Indigna a chinos provocación de Filipinas sobre Isla Huangyan

In Noticias, Seguridad y defensa by PSTBS12378sxedeOPCH

BEIJING, 10 may (Xinhua) -- Los chinos están indignados por la conducta ofensiva de Filipinas sobre la disputa acerca de la Isla Huangyan y han expresado su apoyo completo a los esfuerzos del gobierno chino para salvaguardar su soberanía territorial.


BEIJING, 10 may (Xinhua) — Los chinos están indignados por la conducta ofensiva de Filipinas sobre la disputa acerca de la Isla Huangyan y han expresado su apoyo completo a los esfuerzos del gobierno chino para salvaguardar su soberanía territorial.


En desafío a la advertencia y postura de China de resolver las disputas a través de medios diplomáticos, Filipinas sigue provocando problemas en las aguas alrededor de la Isla Huangyan, el territorio indiscutible de China.



A principios de abril, Filipinas envió una embarcación de guerra para que hostigara a 12 botes pesqueros chinos que navegaron hacia las aguas de la Isla Huangyan para resguardarse del mal clima.



He Shixuan, un pescador de la ciudad de Qionghai de la provincia de Hainan, en el sur de China, es propietario de uno de los 12 botes pesqueros hostigados por la embarcación de guerra filipina. Regresó a la Isla Huangyan después del incidente.



El pescador dijo que su familia ha pescado en las aguas de la isla durante generaciones y siempre la ha considerado como parte del territorio de China. Volver con su embarcación a la isla en gran parte fue una señal de apoyo al gobierno en la salvaguarda de su soberanía.



“No tenemos ninguna razón para temer a algún país, porque estamos pescando alrededor de nuestra propia isla, tampoco necesitamos evacuar las aguas”, dijo.



De acuerdo con informaciones periodísticas, Filipinas notificó a China su disposición a llevar el asunto de la soberanía de la Isla Huangyan al arbitraje internacional.



Además, trató de cambiar el nombre de la isla y de retirar las señales y monumentos relacionados con China. Incluso intentó agitar a los filipinos para que realicen manifestaciones contra China en todo el mundo.



Frente a la provocación de Filipinas, China ha seguido solicitando a través de canales diplomáticos a las Filipinas que detenga de inmediato su conducta ilegal. La viceministra de Relaciones Exteriores china Fu Ying solicitó el lunes una reunión con el encargado de negocios de la embajada filipina en China para presentar una seria protesta por el incidente de la Isla Huangyan. Esa fue la tercera reunión entre las dos partes en un mes.

 Durante la reunión del lunes, Fu expresó el deseo de que Filipinas no juzgue mal la situación y no agudice las tensiones sin considerar las consecuencias. Mencionó que China está totalmente preparada para responder a cualquier cosa que Filipinas haga para escalar la situación.


Por razones de seguridad, varias agencias de viajes de China han suspendido sus programas de viajes en paquete a Filipinas.



El incidente de la Isla Huangyan ha generado preocupación pública en China y los principales medios de comunicación continúan publicando en sus primeras planas noticias sobre el asunto y artículos denunciando las acciones provocadoras de Filipinas que carecen de fundamento.



“Cuando alguien es llevado más allá de sus límites de resistencia ya no puede mostrar más paciencia”, decía un artículo públicado el martes en el importante Diario del Pueblo en su edición para ultramar.



El periódico indicó en un comentario hoy que con su creciente fortaleza general, China es completamente libre de enfrentar el incidente de la Isla Huangyan de manera diferente.



Sin embargo, la paciencia que China ha mostrado para enfrentar el incidente una vez más demuestra su determinación a seguir un camino de desarrollo pacífico, su sinceridad para conservar la situación general respecto a las relaciones entre China y Filipinas, y su voluntad de proteger la estabilidad regional, indica el artículo.



Filipinas debe “tomar una medida apropiada por sí misma”, y evitar ir más allá del límite en una dirección errónea, añade el texto.



El profesor Jin Canrong, un experto en relaciones internacionales de la Universidad Renmin de China, con sede en Beijing, comentó que las conductas provocadoras de Filipinas sobre el incidente de la Isla Huangyan están relacionadas en parte con la situación de estancamiento económico del país.



“Filipinas falsamente cree que tiene ventajas exteriores para provocar a China y que China no se arriesgará a recurrir a la fuerza armada. Esa es la razón por la cual se ha atrevido a impulsar artimañas repetidamente”, dijo Jin.



Sin embargo, el ejército de China ha mostrado su actitud. El Diario del EPL, periódico oficial del Ejército Popular de Liberación de China, publicó hoy una lista de evidencias históricas, actividades humanas y normas internacionales que sustentan que la Isla Huangyan es parte del territorio de China.

 “El gobierno, el pueblo y las fuerzas armadas chinas impedirán cualquier intento de despojar a China de la soberanía de la Isla Huangyan”, dice el diario en otro artículo firmado titulado “No intenten llevarse ni media pulgada del territorio de China”.


Los usuarios de internet chinos también expresaron su gran indignación por la conducta de Filipinas.



China ha mantenido una actitud moderada y no está a favor del conflicto armado. En el corto plazo, además de los esfuerzos diplomáticos, la principal estrategia de China es enviar embarcaciones de vigilancia y de administración pesquera.



“Esa práctica no sólo refleja que China considera al problema de la Isla Huangyan como un asunto interno y transmite la actitud firme de China respecto a los problemas territoriales y de soberanía, sino que también muestra su deseo de no recurrir a la fuerza de las armas para solucionar el problema”, dijo Tong Xiaoling, embajador chino ante la Asociación de las Naciones del Sudeste Asiático.



No obstante, por otra parte, las autoridades de Filipinas trataron de usar el sentimiento nacional como un arma en contra de China. El vocero del Ministerio de Relaciones Exteriores de China, Hong Lei, dijo el miércoles que Filipinas había instado al público filipino y a sus ciudanos que viven en ultramar a realizar manifestaciones contra China, lo que ha provocado una fuerte respuesta y preocupación entre los chinos en el país y en el extranjero.



“Esperamos que Filipinas no dañe más las relaciones bilaterales”, expresó el vocero.



Jin Carong indicó que esas conductas de parte de Filipinas no ayudarán a resolver el problema y que el gobierno chino continuará persuadiendo a la parte filipina a que cambie de actitud.



“Si Filipinas sigue su propio camino e infringe los intereses sustanciales de China en ultramar, la consecuencia será muy severa”, dijo Jin.



Zheng Yongnian, director del Instituto Asiático Oriental de la Universidad Nacional de Singapur, dijo a Xinhua que la propiedad inherente de China de la Isla Huangyan es apoyada por evidencia histórica y que es indiscutible por ley.



“Aunque China persiga una política exterior de construcción de una vecindad amigable, segura y próspera con sus vecinos, China debe integrar todo tipo de recursos para lograr sus objetivos diplomáticos y no poner en peligro asuntos referentes a sus intereses centrales si Filipinas hace provocaciones a ciegas”, declaró Zheng.