Visita del presidente Xi impulsará lazos China-Venezuela hasta un nivel más alto

In Noticias, Política exterior by PSTBS12378sxedeOPCH

CARACAS, 19 jul (Xinhua) -- La visita de Estado que realizará a Venezuela el presidente chino, Xi Jinping, los días 20 y 21 de julio, tendrá una gran importancia para la promoción y el fortalecimiento de las relaciones bilaterales, destacaron el mandatario venezolano, Nicolás Maduro, y otras fuentes oficiales y académicas.


ARACAS, 19 jul (Xinhua) — La visita de Estado que realizará a Venezuela el presidente chino, Xi Jinping, los días 20 y 21 de julio, tendrá una gran importancia para la promoción y el fortalecimiento de las relaciones bilaterales, destacaron el mandatario venezolano, Nicolás Maduro, y otras fuentes oficiales y académicas.

Al confirmar la visita, que coincide con el 40º aniversario del establecimiento de relaciones diplomáticas bilaterales, Maduro afirmó que ambos países “ratificarán un conjunto de acuerdos de desarrollo compartido en lo económico, en lo tecnológico, en lo financiero, y en lo agrícola”.

Durante la inspección la semana pasada de las obras para la construcción de la fábrica de autobuses Yutong en el estado centroccidental de Yaracuy, Maduro destacó que la asociación “le ha permitido al país estar integrado a uno de los países de punta de desarrollo del siglo XXI, como lo es la gran China”.

En entrevista con Xinhua, el embajador chino en Venezuela, Zhao Rongxian, dijo que el hecho de que el presidente chino vaya a participar en la Cumbre del BRICS, a visitar cuatro países latinoamericanos, incluida Venezuela, y se vaya a reunir con líderes de la región, será un hito en las relaciones bilaterales, en las chino-latinoamericanas y entre los países en vías de desarrollo.

Venezuela es un importante socio de China en América Latina. Durante los 40 años de relaciones diplomáticas, especialmente desde 2001, cuando se estableció la asociación estratégica de desarrollo común, las relaciones bilaterales han entrado en una vía de desarrollo rápido, y han obtenido fructíferos resultados en los diversos campos, afirmó Zhao.

En lo político, detalló, los dos países mantienen frecuentes intercambios de alto nivel, y se esfuerzan por aumentar la confianza política mutua. Ambas partes colaboran estrechamente en las Naciones Unidas, la Comunidad de Estados Latinoamericanos y Caribeños, y otras organizaciones regionales, defienden los legítimos derechos de los países en vías de desarrollo, y desempeñan un importante papel en la salvaguardia y la promoción de la paz y el desarrollo mundiales.

En lo económico y lo comercial, el volumen del intercambio comercial aumentó de los 1,4 millones de dólares hace 40 años, a los 19.200 millones de dólares en 2013. China se ha convertido en el segundo socio comercial de Venezuela, que a su vez es el cuarto socio comercial de China en América Latina, importante proveedor de energía, y el principal mercado de concesión de las obras.

En lo energético, se ha formado inicialmente una línea completa de cooperación estratégica. En la infraestructura, empresas chinas completaron proyectos de vivienda, plantas eléctricas, líneas transformadoras de electricidad, redes de telecomunicaciones, carreteras y puentes, continuó.

“En resumen, la cooperación integral chino-venezolana se ha extendido a todos los aspectos de la vida social, las relaciones bilaterales se encuentran en su mejor momento histórico en profundidad y amplitud. Ambos países se han hecho buenos socios con el respeto y la confianza mutuos en lo político, el beneficio recíproco en lo económico, y el aprendizaje mutuo en lo cultural”, dijo.

“Estoy seguro de que la venidera visita del presidente Xi a Venezuela definirá sin duda alguna la nueva orientación para el desarrollo de las relaciones bilaterales, elevará y enriquecerá el nivel estratégico y el contenido de las relaciones, explorará nuevas áreas de cooperación, y promoverá la cooperación chino-venezolana”, acotó.

