Visita de vicepresidente chino impulsará lazos con EEUU

In Noticias, Política exterior by PSTBS12378sxedeOPCH

Pekín, Washington, 08/02/2012 El Pueblo - La próxima visita del vicepresidente chino Xi Jinping a Estados Unidos ayudará a que China y EEUU pongan a un lado los problemas derivados de la habitual alharaca política que suele dispararse en años de elecciones en el segundo país, a juicio de expertos.La visita, que comienza el lunes, envía una fuerte señal de que China concede gran valor a las relaciones bilaterales y desea la estabilidad de los vínculos, indicó Jin Canrong, un experto en relaciones chino-estadounidenses en la Universidad del Pueblo de China, en Beijing.


“Esa señal es de especial importancia” para encarar a los aspirantes presidenciales republicanos, en momentos en que estos arremeten contra China para ganar votos, la Casa Blanca esgrime la emisión de moneda para criticar a Beijing y Washington se escuda en el crecimiento de China para aumentar la presencia militar de EEUU en la región de Asia y el Pacífico, dijo Jin. El Ministerio de Relaciones Exteriores dijo el martes que la visita de Xi responde a una invitación de su homólogo estadounidense, Joe Biden. No se dieron más detalles.




El Departamento de Estado de EEUU anunció en un principio que la visita incluirá escalas en California y Nueva York.





Xi se reunirá con el presidente Barack Obama en Washington, el 14 de febrero, anunció la Casa Blanca.





Los ataques a China han sido cada vez más frecuentes en este año electoral.





Mitt Romney, el candidato republicano, se comprometió a “tomar medidas drásticas” contra Beijing por considerarlo un manipulador de la moneda y amenazó abiertamente con una guerra comercial.





En su reciente discurso del Estado de la Unión, Obama criticó a China por sus prácticas comerciales desleales. También señaló las instalaciones de investigación solar de China y su supercomputadora como ejemplos de los desafíos globales que enfrenta EEUU.





Hay un “déficit de confianza” entre China y los EEUU, admitió el viceministro de Relaciones Exteriores Cui Tiankai, en una ceremonia el lunes para conmemorar el 40 aniversario del Comunicado de Shanghai, un documento político que establece las bases para las relaciones bilaterales.





“Cada vez que la relación chino-estadounidense encuentra problemas, aparecen voces que dudan de los fundamentos de la relación. Hay quienes quieren revertir esta relación, que puede calificarse sin dudas como demasiado trascendental como para que fracase”, dijo Cui.





“Esperamos que la visita de Xi sea una oportunidad para mejorar la comunicación, ampliar la cooperación y profundizar la amistad”, agregó.





Los expertos dijeron que la influencia del año de elecciones en EEUU sobre las relaciones chino-estadounidenses será temporal.





“La relación es estable, y como parte de ésta coexisten la competencia y la cooperación”, dijo Shen Dingli, director del Centro de Estudios sobre EEUU de la Universidad Fudan en Shanghai.





El viaje de Xi es parte de las “frecuentes visitas institucionales y de alto nivel” que revelan la madurez de los vínculos, los cuales distan de ser rehenes de los ciclos electorales, o de cualquier tema en particular, dijo Shen.





La Casa Blanca dijo el lunes que hay “una serie de cuestiones que siempre están en la agenda cuando nos sentamos a hablar con los dirigentes chinos, y que también estarán en esta visita”.





De acuerdo con reportes de prensa de EEUU, la estancia de Xi en Iowa incluirá una reunión en Muscatine con los amigos que hizo durante un viaje al estado en 1985, una cena en el Capitolio de Iowa y, posiblemente, un recorrido por una granja.





El viaje de Xi es una visita importante que “realmente ayudará a la relación”, aseveró a la prensa china el martes en Shanghai Christopher Hill, ex secretario de Estado adjunto.





“Habrá numerosas discusiones e intentos de conocernos mejor”, dijo Hill, quien durante un período encabezó la delegación de EEUU a las conversaciones a seis bandas.





“Espero que este viaje ayude a construir una relación positiva y que ambas partes aborden posibles problemas y eviten que los mismos empeoren”, dijo Hill.





La reorientación estratégica de EEUU en Asia Oriental ha despertado especulaciones de que la medida está destinada a contener a China. Hill, sin embargo, dijo que se trata más bien de un intento de asegurar a largo plazo las relaciones económicas en la región, que son importantes para EEUU.





“China se ha convertido en una de las economías más importantes del mundo. Espero que una renovada atención sobre Asia Oriental traiga aparejada la reanudación del diálogo con China, y tal vez incluso una profundización del diálogo, para evitar la desconfianza y la incomprensión estratégica”, dijo Hill.





David Lampton, director del Programa de Estudios sobre China en la Universidad Johns Hopkins, destacó la importancia de que la nueva generación de líderes chinos dispongan de una base sólida de conocimientos sobre sus homólogos estadounidenses, para mejorar la cooperación en el futuro.





“Es particularmente importante que nuestros líderes tengan bien presentes los intereses a largo plazo, no acudan al lenguaje inflamatorio y hagan especial hincapié en el diálogo en los próximos 12 a 18 meses”, dijo Lampton.





Los expertos dijeron que Beijing y Washington han alcanzado un grado de entendimiento que les permitirá hacer frente a la fricción que generan los años de elecciones en EEUU.






Kenneth Lieberthal de la Institución Brookings, dijo que el propósito del viaje es dar a ambas partes una oportunidad de conocerse mutuamente y desarrollar una química personal.