Declaraciones provocadoras de EEUU y Japón no ayudan a la seguridad regional, dice general chino

In Noticias, Seguridad y defensa by PSTBS12378sxedeOPCH

Las duras declaraciones provocadoras contra China del secretario de Defensa estadounidense, Chuck Hagel, y el primer ministro japonés, Shinzo Abe, durante el foro regional de seguridad que se celebra aquí no ayudan a la paz y la estabilidad regionales, aseguró el general Wang Guanzhong, quien encabeza la delegación china en el encuentro.


Las duras declaraciones provocadoras contra China del secretario de Defensa estadounidense, Chuck Hagel, y el primer ministro japonés, Shinzo Abe, durante el foro regional de seguridad que se celebra aquí no ayudan a la paz y la estabilidad regionales, aseguró el general Wang Guanzhong, quien encabeza la delegación china en el encuentro.

Durante su discurso en el tercer día de sesiones del Diálogo de Shangri-La, el vicejefe del Estado Mayor General del Ejército Popular de Liberación (EPL) de China señaló que tenía planeado aprovechar la oportunidad para explicar el nuevo enfoque y marco de seguridad común y cooperativa en Asia propuesto por China, pero tuvo que dejar a un lado el texto preparado para responder a las referidas provocaciones.

“Creo que los señores Abe y Hagel cantaban las notas de un coro. Ambos se confabularon y aprovecharon la oportunidad de hablar primero en el Diálogo de Shangri-La para tomar la iniciativa de provocar y desafiar a China”, afirmó Wang ante generales, jefes de defensa y estudiosos.

Hagel criticó a China por ser quien emprende acciones unilaterales en el Mar Meridional de China y aseguró que Estados Unidos mantendrá su liderazgo en Asia-Pacífico y defenderá los intereses de sus aliados. Repitió además el pretexto estadounidense de la preocupación respecto a la libertad de navegación y el respeto de las leyes internacionales en el Mar Meridional de China.

Wang manifestó que no esperaba el lenguaje hegemónico y las palabras intimidatorias en el discurso de Hagel.

“Pronunció un discurso para avivar la inestabilidad y promover los enfrentamientos en Asia-Pacífico. Esa actitud no es para nada constructiva”, indicó el general chino.

Durante mucho tiempo, ninguna disputa o incidente sobre temas de soberanía o marítimos han sido iniciados por China, país que por el contrario ha tenido siempre que responder en estos casos, subrayó.

Abe pronunció un discurso la noche del viernes repleto de comentarios apenas disfrazados contra China. Se refirió a cómo intenta revisar e impulsar más allá del límite la Constitución pacifista de Japón, implementada tras la Segunda Guerra Mundial, y cómo intenta buscar un mayor papel para Japón en materia de seguridad en Asia a través de la promoción de la idea de la “paz proactiva” y dando barcos patrulla a Filipinas y Vietnam para apoyar sus reclamos marítimos.

Cualquiera puede darse cuenta de que las declaraciones de Abe, llenas de indirectas, están dirigidas contra China.

“Hagel estaba siendo muy sincero, solo que criticó franca y abiertamente a China de manera infundada. Pero prefiero esta forma de expresarse. Si se desea decir algo, lo mejor es decirlo directamente”, expresó Wang.

“Como primer ministro, Abe fue invitado al Diálogo de Shangri-La por los organizadores para pronunciar un discurso. Pudo haber defendido la meta de la facilitación del diálogo establecido por el foro para impulsar la paz y la seguridad en Asia-Pacífico. Pudo haber contribuido con sugerencias constructivas pero, en contra del espíritu del encuentro, inició incidentes y fomentó las disputas”, comentó.

“Creo que no es aceptable, ni está acorde con el espíritu del diálogo”, indicó Wang, quien agregó que China nunca ha tomado la iniciativa en el Diálogo de Shangri-La para incitar las disputas.

“Si además se mira lo que Estados Unidos y Japón hicieron, no resultará difícil darse cuenta de quién tomó la iniciativa de entablar la pelea e incitar las disputas y los conflictos. De los discursos de Abe y Hagel podemos apreciar quienes son agresivos en este mundo. Son Estados Unidos y Japón quienes corroboran entre sí, no China”, declaró.

Pese a las duras palabras de Estados Unidos y Japón, Wang llamó a la cooperación y la coordinación para trabajar en favor de la paz y la estabilidad regionales.

Tanto China como Estados Unidos comparten intereses comunes en un mundo compuesto por países cada vez más interdependientes, y el presidente chino, Xi Jinping, propuso recientemente el enfoque de la seguridad común y sostenible en Asia, que aboga por la seguridad cooperativa y el desarrollo mutuamente beneficioso que conduzcan a esfuerzos en pos de la paz y la estabilidad en la región.

China ha dicho que el enfoque de dividir a los países asiáticos en aliados y no aliados por Estados Unidos no conducirá a la seguridad para todos, y que el siglo XXI es el momento para dejar a un lado la mentalidad de la alianza para lograr la seguridad a costa de otros países.

Mientras, el enfoque planteado por China aboga por los esfuerzos de todos los países en la región para contribuir a la paz y la estabilidad regionales a través de la cooperación y el desarrollo. Estudiosos han manifestado que este enfoque es mucho más inclusivo y que da la bienvenida a otros países a jugar un papel constructivo.

El vicecanciller ruso, Anatoly Antonov, expresó sus preocupaciones por el impacto perjudicial para la paz y la estabilidad regionales que tienen las olas de revoluciones de colores bajo el pretexto de la democracia.

Rusia se opone al despliegue de sistemas de defensa antimisil en Asia-Pacífico que rompe con el equilibrio estratégico en la región, dijo.

Antonov también cuestionó la idea de que Estados Unidos deba ser un líder.

“Estamos en contra de cualquier división de naciones en Asia-Pacífico en ‘primarias’ y ‘secundarias’, y en líderes y partidarios. Todos somos iguales. Tenemos los mismos derechos y obligaciones. Al mismo tiempo cada nación es única en cuanto a su historia, patrimonio cultural y tradiciones”, aclaró.

El Diálogo Shangri-La, cuyo nombre oficial es Cumbre de Seguridad de Asia, está organizado por el Instituto Internacional de Estudios Estratégicos con sede en Londres y agrupa a representantes y estudiosos militares y de defensa de 27 países de Asia-Pacífico y otras regiones.