Para Simón Zerpa, presidente del Banco de Desarrollo Económico y Social de Venezuela (Bandes), esta visita tiene una gran importancia para Caracas, pues representa la voluntad de ambos gobiernos por continuar profundizando y dinamizando las relaciones bilaterales, que en materia económica ya alcanzan los 50.000 millones de dólares a través de mecanismos de inversión, como el Fondo Conjunto Chino-Venezolano que lleva adelante 256 proyectos, y el de financiamiento de gran volumen y a largo plazo, responsable de otros 67 planes.

“Proyectos que van del cielo al subsuelo y tocan todos los sectores que impactan la vida cotidiana de los venezolanos. China también garantiza a través de estos esquemas de financiamiento inéditos en el mundo, que a mediano y largo plazo nosotros podamos contar con renovaciones de nuevos tramos y mecanismos de financiamiento para seguir ejecutando estos proyectos y los futuros que tenemos”, indicó.

El también comisionado presidencial para el citado Fondo, consideró que la próxima visita del presidente Xi a la nación sudamericana será el momento oportuno para concretar la extensión de estos y otros instrumentos de cooperación, al tiempo que contribuirá a la firma de nuevos acuerdos y ampliará en sentido general las inversiones y el intercambio entre ambas naciones.

Destacó que la relación con China no se basa solamente en las importaciones, sino en desarrollar las capacidades productivas propias de Venezuela, a partir de la transferencia tecnológica y el ejemplo en materia económica que representa China, con su modelo de socialismo que es hoy referente para Caracas.

De ahí la instalación en suelo suramericano de varias fábricas ensambladoras de los electrodomésticos Haier, vehículos Chery, autobuses Yutong y otras industrias relacionadas con el sector agroalimentario que aportarán mayor valor agregado a los bienes hechos en Venezuela y desarrollarán la producción nacional en aras de impulsar y diversificar la economía.

La visita del presidente Xi a Caracas y el encuentro que sostendrá con su homólogo venezolano Maduro envía un mensaje político muy claro al resto del mundo, aseguró a su vez el analista internacional Ernesto Wong, en entrevista con Xinhua.

“El mensaje más trascendental a mi juicio es el respaldo mutuo a la soberanía, a la autodeterminación y a los procesos internos de cada país. Se trata de una ratificación de la defensa de los principios del derecho internacional de los pueblos y la disposición tanto de China como de Venezuela de asistirse mutuamente en los aspectos económico, comercial, político y social”, indicó.

El otro aspecto político importante de esta visita, consideró Wong, es el apoyo que a nivel regional realizan ambos mandatarios a la convocatoria de la Comunidad de Estados Latinoamericanos y Caribeños (Celac) que propuso establecer una relación más cercana del continente con China y para lo cual está previsto que se celebre una cumbre a finales de este año en la nación asiática.

Por su parte, Wu Hongying, investigadora y directora de estudios latinoamericanos del Instituto de Relaciones Internacionales Contemporáneas de China, recordó que el gobierno venezolano ha aplicado una política amistosa hacia China desde el mandato presidencial del ex mandatario venezolano Hugo Chávez, quien fue el líder que más visitó China de entre los mandatarios latinoamericanos.

“La inminente visita del presidente Xi Jinping a Venezuela brindará un gran apoyo político a la administración Maduro, especialmente cuando el país sudamericano se enfrenta con presiones tanto domésticas como extranjeras”, indicó Wu, quien agregó que la visita de Xi consolidará y profundizará la asociación estratégica bilateral.

Además, Wu apuntó que el Fondo Conjunto Chino-Venezolano se ha convertido en una importante plataforma de cooperación financiera entre ambos países y una fuente sólida de inversión para los terrenos energético, agrícola, social y de infraestructuras de Venezuela, cuyo desarrollo contribuirá a mejorar la economía venezolana.

Las visitas del presidente Xi a cuatro naciones de Latinoamérica y el Caribe (Brasil, Argentina, Venezuela y Cuba) durante la segunda quincena de julio de 2014 conforman su segunda gira por la región como jefe de Estado.