La verdadera historia detrás de la disputa por la isla de Huangyan en el Mar Meridional de China

In Noticias, Seguridad y defensa by PSTBS12378sxedeOPCH

BEIJING, 9 may (Xinhua) -- La controversia por una diminuta isla en el Mar Meridional de China se ha intensificado y ha creado el enfrentamiento más serio entre China y Filipinas en el mar en años recientes.


BEIJING, 9 may (Xinhua) — La controversia por una diminuta isla en el Mar Meridional de China se ha intensificado y ha creado el enfrentamiento más serio entre China y Filipinas en el mar en años recientes.


A principios de abril, Filipinas envió un barco de guerra a acosar a 12 barcos pesqueros chinos que navegaron a aguas de la isla de Huangyan para protegerse del mal clima.



Según informes de los medios, Filipinas también ha notificado a China sobre su disposición para someter el tema de la soberanía sobre la isla Huangyan al arbitraje internacional. Además, Filipinas intentó cambiar el nombre de la isla y eliminar las señales y los monumentos relacionados con China.



¿QUIEN ES EL ALBOROTADOR?



La isla Huangyan, un grupo de arrecifes e isletas localizado a unas 550 millas náuticas de la isla de Hainan, en el sur de China, ha proporcionado durante mucho tiempo un refugio perfecto a los barcos pesqueros de las islas cercanas y de la parte continental de China.



“Durante muchas generaciones hemos pescado en estas aguas”, dijo Ke Weixiu, un pescador nativo del puerto de Tanmen en Hainan.



Sin embargo, desde los años noventa, los pescadores chinos han sido acosados repetidamente por barcos de guerra filipinos.



Según el Departamento de Pesca del Ministerio de Agricultura de China, cuatro barcos pesqueros chinos fueron interceptados por la armada filipina en las aguas que rodean la isla entre enero y marzo de 1998 y 51 pescadores a bordo fueron detenidos durante cerca de seis meses.



En mayo de 1999, un barco pesquero chino fue embestido y hundido por un barco de guerra filipino, informó el ministerio.



De 2000 a 2011, al menos 32 barcos pesqueros con 439 pescadores a bordo, fueron perseguidos, robados o detenidos por la armada filipina.



El evento más reciente ocurrió en abril. Xu Detan, capitán de uno de los 12 barcos que fueron acosados, no se ha recuperado del terrible encuentro con la armada filipina a tres semanas de haber regresado a casa.



“Un barco de guerra filipino bloqueó nuestra entrada a la laguna donde atracamos nuestros barcos”, recordó Xu. “No tuvimos otra opción más que esperar adentro porque estaban armados”.



El 10 de abril, nueve soldados filipinos en una barca inflable, abordaron el barco de Xu y siete de ellos portaban rifles.



Los soldados “pagaron la radio y los sistemas de posicionamiento satelital de mi barco, registraron todo el barco y tomaron fotografías mientras que los 16 miembros de la tripulación, incluyéndome, permanecimos parados en la cubierta bajo el fuerte sol durante cuatro horas”.



Dos barcos de vigilancia de la armada china que realizaban patrullajes rutinarios en el área posteriormente rescataron a los pescadores y ayudaron a Xu y a sus colegas a regresar ilesos a casa.



“Usualmente, un viaje de pesca tomaría 50 días pero esta vez nos vimos forzados a reducirlo a 25 días”, dijo.

 EL RECLAMO TERRITORIAL DE FILIPINAS ES INSOSTENIBLE


Hasta 1997, Filipinas nunca había disputado a China la jurisdicción y el desarrollo de la isla, pero recientemente, Filipinas ha empleado artimañas, ha desencadenado dificultades y además ha reclamado la isla como suya.



Filipinas dice que es el país más cercano a la isla Huangyan, por lo tanto según esta premisa la isla le pertenece.



“Esta teoría basada en la distancia geográfica para la soberanía territorial no tiene absolutamente ninguna base en la ley internacional y en la práctica judicial”, según Zhang Haiwen, subdirector del Instituto para Asuntos Marinos de China dependiente de la Administración Estatal de Oceanografía.



“No existe ningún principio en la ley internacional que determine la propiedad territorial mediante la distancia geográfica”, dijo Zhang, quien señaló que muchos países en todo el mundo tienen territorios muy lejanos a su parte continental y mucho más cercanos a otros países.



“Por ejemplo, las islas británicas del Canal de la Mancha están a menos de 12 millas náuticas de la línea costera francesa, el lugar más cercano. Algunas islas territoriales francesas se extienden por todo el Atlántico, están cerca de la línea costera canadiense en América del Norte e incluso en el Pacífico, pero ninguna de estas islas tienen disputas territoriales debido a la distancia geográfica”, dijo Zhang.



“El mapa mundial tendría que ser trazado nuevamente por completo si la teoría de Filipinas tuviera un sustento”, dijo Zhang.



Filipinas afirma que la isla Huangyan se encuentra en la Zona Económica Exclusiva (ZEE) de 200 millas naúticas del país y dice que su reclamo concuerda con la Convención de Naciones Unidas sobre la Ley del Mar (Unclos).



Liu Feng, investigador del Instituto Nacional de Estudios del Mar Meridional de China, dijo que Unclos carece de los artículos para cambiar el territorio de un país y de la autoridad para permitir que un país tome el territorio de otro país por el derecho de la ZEE y la plataforma continental.



