Estados Unidos debe respetar las tendencias actuales de Asia

In Noticias, Seguridad y defensa by PSTBS12378sxedeOPCH

Pekín, 25/06/2014(El Pueblo en Línea)-A medida que las dudas crecen sobre las "estrategias de re-equilibrio entre Estados Unidos y el bloque Asia-Pacífico", se reflexiona cada vez más sobre el camino que Washington elegirá para ampliar su influencia en Asia. Creemos que solamente cuando Estados Unidos respete las tendencias actuales elegidas por Asia, entonces podrá expandir su influencia en la región. En Asia actualmente existe un acuerdo hacia la paz, el desarrollo, la cooperación y la filosofía global ganar-ganar. Estas anuencias son las que edifican el "milagro asiático". Con el fin de fortalecer su posición, Estados Unidos debe desempeñar un papel positivo en la construcción de un mejor futuro para la región. Su apoyo es necesario para el desarrollo de Asia.


Pekín, 25/06/2014(El Pueblo en Línea)-A medida que las dudas crecen sobre las “estrategias de re-equilibrio entre Estados Unidos y el bloque Asia-Pacífico”, se reflexiona cada vez más sobre el camino que Washington elegirá para ampliar su influencia en Asia. Creemos que solamente cuando Estados Unidos respete las tendencias actuales elegidas por Asia, entonces podrá expandir su influencia en la región. En Asia actualmente existe un acuerdo hacia la paz, el desarrollo, la cooperación y la filosofía global ganar-ganar. Estas anuencias son las que edifican el “milagro asiático”. Con el fin de fortalecer su posición, Estados Unidos debe desempeñar un papel positivo en la construcción de un mejor futuro para la región. Su apoyo es necesario para el desarrollo de Asia.

En el desarrollo de Asia, mantener la paz es un factor indispensable. Para asegurarla debemos construir un sistema confiable de seguridad. Sobre este tema, hay dos enfoques posibles. Algunas naciones sostienen que los países asiáticos deben aumentar su compresión de la región como un todo orgánico, resolver problemas históricos, fortalecer la confianza mutua, ampliar la cooperación y construir gradualmente un nuevo sistema regional de seguridad asiática. Otras naciones apuestan por fortalecer las alianzas militares y exacerbar las amenazas actuales, en detrimento de la sensación de seguridad entre los países del área. El primer acercamiento tiene un futuro brillante porque respeta la tendencia actual y asume una posición contemporánea ante el problema, mientras que el segundo punto de vista resulta totalmente arcaico y desfasado y, de seguro, conducirá a la región a un violento callejón sin salida. Actualmente la estrategia de Estados Unidos con respecto al bloque Asia- Pacífico es una resultante de la segunda actitud.

Las estrategias de las grandes naciones tienen un profundo impacto en las situaciones internacionales y regionales. Potencializar los bloques militares conducirá a la división de Asia. La táctica de promover la creación de bloques militares no puede coexistir junto a la aspiración de disponer de un sistema de seguridad en el que participen todos los países asiáticos. Esto explica por qué China se opone firmemente a la idea de mantener la seguridad de Asia a través de alianzas y bloques militares selectivos. Las naciones asiáticas rechazan el resurgimiento del “equilibrio del terror” que dominó a Europa durante la Guerra Fría.

Las relaciones internacionales podemos interpretarlas desde una visión realista e inmediata o desde una perspectiva histórica. La interpretación realista e inmediata demuestra que la “ley de la selva” funciona a corto plazo en el desarrollo de las relaciones internacionales, mientras que la interpretación histórica sugiere que el apego a la ética desempeña el papel decisivo para la consolidación de nuestras aspiraciones.

La comunidad internacional se dirige a ser un todo orgánico, con un destino compartido y cada vez más entrelazado. Cada nación debe atender las exigencias del presente, tomando en consideración los intereses de la comunidad y desde esa realidad construir sus propias estrategias. Las grandes potencias deben crear políticas para promover los beneficios del desarrollo común, mostrar su determinación de promover un desarrollo pacífico y transmitir su comprensión de cómo combinar exitosamente sus intereses como país con los intereses regionales y globales.