A pesar de algunos signos positivos, el informe del Pentágono sobre China todavía crea mucho revuelo sin sentido

In Noticias, Seguridad y defensa by PSTBS12378sxedeOPCH

El Pentágono, a pesar de realizar algunos comentarios positivos, ha vuelto una vez más a jugar la baza de la "amenza china" al presentar su informe anual sobre el ejército chino ante el Congreso del país norteamericano el miércoles.


El informe, reconoce de manera positiva que China ha realizado “mejoras modestas pero en aumento sobre la transparencia de sus asuntos militares y de seguridad”, pero como se esperaba, exageró a cerca de la amenaza que supone el desarrollo del ejército chino de 2010 en la región de Asia Pacífico.


Para muchos en China, resulta extraño que el Pentágono, cuyo gasto casi alcanza los 700.000 millones de dólares, y representó un significativo 40 por ciento del total global en 2010, señale rutinariamente a China, cuyo ejército gasta una pequeña fracción de lo que el Pentágono consume cada año.



Lo que es todavía más desconcertante es que afirme que el ejército chino supone una amenaza en ascenso para la estabilidad regional.



China, que se ha adherido a una política militar defensiva, con su influencia económica y sus intereses estratégicos y comerciales en aumento por todo el mundo, tiene todo el derecho a construir un ejército competente.



Más importante todavía, esto será propicio para la estabilidad y la paz regional y mundial.



El informe hace especial mención al portaaviones chino en construcción, al primer avión de combate furtivo de China en desarrollo, y al ya operativo misil balístico anti-buques.



Las llamadas armas avanzadas, que parecen haber sido tomadas en serio y citadas como los últimos ejemplos de la “amenzante” China siempre en expansión, por algunos en el Pentágono, llevan en posesión de algunos países durante años, e incluso décadas, y no son ninguna novedad.



El miércoles, un alto cargo del ejército estadounidense, afirmó de manera prematura e incluso ridícula, que la presencia naval de China podría “tener implicaciones para las rivalidades regionales y la dinámica de poderes”.



Esta alegación es un completo cuento sobre el ejército chino, basado en suposiciones y razonamientos ilógicos.



China ha mantenido una política militar de defensa personal, y no ha enviado un solo soldado de combate al extranjero en las dos últimas décadas.



Está entre los intereses fundamentales de China mantener y fortalecer las circunstancias externas pacíficas y amistosas, en las cuales el pueblo chino se está rompiendo la espalda, para desarrollar la economía, mejorar sus condiciones de vida, y acabar con la pobreza.



China no tiene ni intención ni interés en buscarse enemigos o rivales antagonistas en el mundo.



Desde comienzos de este año, China y EEUU han mantenido positivos intercambios militares: El ministro de Defensa chino, Liang Guanglie, se reunió con su homólogo estadounidense, Robert Gates, los pasados meses de enero y mayo. Chen Bingde, jefe del Estado Mayor General del Ejército Popular de Liberación de China, visitó EEUU en mayo, mientras que su homólogo norteamericano, Mike Mullen hizo lo propio con China dos meses después.



Ambos países deberían valorar la mejora de sus relaciones bilaterales, que ha sido difícil de conseguir, especialmente en cuanto a la relación militar, en vez de culparse y calumniarse el uno al otro.



Los intercambios amistosos y una amistad confiable entre los dos ejércitos servirá como sólida piedra angular de para la paz y la estabilidad de la región Asia Pacífico y del mundo en su totalidad. (Xinhua)




25/08/2011