Filipinas afirma que Estados Unidos controlaba la isla Huangyan y que heredó la soberanía y la jurisdicción de la isla del ejército estadounidense.



“Las fuerzas estadounidenses en Filipinas usaron las islas Huangyan como un campo de tiro, pero Estados Unidos nunca reclamó la soberanía sobre la isla. ¿Cómo podría heredarla Filipinas? Es ridículo”, dijo Zhang Haiwen.



“Toda la retórica filipina es insostenible en términos de la ley internacional”, dijo Liu Feng. “De modo que Filipinas quiere tomar la iniciativa y agitar la situación con el envío de barcos de guerra a acosar a pescadores chinos en las aguas de la isla Huangyan e intensificar las tensiones”.

 ¿CUAL ES EL ENFOQUE MAS REALISTA?


Si surge un conflicto armado entre China y Filipinas por la disputada isla de Huangyan, los intereses de las dos naciones y de ambos pueblos se verán seriamente dañados.



“Los temas de la soberanía de las islas del Mar Meridional de China no constituyen la totalidad de la relación China-Filipinas”, dijo Li Guoqiang, subdirector del Centro de Investigación sobre Historia y Geografía de la Zona Fronteriza China de la Academia de Ciencias Sociales, un grupo gubernamental de expertos.



Como nación responsable, es decisión de China resolver los conflictos con otras naciones a través de los canales diplomáticos, dijo Li.



China se ha contenido y no está a favor de un conflicto armado. En el corto plazo, además de los esfuerzos diplomáticos, la principal estrategia de China es el envío de buques administrativos de vigilancia y pesca.



“Esta práctica no sólo refleja el hecho de que China considera el tema de la isla de Huangyan como un asunto interno y transmite la actitud carente de tutibeos de China hacia los problemas de territorio y soberanía, sino que también demuestra su deseo de no recurrir a la fuerza de las armas para resolver el problema”, dijo Tong Xiaoling, embajador de China ante la Asociación de Naciones del Sureste Asiático (Asean).



En cuanto al intento de Filipinas de presentar el tema de la isla de Huangyan ante un “tribunal internacional”, Zhang Haiwen dijo que es un truco de Filipinas que busca internacionalizar el problema.



Es completamente innecesario y legamente infundado presentarlo ante el llamado “tribunal internacional”, dijo Zhang.



De hecho, China presentó una declaración formal a Naciones Unidas en el 2006 de conformidad con la Convención de Naciones Unidas sobre la Ley del Mar, dijo Zhang.



El anuncio aclara que ninguna disputa significativa que implique territorio, soberanía y demarcación marítima aceptará arbitraje internacional de naturaleza vinculante. De acuerdo con la convención de la ONU, la declaración de China no sólo fue presentada al secretario general de la ONU, sino que también fue publicada en el sitio oficial en la red de la División de la ONU para Asuntos del Oceáno y la Ley del Mar.



Zhang señaló que proponer de manera repetida la presentación del tema de la isla de Huangyan ante un “tribunal internacional” se debe a la ignorancia o a la creación de problemas en donde no existen por parte del canciller filipino.



Li Guoqiang señaló que “dada la circunstancia de que su intento (de Filipinas) por obtener apoyo de Estados Unidos y de los estados miembros de Asean falló y de que el arbitraje internacional propuesto fue un caso perdido, Filipinas debe dejar de juzgar de manera errada la situación y volver a la mesa de negociación tan pronto como sea posible”.

 ¿COMO EVOLUCIONARA LA SITUACION?


Ha transcurrido un mes desde el 10 de abril cuando Filipinas generó la disputa territorial. Qu Xing, director del Instituto de Estudios Internacionales de China (CIIS, por sus siglas en inglés), dijo que la manera en que la disputa por la isla de Huangyan evolucionará dependerá por completo de Filipinas.



“Si la parte filipina retira sus barcos de la zona marítima de los alrededores de la isla de Huangyan y deja de acosar a los barcos pesqueros y gubernamentales chinos, la situación mejorará. Si la parte filipina continúa con sus acciones erradas, la situación podría agravarse hasta volverse más complicada y persistente”, dijo Qu.



En la actualidad, la parte filipina sigue juzgando de manera errada la situación e insiste en negociaciones estratégicas, lo que hace difícil pronosticar un panorama optimista en el corto plazo, dijo Dong Manyuan, subdirector de CIIS.



“El juicio errado de la parte filipina proviene de la percepción equivocada de los posibles efectos estratégicos de la estrategia de Estados Unidos de volver a Asia, de cuánto apoyo obtendrá del Tratado de Defensa Mutua con Estados Unidos, de la determinación de China para salvaguardar su integridad territorial y de si otras naciones del sureste asiático que reclaman soberanía sobre partes del Mar Meridional de China actuarán al respecto”, dijo Dong.



Los analistas señalan que las perspectivas de la situación son sombrías porque, debido a necesidades políticas a nivel nacional e internacional, es poco probable que Filipinas dé marcha atrás en el corto plazo a su enfoque ante el incidente.



Dong dijo que China ha estado mejorando los esfuerzos diplomáticos y ha mantenido su posición de buscar soluciones diplomáticas a la actual situación y que ha pedido a Filipinas que corrija su postura equivocada, que abandone sus demandas irracionales y vuelva al camino correcto tan pronto como sea posible.



Sin embargo, la parte filipina definitivamente enfrentará consecuencias serias si se inclina por desafiar la soberanía de China, dijo.