China nunca buscará hegemonía, afirma el libro blanco

In Noticias, Seguridad y defensa by PSTBS12378sxedeOPCH

BEIJING, 20 ene (Xinhua) -- China nunca buscará la hegemonía  ni se dedicará a la expansión militar en la actualidad o en el  futuro, al margen del nivel de desarrollo que llegue a alcanzar, afirma un libro blanco titulado la "Defensa Nacional de China en  2008", dado a conocer hoy martes en Beijing. 


Se trata del sexto libro blanco de China sobre la defensa  nacional desde que el primero fuera publicado por la Oficina de  Información del Consejo de Estado en 1998. 

     El documento indica que China aboga por resolver las disputas  internacionales a través de medios pacíficos, y se opone a la  agresión, la expansión y la ampliación de alianzas militares. 

     Desde la llegada del nuevo siglo, el mundo ha estado  experimentando tremendos cambios y ajustes, indica el libro blanco, y añade que siguen emergiendo nuevas amenazas de seguridad. 

     Frente a las oportunidades y desafíos sin precedentes, China  persistirá en el camino del desarrollo pacífico, seguirá la  estrategia de apertura de beneficio mutuo, y promoverá la  construcción de un mundo armónico con una paz duradera y  prosperidad común, dice. 

     Con respecto a la situación de seguridad de China, el libro  blanco señala que el poderío nacional global de China ha aumentado de forma sustancial, y su capacidad para defender la seguridad  nacional ha crecido todavía más. La situación de seguridad del  país ha mejorado de manera estable. 

     Sin embargo, China todavía se enfrenta a diversas y complejas  amenazas y desafíos de seguridad a largo plazo, subraya el  documento. Los asuntos de la seguridad de existencia y desarrollo, las amenazas tradicionales y no tradicionales a la seguridad, así  como la seguridad nacional e internacional están interrelacionados y son interactivos. 

     Al referirse a la situación de seguridad mundial, el libro  blanco dice que el riesgo de guerras mundiales, totales y a gran  escala se mantiene bajo durante un período de tiempo relativamente largo, puesto que los intereses comunes de los países en el campo  de las seguridad se han incrementado. 

     Las principales potencias están acelerando sus esfuerzos por  cooperar mutuamente y aprender de las fortalezas de cada una,  mientras que los grupos de nuevas potencias emergentes en  desarrollo están ascendiendo. Por lo tanto, un profundo reajuste  se está preparando en el sistema internacional. 

     Al comparar las estrategias de seguridad de las principales  potencias con las de los países en vías de desarrollo, el  documento indica que algunas de las grandes potencias están  reordenando sus estrategias de seguridad y militares, e  incrementan su inversión en defensa, aceleran la transformación de las fuerzas armadas y desarrollan una avanzada tecnología militar, armas y equipos. Algunos países en vías de desarrollo también  están buscando de manera activa adquirir armamento y equipos  avanzados para aumentar su capacidad militar. 

     “Todos los países están concediendo más importancia a apoyar  las luchas diplomáticas mediante métodos militares”, dice el libro blanco. Así se están avivando carreras armamentistas en algunas  regiones, lo que crea graves desafíos para el control  internacional de armas y el régimen de no proliferación. 

     De acuerdo con el libro blanco, la situación de seguridad de la región Asia-Pacífico es estable en general, si bien existen  todavía algunos factores de incertidumbre en esta materia. 

     Al analizar estos factores, el texto indica que la  inestabilidad política persiste en algunos países que experimentan transiciones económicas y sociales. 

     Mientras tanto, Estados Unidos ha aumentado su atención e  inversión estratégicas en la región Asia-Pacífico, además de  consolidar sus alianzas militares y mejorar su capacidad militar. 

     Las fuerzas terroristas, separatistas y extremistas proliferan, puntaliza el libro blanco, y añade que los problemas de seguridad  no tradicional, como graves desastres naturales, surgen con  frecuencia. 

     El documento llama a los países y regiones de Asia-Pacífico a  aumentar la confianza política, reforzar la cooperación en el  ámbito de la seguridad multilateral y aumentar su capacidad  coordinada para hacer frente a las amenazas a la seguridad  regional.