Caribe han superado los 54.000 millones de dólares, y en su mayoría se han destinado a los sectores de minería y energía. Estas inversiones han permitido que las empresas con capital chino exploren y amplíen su presencia en el mercado de la región.

México, incluido en la inminente gira latinoamericana del presidente chino, es un importante mercado emergente con el que China ha forjado una asociación de cooperación estratégica.

Ulises Granados Quiroz, experto sobre China del Instituto Tecnológico Autónomo de México (ITAM), manifestó que pese a los altibajos experimentados por las relaciones chino-mexicanas, el actual presidente mexicano, Enrique Peña Nieto, ha demostrado que concede gran importancia al desarrollo de los lazos con China.

En opinión de Granados, la próxima visita de Xi contribuirá a abrir una nueva perspectiva para las relaciones bilaterales. México desea expandir su cooperación con China en agricultura, ganadería, energía y turismo, indicó.

Costa Rica, otro país que será visitado por el mandatario chino, es la única nación centroamericana que ha establecido relaciones diplomáticas con China. Ambos países han disfrutado de vínculos amistosos de cooperación luego de establecer lazos diplomáticos en 2007.

China tiene fuertes inversiones en Costa Rica, incluido un proyecto de refinería de petróleo. La prensa costarricense informó que San José espera ampliar los intercambios y la cooperación con Beijing en áreas como energía, comercio, medio ambiente, construcción de infraestructura, educación y cultura.

Por su parte, la visita de Xi a Trinidad y Tobago será la primera de un jefe de Estado chino a ese país caribeño de habla inglesa.

Recientemente, el Ministerio de Relaciones Exteriores de Trinidad y Tobago emitió un comunicado para reconocer las contribuciones de la comunidad china al desarrollo económico y cultural local, y destacó el interés compartido por ambas partes de fortalecer los intercambios políticos, económicos y culturales.

La próxima visita del presidente chino ha generado gran expectativa en Trinidad y Tobago. La opinión pública del país caribeño la considera “histórica” y desea que impulse las relaciones bilaterales a un nivel superior.