Cumbre de Qingdao marcará el inicio de una OCS más dinámica

In Noticias, Seguridad y defensa by Xulio Ríos

QINGDAO, China, 6 jun (Xinhua) — La Organización de Cooperación de Shanghai (OCS) con su próxima cumbre, la primera desde que el año pasado tuvo lugar la expansión de la membresía para incluir a la India y a Pakistán, desempeñará un papel más influyente y sustancial en la promoción de la seguridad, paz y prosperidad regionales.

El evento diplomático clave, que se llevará a cabo el 9 y 10 de junio en la ciudad costera de Qingdao, este de China, tendrá lugar en un momento en que el mundo necesita acción concertada para enfrentar los desafíos y amenazas que van desde conflictos regionales hasta propagación del terrorismo, desde populismo hasta unilateralismo, y debe impulsar la globalización económica y mejorar la gobernanza global en beneficio de todos.

COOPERACION INSTITUCIONAL FRUCTIFERA

La OCS, establecida en Shanghai en 2001, se ha convertido en una organización regional integral, que desempeña activamente un papel constructivo en los asuntos regionales e internacionales.

La OCS representa más de 60 por ciento de la superficie euroasiática, casi la mitad de la población mundial y más de 20 por ciento del producto interno bruto (PIB) global. La organización regional más poblada tiene ocho Estados miembros: China, la India, Kazajistán, Kirguizistán, Pakistán, Rusia, Tayikistán y Uzbekistán, así como cuatro Estados observadores y seis socios de diálogo.

Los países miembros han llevado a cabo de manera estable una cooperación institucional fructífera en áreas como seguridad, economía e intercambios entre pueblos, y han adoptado un número de documentos importantes.

Con el fin de buscar una cooperación pragmática, todos los miembros de la organización han defendido consistentemente el “Espíritu de Shanghai”, manifestado en la Carta de la OCS, de confianza y beneficio mutuos, igualdad, consultas, respeto a civilizaciones diversas y búsqueda del desarrollo común.

Respecto a la seguridad, una prioridad del trabajo de la OCS, en los años recientes los países miembros han fortalecido la cooperación contra el terrorismo, dijo Yevgeniy Sysoyev, director del Comité Ejecutivo de la Estructura Antiterrorismo Regional (EATR) de la OCS, que es un órgano permanente de la organización con sede en Tashkent.

De 2013 a 2017, instituciones de los miembros de la OCS frustraron más de 600 crímenes terroristas y capturaron a 2.000 miembros de grupos terroristas internacionales, dijo a Xinhua, y agregó que la EATR se ha convertido en un componente efectivo del sistema de seguridad regional.

Dentro de la OCS se han organizado numerosos ejercicios antiterrorismo bilaterales y multilaterales. En diciembre, se realizó en la ciudad costera china de Xiamen el primer ejercicio de ese tipo al que asistieron los ocho miembros y que tuvo como objetivo mejorar la coordinación y compartir experiencia sobre combate al terrorismo cibernético.

Después del acceso de la India y de Pakistán, los ministros de Defensa y de Relaciones Exteriores de los países miembros se reunieron por separado en China este año para implementar los consensos alcanzados en cumbres previas y preparar la próxima cumbre.

Gracias a un número de reuniones desde la XVII cumbre de la OCS sostenida en junio del año pasado en Astaná, también se ha logrado progreso en el impulso de la facilitación del comercio, en la cooperación en protección ambiental, justicia y tecnología, entre otras áreas.

Asimismo, los intercambios entre pueblos han abierto nuevos caminos porque el primer Foro de los Pueblos de la OCS, realizado en abril en la ciudad de Xi’an, noroeste de China, propuso que los gobiernos y organizaciones no gubernamentales lleven a cabo diversas actividades de intercambio con el tema de construir una comunidad de destino de la humanidad. China también organizó el primer foro de mujeres de la OCS, el foro de partidos políticos y una cumbre de medios de comunicación en mayo y principios de junio.

La cooperación de la OCS ha generado beneficios a la gente de los países miembros y ha contribuido a la paz, estabilidad y seguridad regionales. La organización desplegará un nuevo potencial para la cooperación y tendrá una influencia mayor en el futuro.

En la cumbre de Qingdao se espera la ratificación de un esquema de cinco años para la implementación del “Tratado sobre Buena Vecindad, Amistad y Cooperación de Largo Plazo” y un plan de tres años para la cooperación en el combate del terrorismo, separatismo y extremismo.

Con los esfuerzos conjuntos de todas las partes, la cumbre será una reunión significativa, establecerá las direcciones y objetivos futuros y constituirá un hito en la historia de la OCS.

UNA COMUNIDAD DE DESTINO

La cumbre de la OCS tendrá lugar después de la conferencia anual del Foro de Boao para Asia, que se llevó a cabo en abril en la provincia de Hainan, sur de China. En un discurso inaugural en la conferencia, el presidente chino, Xi Jinping, anunció una serie de nuevas medidas de apertura. En el año 2018 se conmemora el 40° aniversario de la reforma y apertura de China, que ha generado un crecimiento económico inmenso al país.

