El “Diálogo de Shangri-la” no tiene que forzar un consenso

In Noticias, Seguridad y defensa by PSTBS12378sxedeOPCH

06/06/2013 (El Pueblo en Línea)-El 02 de junio de 2014 concluyó en Singapur la Cumbre Anual de Seguridad de Asia el Diálogo de Shangri-la. Durante la reunión, los ministros de Defensa y políticos de más de 30 países asistieron a varias rondas de conversaciones bilaterales y multilaterales.


06/06/2013 (El Pueblo en Línea)-El 02 de junio de 2014 concluyó en Singapur la Cumbre Anual de Seguridad de Asia el Diálogo de Shangri-la. Durante la reunión, los ministros de Defensa y políticos de más de 30 países asistieron a varias rondas de conversaciones bilaterales y multilaterales.

Como suele ser el caso, algunos países quisieron interponer sus propios intereses declarando sus estrategias de seguridad. Este año, Estados Unidos y Japón tenían un incentivo aún mayor para adoptar esta táctica. EL secretario de Defensa estadounidense, Chuck Hagel, dijo que Estados Unidos tendrá el 60% de las flotas de su Marina y de las Fuerzas Aéreas en el Pacífico para el año 2020, mientras que el primer ministro japonés, Shinzo Abe, declaró que Japón jugaría un papel “mayor y más activo” en la seguridad regional en Asia. Estas declaraciones tienen algo en común: sus estrategias de seguridad no son compatibles con los intereses de seguridad de otros países.

¿Qué esperan ganar ambos países? Según Hagel, “la estratégica de reequilibrio” de Estados Unidos no se verá alterada por ningún recorte financiero interno. Por el contrario, el proceso se acelerará. La declaración tiene como objetivo seguir fortaleciendo la presencia militar de Estados Unidos en la región de Asia-Pacífico. En el Diálogo de Shangri-la, la delegación japonesa subrayó repetidamente que construirían un Japón “fuerte” y que ampliarían su poder militar si fuese necesario para la construcción de un Japón “fuerte”.

En todos los anteriores Diálogos de Shangri-la, China fue un tema de debate constante debido a su creciente poder. Era común que ciertos países se aprovecharan para criticar a China por ello. Sin embargo, en la reunión de este año esta crítica ha aminorado. Esta plataforma multilateral ha permitido a China declarar su posición sobre seguridad y reducir las preocupaciones innecesarias de los países vecinos.

Restringido por la complejidad del entorno de seguridad, puede que el Diálogo de Shangri-la no llegue a ningún consenso. De hecho, no hay necesidad. De las declaraciones formuladas por distintos países con diferentes puntos de vista, son evidentes tanto las ventajas potenciales para promoverlas como los riesgos potenciales para tratarlos.