Despliegue naval prueba responsabilidad compartida de China para paz mundial

In Noticias, Seguridad y defensaby PSTBS12378sxedeOPCH

BEIJING, (Xinhua) -- China, miembro permanente del Consejo  de Seguridad de la ONU (CSONU), en respuesta a la rampante piratería  en el Golfo de Aden, tomó una acción sin precedente al desplegar  tres barcos de su Marina en aguas frente a Somalia para escoltar  barcos mercantiles. 


Al enviar una fuerza de tarea autorizada por el CSONU, incluyendo  dos de sus más sofisticados buques de guerra y un barco de  abastecimiento, la Marina del Ejército Popular de Liberación (EPL) de China ha mostrado un sutil cambio en su enfoque predominante de  defensa territorial para compartir ahora las responsabilidades  internacionales. 

     Al surgir como una de las mayores economías del mundo, China ha  disfrutado de un próspero intercambio de negocios con el resto del  mundo. Por ello, la seguridad de las rutas marítimas,  particularmente en alta mar, se ha vuelto vital para China, lo mismo  que para otras naciones.
 

     Los recientes ataques piratas contra barcos pesqueros chinos  atrajeron la atención del gobierno del país y las negociaciones  entre China y los piratas han generado mucha preocupación pública.
  

     En lo que va de este año, barcos chinos han sido atacados en  siete ocasiones. La frecuencia de los ataques, junto con la  autorización del CSONU, dan suficiente legitimidad para las  reacciones coercitivas de la Marina del EPL. 
 

     Mientras continúan los esfuerzos para salvar a 18 rehenes chinos  a través de medios pacíficos, la armada naval china no disparará  para un rescate violento, ya que su mayor procupación es la absoluta  seguridad de los chinos.  

     La misión no es una operación militar de represalia contra los  piratas. Sin planes de llegar a tierra, el comandante de la flota  dijo que la misión primordial es repeler a los piratas, aunque no  descartó un posible intercambio de disparos para forzar el  cumplimiento de las resoluciones del CSONU.


       Las desventajas económicas y la incapacidad de una proyección de  poder militar podrían explicar en gran medida la resistencia de  China en el pasado a participar en similares esfuerzos  multinacionales. 

     Con su prosperidad económica, China tiene sustancialmente más  recursos que asignar para compartir responsabilidades con la  comunidad internacional. 

     Independientemente de las razones argumentadas por los piratas  para cometer sus crímenes, como la necesidad de tomar los productos  para mitigar su propia miseria, la piratería es un crimen similar al   terrorismo. Es un daño cometido contra toda la sociedad humana. Por  lo tanto, ningún país debe estar solo en la lucha contra esta forma  de crimen organizado transnacional.
 

     El trabajo primoridal de la flota del EPL es proteger a barcos  mercantes que zarpan de la parte continental de China, de Hong Kong,  Macao o Taiwan. La flota ayudará a barcos extranjeros cuando éstos  lo soliciten. 
 

     Hace más de 500 años, una grandiosa flota china encabezada por  Zheng He, enviado del emperador de la Dinastía Ming, hizo visitas a  puertos de buena voluntad en sus largos viajes hasta el oriente de  Africa. 

     Hoy, el despliegue de las fuerzas navales del EPL muestra una vez  más la buena voluntad de China hacia las naciones amigas y su  decidión de ayudar para que el mundo sea un lugar mejor y más seguro.