Los otros dos importantes eventos globales que China organizará este año son la cumbre del Foro sobre Cooperación China-Africa en Beijing en septiembre y la primera Exposición Internacional de Importaciones de China, que tendrá lugar en Shanghai en noviembre.

Los eventos mostrarán la “diplomacia de gran país con peculiaridades chinas” y la política de apertura de China. China ha abogado por “una comunidad de destino de la humanidad” y por un nuevo tipo de relaciones internacionales caracterizadas por el respeto mutuo, la equidad y la justicia, y la cooperación de beneficios compartidos, y su Iniciativa de la Franja y la Ruta (IFR), un “proyecto del siglo”, ha recibido un amplio apoyo a nivel mundial.

La iniciativa, constituida por la Franja Económica de la Ruta de la Seda y por la Ruta Marítima de la Seda del Siglo XXI, propuesta por China en 2013, se ha convertido en una plataforma clave para crear una comunidad de destino de la humanidad.

“La OCS y la IFR se ofrecen apoyo mutuo y oportunidades entre sí, y el concepto de la IFR ya ha sido incorporado en la OCS y está logrando un avance positivo”, dijo Li Jianmin, un investigador de la Academia de Ciencias Sociales de China (ACSCh).

“Los Estados miembros de la OCS, comprometidos firmemente con el Espíritu de Shanghai, están logrando un avance sólido en el camino de construcción de una comunidad de destino, lo que pone un buen ejemplo para el nuevo tipo de relaciones internacionales caracterizado por la cooperación de beneficios compartidos”, declaró Xi en su discurso pronunciado en la XVII cumbre de la OCS el año pasado.

El secretario general de la OCS, Rashid Alimov, dijo que una comunidad de destino de la humanidad representa una perspectiva global inserta en la defensa de China de la justicia al mismo tiempo que busca intereses compartidos, y muestra la búsqueda de China del desarrollo pacífico.

QINGDAO, NUEVO COMIENZO DE OCS

“Qingdao es moderna e internacional y tiene sitios históricos significativos”, comentó Junusbekova Meruyert, una estudiante kazaja que está en cuarto año en la Universidad del Petróleo de China en Qingdao.

Meruyert declaró que regresará a su país después de graduarse y que abrirá un centro educativo para ayudar a quienes planean estudiar en China.

“Además de la cooperación comercial y económica, espero más intercambios culturales y educativos entre China y Kazajistán”, afirmó.

Qingdao también será testigo de cómo la OCS emprenderá un nuevo viaje caracterizado por una cooperación más efectiva y extensa mientras sus Estados miembros se mantienen fieles al “Espíritu de Shanghai”.

La dinámica ciudad, un puerto y base de producción importante de trenes de alta velocidad y de aparatos electrodomésticos, desea una cooperación más estrecha con los países de la OCS mientras China se abre más al mundo.

En abril, el Ministerio de Comercio de China decidió apoyar a Qingdao en la construcción de la primera área de demostración del país de la cooperación comercial y económica regional China-OCS.

El área de demostración se localiza en el Parque Industrial Económico y Comercial Euroasiático, emprendido por Qingdao y por el Consejo de Negocios de la OCS en 2015. El parque industrial ha atraído a 21 proyectos con una inversión total de 18.000 millones de yuanes (2.800 millones de dólares).

El año pasado, el volumen de comercio entre Qingdao y los Estados miembros de la OCS llegó a 4.600 millones de dólares, 9,8 por ciento más interanual. Las importaciones de la ciudad desde los países miembros de la OCS se elevaron 41 por ciento para llegar a 1.460 millones de dólares.

El Grupo Haier, el principal fabricante de aparatos electrodomésticos del mundo, tiene su matriz en Qingdao pero posee fábricas en países de la OCS como Rusia, la India y Pakistán.

En 2017, el comercio entre China y otros países miembros de la OCS sumó 217.600 millones de dólares, 19 por ciento más interanual, dijo el Ministerio de Comercio chino.

Desde Qingdao, la OCS iniciará una nueva etapa de cooperación y desarrollo, se volverá más influyente y dinámica y tendrá un papel más activo en la construcción de una comunidad de destino de la humanidad.

“La próxima cumbre de la OCS en Qingdao será un hito de importancia histórica”, comentó Alimov a los reporteros en la sede de la OCS en Beijing el domingo.

“Desde que asumió la presidencia rotatoria de la OCS hace un año, China ha hecho esfuerzos enormes para impulsar la cooperación práctica en diversas áreas para alcanzar un progreso significativo. Se espera que la cumbre de Qingdao sea la que tenga resultados más abundantes en la historia de la OCS”, comentó Sun Zhuangzhi, investigador de estudios de la OCS en la ACSCh.