Visita de Xi a EEUU abre puertas a nueva trayectoria de lazos entre grandes países

In Noticias, Política exterior by PSTBS12378sxedeOPCH

BEIJING, 23 sep (Xinhua) -- El presidente de China Xi Jinping inició el martes una visita de Estado a Estados Unidos, visita crucial para las inquietudes inmediatas de los pueblos de ambos países, se indicó el martes en un comentario del Diario del Pueblo.


BEIJING, 23 sep (Xinhua) — El presidente de China Xi Jinping inició el martes una visita de Estado a Estados Unidos, visita crucial para las inquietudes inmediatas de los pueblos de ambos países, se indicó el martes en un comentario del Diario del Pueblo.

Durante cerca de 500 años, el clima político mundial estuvo bajo la influencia de las corrientes del Atlántico. En el Siglo XXI, la atención se ha dirigido a los vientos alisios del Pacífico.

Por los cielos del Pacífico, cerca de 12.000 personas vuelan a diario entre China y Estados Unidos. Cada 17 minutos despega un avión con rumbo a alguno de los dos países. Alrededor de 4,3 millones de personas viajaron entre ambas naciones el año pasado.

Fue hace poco más de 40 años cuando con extraordinario valor y buen juicio, Mao Zedong y Richard Nixon “dieron un apretón de manos a través del Pacífico” con la histórica visita de Nixon a China, lo que abrió las comunicaciones directas entre las dos potencias después de una laguna de más de 30 años.

A partir de ahí, a pesar de altas y bajas, las relaciones chino-estadounidenses han florecido. En el 2014, el comercio entre ambas naciones superó los 555.000 millones de dólares y para finales de año, la inversión bilateral había superado los 120.000 millones de dólares.

Estos conflictos han surgido en gran medida como resultado de la creciente economía de China. Actualmente, las relaciones enfrentan momentos difíciles con los cambios en el panorama mundial. Las opiniones pueden diferir en asuntos como las disputas marítimas y la seguridad de la red, pero los reveses en las relaciones no son ningún desastre. Los problemas están ahí para ser resueltos y se resuelven mejor juntos.

La confianza debe ser la piedra angular del nuevo estilo de relaciones internacionales. La manera en que las dos partes perciban las respectivas intenciones estratégicas determinará el rumbo de las políticas.

Cuando Nixon estrechó la mano de Mao en 1972, China y Estados Unidos tenían ante ellos amenazas que enfrentar. Hoy, de acuerdo con el veterano diplomático Henry Kissinger, es necesario influir sobre el sistema internacional en general de manera tal que se evite que las crisis regionales se salgan de control.

El año pasado, China y Estados Unidos emitieron una declaración conjunta sobre cambio climático. Los avances en las negociaciones nucleares de Irán no hubieran sido posibles sin el trabajo conjunto de los gobiernos de Estados Unidos y China en favor de una meta común.

La región de Asia-Pacífico ha sido un punto económico importante desde el fin de la Segunda Guerra Mundial, sobre todo en los últimos 30 años. Esto se logró sólo a través de una paz y una estabilidad generales apoyadas por una saludable relación chino-estadounidense.

Hace setenta años, China y Estados Unidos lucharon hombro con hombro en favor de la paz y la libertad. En la actualidad no hay razones para que las dos naciones no cooperen en nombre del desarrollo pacífico global. Juntos, China y Estados Unidos, pueden mantener al mundo seguro y estable.

La paz favorece los intereses de las dos naciones y de sus pueblos. Sólo trabajando juntos podrá asegurarse el desarrollo de Asia-Pacífico y del mundo en general.